AGRICULTURA ORGÁNICA
Y
MONOCULTIVO

¿Qué es la agricultura orgánica?

Sistema para cultivar una explotación agrícola autónoma basada en la utilización óptima de los recursos naturales, sin emplear productos químicos de síntesis, u organismos genéticamente modificados logrando de esta forma obtener alimentos orgánicos a la vez que se conserva la fertilidad de la tierra y se respeta el medio ambiente. Todo ello de manera sostenible y equilibrada.

Los principales objetivos de la agricultura orgánica son la obtención de alimentos saludables, de mayor calidad nutritiva, sin la presencia de sustancias de síntesis química y obtenida mediante procedimientos sostenibles.

Este tipo de agricultura es un sistema global de gestión de la producción, que incrementa y realza la salud de los agrosistemas, inclusive la diversidad biológica, los ciclos biológicos y la actividad biológica del suelo. Esto se consigue aplicando, siempre que sea posible, métodos agronómicos, biológicos y mecánicos, en contraposición a la utilización de materiales sintéticos para desempeñar cualquier función específica del sistema.

Esta forma de producción, además de contemplar el aspecto ecológico, incluye en su filosofía el mejoramiento de las condiciones de vida de sus practicantes, de tal forma que su objetivo se apega a lograr la sostenibilidad integral del sistema de producción agrícola; o sea, constituirse como un agrosistema social, ecológico y económicamente sostenible.

Ventajas y limitaciones

Los productores se cambian a la agricultura orgánica por varios motivos. Algunos consideran que el uso de agroquímicos sintéticos es malo para su salud y para el medio ambiente, otros se sienten atraídos por los precios más altos y el rápido crecimiento del mercado, para muchos productos orgánicos, en los últimos años. La agricultura orgánica puede representar una oportunidad interesante para muchos productores y puede convertirse en una herramienta importante para mejorar su calidad de vida y sus ingresos.

El cambio a la agricultura orgánica puede ser más fácil y más rentable para algunos productores, dependiendo de algunos factores tales como, por ejemplo, si el agricultor utiliza agroquímicos sintéticos de forma intensiva o no, si tiene acceso a mano de obra , si tiene acceso a fertilizantes orgánicos y a otros insumos permitidos, y si es propietario de su tierra, etc.

En un principio, la agricultura orgánica le interesaba sobre todo a los pequeños productores, hombres y mujeres, pero con el crecimiento del mercado, algunos grandes productores han empezado a producir de manera orgánica. Esto ha creado una mayor presión competitiva sobre los precios y la calidad de los productos.

Existen limitaciones técnicas con algunos productos orgánicos en algunas situaciones donde todavía no hay buenas alternativas por el uso de agroquímicos. La mayoría de los productos orgánicos reciben un precio más alto en comparación con los productos convencionales. Sin embargo, aunque es difícil generalizar, se espera que en un futuro esta diferencia de precio se reduzca debido a un aumento en la producción orgánica de algunos productos, con lo que se podrá satisfacer la demanda del mercado. Por otro lado, si bien existe el riesgo de que disminuya el sobreprecio que reciben los productos orgánicos y que, en algunos casos, incluso desaparezca, los productos orgánicos certificados son bien reconocidos en la mayoría de los mercados y, como tales, pueden ser preferidos sobre los productos convencionales.

Principios

La Agricultura Orgánica se basa en:

Ø El principio de salud: " La agricultura orgánica debe sostener y promover la salud del suelo, planta, animal, persona y planeta como una sola e indivisible."

Ø El principio de ecología: "La agricultura orgánica debe estar basada en sistemas y ciclos ecológicos vivos, trabajar con ellos, emularlos y ayudar a sostenerlos."

Ø El principio de equidad: "La agricultura orgánica debe estar basada en relaciones que aseguren equidad con respeto al ambiente común y a las oportunidades de vida."

Ø El principio de precaución: "La agricultura orgánica debe ser gestionada de una manera responsable y con precaución para proteger la salud y el bienestar de las generaciones presentes y futuras y el ambiente."

