Aprender a Colaborar y Colaborar para Aprender

A partir de encuestas realizadas entre estudiantes y docentes de la institución EES N°10 del Barrio Patagonia, de la ciudad de Bahía Blanca, Provincia de Buenos Aires, se llegó a la conclusión de que al momento de realizar trabajos grupales, éstos no se llevan a cabo en forma colaborativa ya que se realizan a través de división de tareas en donde cada estudiante aporta un fragmento que al juntarlos construyen la totalidad del trabajo. En algunos casos pueden llegar a reunirse para trabajar en forma coordinada pero es difícil que todos los alumnos del grupo lleguen a ponerse de acuerdo.

La tecnología está proporcionando herramientas de mucho interés que permiten crear espacios de comunicación, sistemas de documentos compartidos, de escritura grupal, de discusión a través de foros virtuales, etc. Sin embargo, la tecnología no crea la comunicación ni el aprendizaje. El aprendizaje a través de entornos colaborativos supone un reto importante ya que introduce formas de trabajo muy diferentes a las que se están utilizando en la mayoría de las instituciones de todos los niveles educativos. No se trata sólo de que los estudiantes aprendan a partir de un modelo colaborativo sino que también las instituciones aprendan ya que la dimensión social del conocimiento no alcanza sólo a la persona sino también a la propia organización. (Begoña, 2004)

Si las nuevas tecnologías crean nuevos lenguajes y formas de representación, y permiten crear nuevos escenarios de aprendizaje, las instituciones educativas no pueden permanecer al margen, han de conocer y utilizar estos nuevos lenguajes y formas de comunicación (Salamanca, 2006).

Objetivo: Favorecer la adquisición de capacidades en el manejo de herramientas TIC en forma colaborativa.

Los docentes favorecerán la utilización de herramientas TIC a través de actividades adaptadas al trabajo colaborativo y guiarán el desarrollo de las mismas. Los estudiantes a través del desarrollo de dichas actividades en forma progresiva adquirirán un mayor manejo de herramientas que permitan el trabajo colaborativo. Los familiares acompañaran y supervisarán el trabajo que realicen los estudiantes. El directivo docente procurará proveer los medios y recursos necesarios a disposición de docentes y alumnos (mantenimiento de los ordenadores como de los sistemas de acceso a las redes). El trabajo se realizará a lo largo del año, aportando actividades que permitan a los alumnos desarrollar actitudes y competencias frente a las TIC, en forma conjunta con la comunidad, familias y amigos de los estudiantes, así como miembros de la institución para el trabajo colaborativo y ubicuo (Burbules 2009). Dichas actividades estarán organizadas en forma de que resulten de una complejidad progresiva, contextualizadas e integradoras de los contenidos del Diseño Curricular (TPACK Harris y Hofer, 2009)

El proyecto se llevará adelante con la participación de docentes de todos los niveles escolares, acordando actividades que involucren trabajos colaborativos en los distintos años, con un nivel de complejidad creciente y adaptadas a las áreas correspondientes. Al finalizar el año escolar, dichas actividades realizadas, se compartirán con el resto del alumnado en las muestras anuales que realiza la institución. Los actores serán los docentes que propondrán las actividades en forma pertinente al año y materia en conjunto con sus pares, el equipo administrativo que organizará (como todos los años) la muestra escolar anual y los alumnos que participaran en la resolución de actividades aportando entusiasmo y motivación en su realización, tratando temáticas concernientes a su contexto y que sean de su interés. Además, amigos, familiares y vecinos de la zona, podrán ser parte del proyecto aportando materiales y apoyando a los alumnos en la realización de las diferentes actividades y conociendo los trabajos realizados en la instancia final de presentación y comunicación.

Oportunidades: interés y compromiso de los alumnos y docentes, predisposición y colaboración de los directivos y docentes para la realización del trabajo,

Desafíos: solucionar los problemas de acceso a Internet, docentes que se sientan aisaldos frente a las nuevas herramientas tecnológicas, empleo de las TIC para recrear clases tradicionales .

Si las nuevas tecnologías crean nuevos lenguajes y formas de representación, y permiten crear nuevos escenarios de aprendizaje, las instituciones educativas no pueden permanecer al margen, han de conocer y utilizar estos nuevos lenguajes y formas de comunicación.

Bibliografía:

  • Cope, Bill y Mary Kalantzis (2009), "Aprendizaje ubicuo".
  • Stoll, Louise, Dean Fink y Lorna Earl (2004), Sobre el aprender y el tiempo que requiere, Barcelona, Octaedro.
  • http://edant.clarin.com/suplementos/zona/2009/05/24/z-01925084.htm (ultima consulta 28 de Junio 2014)
  • Gros, Begoña (2004), “La construcción del conocimiento en red: límites y posibilidades”, Teoría de la Educación: Educación, Cultura y Sociedad de la Información, Salamanca, Ediciones Universidad de Salamanca, Vol. 5, Nº 5. Disponible en:http://campus.usal.es/~teoriaeducacion/rev_numero_05/n5_art_gros.htm (última consulta: 27 de Junio 2014).
  • Valverde Berrocoso, Garrido Arroyo y Fernández Sánchez (2010), Enseñar y aprender con tecnologías: un modelo teórico para las buenas prácticas con TIC.
  • Texto de lectura obligatoria: García Valcárcel, Ana y Luis González Rodero, (2006), "Uso pedagógico de materiales y recursos educativos de las TIC", Universidad de Salamanca, Segundo Congreso TIC en Educación, Valladolid.

Comment Stream