Movimiento Argentino para la producción orgánica

El MAPO es la Organización No Gubernamental orgánica más importante de la República Argentina, registrada como Sociedad Civil sin Fines de Lucro. Reúne en su seno a todas las entidades, personas, empresas u ONGs, que se relacionan de algún modo con la producción orgánica, o establece contactos y acuerdos con las pequeñas organizaciones afines del interior. Los fondos provienen de cuotas sociales, de eventos y congresos, de cursos y de venta de material bibliográfico. Los objetivos fundamentales del MAPO son:

- Promover la producción orgánica.

- Difundir y demostrar a la comunidad los beneficios del sistema de producción y de la alimentación orgánica.

- Asegurar la calidad y la transparencia de los Mercados orgánicos.

- Expresarse en defensa del Movimiento Orgánico y sus integrantes.

Actualmente los objetivos prioritarios se dirigen a promover el área de producción orgánica, apoyando a los núcleos de productores y fomentando entre ellos formas de asociativismo que les faciliten convenios colectivos de certificación, la compra de insumos, el intercambio de información técnica, el acceso a los mercados. De ahí que la evolución de los nuevos y dinámicos grupos MAPO-INTA sea seguida con especial interés.

Beneficios de la producción orgánica para el país: valor agregado y generación de empleo

La producción orgánica y el consumo de sus productos crecen muy rápidamente a nivel mundial.  

Argentina está entre los primeros productores orgánicos del mundo. En nuestro país se logran alimentos y productos con un alto valor agregado, nutritivos, saludables y certificados que provienen de campos donde se emplean especialmente tecnologías de proceso y manejo que requiere de importante mano de obra y capacitación.

Este tipo de producción se convierte en una muy buena alternativa para mejorar los ingresos de los productores y de la agricultura familiar, es por ello que es una responsabilidad ineludible difundir sus beneficios y favorecer su implementación. Dentro de ese escenario internacional, nuestro país está muy bien posicionado para responder a la demanda mundial de este tipo de productos.

¿Lo natural es saludable, seguro,       beneficioso o inocuo?

Según algunos autores, simplemente no es cierto. El adjetivo “natural” acompaña hoy, con ligereza, a demasiados productos destinados a la alimentación y la cosmética. El caso es que ya desde hace unos cuantos años, la legislación española prohíbe el uso del término “natural” en la publicidad.

“La agricultura nunca es ecológica”

Se trata de una “enmienda a la totalidad”. Según el autor (J. M. Mulet) el mensaje ecologista ha calado en la opinión pública y está siendo usado para vender más, simplemente. Según él, la agricultura ecológica es “moda y postureo”, que siempre, desde hace siglos, se ha usado la manipulación y selección genética en la agricultura y que el futuro de la humanidad no será posible sin los alimentos transgénicos.

MONOCULTIVOS

El monocultivo se refiere a las plantaciones de gran extensión con el cultivo de una sola especie, con los mismos patrones, resultando en una similitud genética, utilizando los mismos métodos de cultivo para toda la plantación (control de pestes, fertilización y alta estandarización de la producción), lo que hace más eficiente la producción a gran escala.

Ventajas y Desventajas

Ventajas del monocultivo

  • Puede alcanzar en poco tiempo la producción masiva de productos agrícolas, sobre todo, de cultivos de alimentos básicos, que tienen que producirse en grandes cantidades y alcanzar precios bajos por volumen o peso (cereales, alimentos básicos en general).
  • Es muy apropiado en las áreas de escasa cantidad de mano de obra ya que los monocultivos llegan a ocupar grandes extensiones pero con muy pocos trabajadores por unidad de superficie. Se trata de un proceso que va sustituyendo la mano de obra que va disminuyendo por una creciente utilización de maquinaria y técnicas modernas, es decir, la sustitución en el proceso productivo del factor trabajo por el factor capital.
  • El monocultivo es el típico ejemplo de la economía de escala, en el que se alcanzan precios bajos del producto cosechado gracias a la racionalización de la producción.

Desventajas

  • Al no diversificarse lo cultivado, puede haber una rápida dispersión de enfermedades (cuando el cultivo es uniforme, es más susceptible a elementos patógenos). Como contrapartida, también el control de enfermedades es más fácil de realizar.
  • Otra desventaja de la falta de diversidad de los cultivos (especialmente en áreas muy extensas) es que no se pueden sustentar a animales que antes habitaban ese sitio y estos no pueden alimentarse, encontrar abrigo o reproducirse. Por otro lado algunos insectos encuentran alimento constante, pocos predadores y se reproducen intensamente, con lo cual se convierten en plagas. Y se hace necesaria la utilización de plaguicidas para reducir sus poblaciones. Estos plaguicidas tienen una acción rápida y uniforme, de fácil aplicación y relativa larga vida activa. Pero acarrean efectos inesperados como el resurgimiento de otras plagas, lo que produce un aumento en la necesidad del químico, que también genera una resistencia en la plaga y otros insectos, cambios en la flora de malezas, toxicidad de los organismos vivientes y contaminación al medioambiente. Esto también ocurre con los fungicidas.
  • El suelo sufre un desgaste de los nutrientes y finalmente comienza a erosionarse. Esto se debe a que en muchos cultivos se retira la planta completa, y así se interrumpe el proceso natural de reciclaje del suelo. El suelo se empobrece y pierde productividad por lo cual es necesario la adición de fertilizantes.
  • No se puede cultivar en tierras con relieve irregular que requiera del empleo de parcelas de pequeño tamaño.
  • Los monocultivos suelen ser muy vulnerables, tanto a los problemas físicos como históricos por lo que en muchas ocasiones, conviene llegar a una especie de diversificación controlada de los cultivos
  • Otra característica es que cuando haya sequía en el producto sembrado los cultivadores no van a tener más productos para vender.

Monocultivo en Argentina: Soja

Las primeras plantaciones de soja fueron en 1862 pero no tuvo mucho éxito y era considerado un cultivo "tabú". Y se exporta por primera vez en 1962 hacia Alemania. La producción se incrementa considerablemente en los años ´70 y sigue en auge hasta nuestros días.
Hay 16,1 millones de hectáreas cultivadas, siendo el cultivo que posee la mayor cantidad de superficie dedicada al mismo. Se cultiva en la zona que va desde los 23º a los 39º S, concentrándose en la región pampeana.
Se obtienen de 2.600 a 2.800 kilos por hectárea, lo que daría un total aproximadamente de 43.470 millones de kilos de soja.
Santa Fe, Córdoba y Buenos Aires tienen la mayor producción por área sembrada.
El precio por tonelada alcanzó los U$S 215 para 2007/2008.
Es el cultivo que registró el aumento más significativo debido a que no requiere una gran inversión preliminar y la rentabilidad está asegurada a corto plazo.
En la actualidad prácticamente el 100% de la soja es transgénica.
Nuestro país es el tercer mayor productor mundial de soja, después de EE.UU. y Brasil.

De la producción total, se exporta el 95%. El 52, 62% en forma de pellets y el resto en forma de harina de soja (34,78%) y de aceite (12,6%).

Problemáticas

Problemáticas medioambientales y sus consecuencias

  • Deforestación, erosión y desertificación del suelo; inundaciones; pérdida de especies vegetales silvestres utilizadas en alimentación, la medicina natural y forraje para animales; etc.
  • Aplicación indiscriminada de plaguicidas que perjudica el suelo ya que destruye el ecosistema de la superficie del mismo: mata a las plantas que comen los insectos, afectando a todo el ecosistema, menos a la soja; fortalece a las malezas que resistan a los plaguicidas y contamina las napas subterráneas.
  • Plena confianza en el uso del herbicida Glifosato que se usa para combatir las malezas pero es tóxico (cancerígeno) y se abusa de él (150 millones de litros utilizados en la última campaña y el uso en aumento por la dependencia del sistema de siembra directa con respecto a herbicidas); abandono del modo ecológico de cultivo; falta de investigación en los efectos de su uso en la estructura de comunidades microbiales y la gravedad de patógenos naturales.
  • Siembra directa y monocultivo que desertifica y compacta el suelo además de agotar los nutrientes como el nitrógeno (lo que se conoce como efecto jeringa) ya que la semilla los absorbe y ésta termina siendo vendida; disminuye la temperatura del suelo y se acumulan residuos orgánicos que no se mineralizan por lo que se termina sembrando sobre esos residuos.

Problemáticas propias del cultivo y sus consecuencias

El 99% de las semilla de soja son transgénicas, de tecnología RoundupReady (RR) introducidas en el mercado por Monsanto en 1996; inexistencia de soja orgánica por el ciclo de polinización cerrada de las semillas RR; irresponsabilidad en la expansión del uso de semillas transgénicas por ser la tecnología RR simple, flexible y efectiva; gran porcentaje de semillas transgénicas en comparación con otros países productores de soja como EE.UU. (57%).

Problemáticas sociales y sus consecuencias

  • No se conoce mucho sobre los efectos de la ingesta de alimentos transgénicos, pero se cree que puede producir alteraciones de la flora intestinal, resistencia bacteriana y mayor predisposición a alergias; inexistencia de sistemas de salud pública que regulen el consumo de alimentos transgénicos y estudien sus efectos; la fumigación aérea y el uso masivo de agrotóxicos provocan enfermedades cancerígenas en poblaciones próximas a los cultivos como graves casos en barrio Ituzaingó Anexo en Córdoba, Loma Sené en Formosa y centenares de casos de cáncer e Santa Fe.
  • Pequeños productores desfavorecidos por la no posesión de títulos de propiedad; ruina de los productores de cereales no transgénicos por contaminación de sus cultivos por polen semillas destructivas que dejan estériles a semillas nuevas (tienen un gen denominado Terminator); extorsión de grandes empresas (como Monsanto) para el uso de semillas transgénicas; gran desocupación por la tecnificación que se dio en el campo.

Problemáticas económicas

  • La acción de las multinacionales y la concentración de tierras en poca manos genera que pequeños y medianos productores pierdan sus tierras.
  • Pérdida de soberanía alimentaria: desplazamiento de los cultivos tradicionales, que ahora deben ser importados.
  • El modelo es a corto plazo ya que busca aumentar la producción en el menor tiempo posible sin tener en cuenta las consecuencias futuras.
  • Beneficia a un sector minoritario: latifundistas y multinacionales, que se llevan el capital.
  • Desempleo y migraciones.
  • Dependencia de un cultivo para la exportación y consecuente vulnerabilidad. el país se vuelve dependiente de la exportación de la soja y por lo tanto más vulnerable ante las fluctuaciones de precios del mercado de este producto.
  • Las problemáticas medioambientales provocarán en un futuro la imposibilidad de cultivar.
  • El país se beneficia únicamente a través de los impuestos a las exportaciones

Monsanto

En 1956 la empresa estadounidense Monsanto ingresó a la Argentina como productora de plásticos y en 1978 empezó sus actividades de acondicionamiento de semillas híbridas de maíz en Pergamino, provincia de Buenos Aires. Actualmente posee en nuestro país 5 plantas: dos procesadoras de semillas (Planta María Eugenia en Rojas, Planta Pergamino); una productora de herbicidas (Planta Zárate) y dos estaciones experimentales (Camet, Fontezuela). Ahora pretende instalar una tercera fábrica en la provincia de Córdoba y dos nuevas estaciones experimentales

Lamentablemente sus conductas irresponsables han sido casi tan numerosas como sus productos. Innumerables tribunales de distintos países han condenado a Monsanto por adulteración de datos y otras malas prácticas. Recientemente el Tribunal de Gran Instancia de Lyon, en Francia, condenó a Monsanto porque su plaguicida Lasso dañó la salud de un productor. Lasso tiene alacloro como principio activo y cantidades significativas del solvente monoclorobenceno. Precisamente, las muestras biológicas tomadas al afectado confirmaron la presencia de monoclorobenceno.

Sus actividades productivas y comerciales crecieron explosivamente a partir de la decisión que tomaron varios funcionarios públicos de Argentina en una oscura reunión de la CONABIA, el organismo de la Secretaría de Agricultura de la Nación, el 21 de septiembre de 1995. Ese organismo consideró que en lo referente a bioseguridad agropecuaria no había inconvenientes para que se comercializara la soja RR (Round-up Ready). Las cartas habían sido echadas sin previo debate público ni consulta. Argentina ingresó de la mano de Felipe Solá y un grupo de ignotos funcionarios a la experimentación abierta de organismos genéticamente modificados. Todos ellos aprobaron al enigmático vegetal de pequeña estatura el 25 de marzo de 1996. La piratería de Monsanto, que se había apoderado de los genes naturales de la soja con sólo agregarle un gene clonado procedente de la bacteria Agrobacterium CP4 (el gen CP4 EPSP), ingresaba legalmente al país. En cuanto al glifosato ya había sido aprobado en 1977 por el SENASA, que lo revalidó en 1999

  • Monsanto tiene el monopolio de soja transgénica en Argentina.
  • Hay una fuerte controversia debido a que esta empresa desea cobrar derechos de uso (regalías) sobre las semillas de soja transgénica.
  • Estas regalías deberán ser pagadas por el pueblo argentino.
  • La polémica estallada en Argentina es inusual ya que no sólo incluye a los productores agrícolas, sino que además involucra al sector exportador y al propio gobierno.
  • Monsanto no sólo presiona dentro de Argentina, sino que además plantea dar un nuevo paso afectando las exportaciones de soja al amenazar con demandas en los sitios compradores.

El período de luna de miel de la soja transgénica está llegando a su fin por lo que será necesario que la innovación de los agricultores a través de la industria sojera en cuatro pasos:

  • Investigaciones fehaciente, específicas por región.
  • Efectivos y continuos programas de educación en reproducción de plantas
  • Educación y asistencia a agricultores en el diagnóstico de problemas de tierras e idear rápidas soluciones con bajos costos
  • Adopción de políticas para:
  • a) desanimar la continuación de métodos que desgastan el potencial natural del suelo como aquellos que aceleran la compactación del suelo e incrementan la diversidad de malezas resistentes
  • b) apoyar y recompensar métodos que ofrecen mayor producción con precios competitivos.

Enfrentar las cuestiones emergentes en la industria de la soja requerirá cambios sustanciales en muchas fases del sector agropecuario en la Argentina. Para ello, resultará de naturaleza indispensable reducir la confianza en el herbicida Glifosato, rotar óptimamente los cultivos y diversificar los métodos de siembra y labranza.

El sector agropecuario argentino, y gran parte de su economía, dependen de la continuación del éxito de la soja en el mercado mundial, y la continuidad de ello no está asegurada. El bienestar de la nación puede encontrarse en los medios para corregir la dependencia del sector agropecuario, como también el país entero, en la producción de soja.

El período de luna de miel de la soja transgénica está llegando a su fin por lo que será necesario que la innovación de los agricultores a través de la industria sojera en cuatro pasos:

  • Investigaciones fehaciente, específicas por región.
  • Efectivos y continuos programas de educación en reproducción de plantas
  • Educación y asistencia a agricultores en el diagnóstico de problemas de tierras e idear rápidas soluciones con bajos costos
  • Adopción de políticas para:
  • a) desanimar la continuación de métodos que desgastan el potencial natural del suelo como aquellos que aceleran la compactación del suelo e incrementan la diversidad de malezas resistentes
  • b) apoyar y recompensar métodos que ofrecen mayor producción con precios competitivos.

Enfrentar las cuestiones emergentes en la industria de la soja requerirá cambios sustanciales en muchas fases del sector agropecuario en la Argentina. Para ello, resultará de naturaleza indispensable reducir la confianza en el herbicida Glifosato, rotar óptimamente los cultivos y diversificar los métodos de siembra y labranza.

El sector agropecuario argentino, y gran parte de su economía, dependen de la continuación del éxito de la soja en el mercado mundial, y la continuidad de ello no está asegurada. El bienestar de la nación puede encontrarse en los medios para corregir la dependencia del sector agropecuario, como también el país entero, en la producción de soja.

Comment Stream