Jóvenes en turbulencia - una mirada crítica contra la criminalización de los estudiantes

Carina Kaplan

Integrantes: Fabris, Emiliano; Olguien, Ma. Eugenia; Sartuqui, Susana; Schmidt, Sandra; Souvillé, Ma. Josefina; Torres, Luciana.

Comment Stream

View Older Posts
2 years ago
0

El grupo afectado.
El grupo más afectado, si cabe el término, está constituido por
la población ubicada entre los 15 y los 25 años; sin embargo, viene
incrementándose de manera alarmante otro, el formado por aquellos que están entre los 12 y los 15 años. Es decir, el adolescente es el principal actor en cuanto a agente de la violencia y en cuanto a víctima de ella.

2 years ago
0

La materialización.
En la materialización de la violencia se utilizan instrumentos
que van desde una piedra hasta un arma de fuego, existiendo además una forma cultural lúdica (diversiones), en la que el alcohol y las drogas
intervienen dentro de unas motivaciones de la más variada índole.

2 years ago
0

En el rostro de la violencia hay factores desencadenantes que
merecen una especial atención: ellos son los medios masivos de comunicación y la impunidad. Los primeros sirven como modelos para
reproducir la violencia (que se difunde a través de la radio, de la prensa
y de la TV, de los top shows). La segunda es la forma más clara de
caducidad de los mecanismos de procesamiento de conflictos, conduciendo al desprecio por la policía, por la justicia y por otras instituciones.

2 years ago
0
2 years ago
0
2 years ago
0

violencia escolar y violencia en la escuela

“Violencia en las escuelas hace referencia a aquellos episodios que no son originados por vínculos o prácticas propias de la escuela, sino que tienen a la institución educativa como escenario. En otras palabras, son aquellos episodios que suceden en la escuela, pero que podrían haber sucedido en otros contextos en los cuales los niños y jóvenes se reúnen. En estos casos, la escuela actúa como caja de resonancia del contexto en el que esta inserta.”
Por otra parte, “La violencia escolar es aquella que se produce en el marco de los vínculos propios de la comunidad educativa y en el ejercicio de los roles de quiénes la conforman; padres, alumnos, docentes, directivos. Son el producto de mecanismos institucionales que constituyen prácticas violentas y/o acentúan situaciones de violencia social.
Por más altos que sean los muros de la escuela, la violencia de nuestras calles, nuestras casas, nuestros diarios y televisores, termina por traspasar los patios y las aulas de las escuelas.
El bullying es solo una de las formas en las que puede ocurrir la violencia entre pares en una institución educativa y aquella que debe atenderse prioritariamente por la diferencia de poder que supone entre agresor y agredido.
La escuela es un espacio donde el bullying suele ocurrir cuando los adultos pierden control y supervisión de las interacciones entre chicos.
Es el grupo de adultos de una institución escolar el responsable directo de la ocurrencia de comportamientos de violencia entre pares que se sostiene en el tiempo.
En general, la educación de directivos, docentes y alumnos en relación a la temática Bullying es fundamental para generar acciones preventivas de su ocurrencia.
Para desarrollar estrategias preventivas, por ejemplo: focalizando en factores que fortalezcan la convivencia con el otro, el respeto, la tolerancia, ensayando medios de resolución de conflictos, el cooperativismo, etc.

2 years ago
0

JÓVENES, VIOLENCIA Y POBREZA

¿Nacen o se hacen?
Existe un discurso racista sobre los jóvenes atravesados por las condiciones de marginalidad y subalternidad que solo puede ser contrarrestado si nos afirmamos en la idea de que no hay individuos sin sociedad ni sociedad sin individuos. En consonancia con este argumento no hay un gen de la violencia que permita dar cuenta de las formas de comportamiento en tanto que la violencia es una construcción social y como tal una cualidad relacional.
La pobreza hace brutales a las personas (Norbert Elias; 1998) aclarando que no se debe interpretar este concepto en relación con los hombres sino con los grupos sociales. Es la miseria de la sociedad lo que vuelve miserables a los hombres. De modo análogo, lo que vuelve violentos a los estudiantes, no es su naturaleza sino la violencia social.
La desigualdad, así como la pobreza, las carencias y la falta de oportunidades son factores predominantes para explicar la violencia percibida fundamentalmente como social y coyuntural.
La pobreza predestina a la violencia pero no unívocamente como condición genética, sino como condición social.
Si bien se esboza la idea de la violencia como destino ineludible de los pobres también se expresan, con gran contundencia, en contra de esa misma idea: "que sea villero no significa que sea chorro", " que sea pobre no significa que no tenga educación" (Kaplan; 2012).

2 years ago
0
2 years ago
0

Sobre perspectivas

Tal como expone Kaplan, existe una relacion directa entre el desarrollo social y las conductas violentas (fuente). Una sociedad signada por la miseria social y la falta de perspectiva para las personas, potencia todas las conductas violentas de los individuos, no como manifestaciones esporadicas, sino como respuesta concreta que otorgue un sentido a la vida.
El "sin sentido" que deviene en violencia encuentra combustible en el "sin sentido" de diversas polticas publicas, es decir, del propio Estado, monopolio de la "violencia organizada".
Mucho se ha hablado de los "Jovenes ni ni", que no estudian y que tampoco tienen trabajo. Toda una radriogafía de la falta de horizonte que se presenta a la juventud.
Para que este proceso se desenvuelva, tiene que haber responsabilidades concretas. Asi queda evidenciado con el ahogo presupuestario a la escuela pública o la proliferacion de formas de trabajo precarias (tercerizaciones, contratos, trabajo en negro, etc). En la formación universitaria, las carreas de grado ceden terreno frente a los postgrados, que son arancelados en su gran mayoría.
Pero la violencia ejercida en una perspectiva acorde, se canaliza en forma adecuada y con un fin loable. Asi, miles de jovenes han sido protragonistas de protestas y movilizaciones masivas, a lo largo y ancho del mundo. Protagonistas de verdadereas revoluciones politica, como las sucedidas en países del medio oriente.
Se trata de desarrollar el canal politico que parta de atender todas las demandas de los jovenes de hoy, motorizando todos los procesos de cambio necesarios a nivel politico y economico.
Si el presente es lucha, el futuro es nuestro.

http://www.dw.de/el-rostro-joven-de-las-protestas-masivas/a-17984621

Open in New Window
2 years ago
0

Violencia en los medios

La televisión, el cine, los diarios, los videojuegos, internet, radio son una parte importante de nuestro cotidiano. La información que de ellos recibimos llega generalmente a través de imágenes y audios que ingresan a nuestra vida o la vida de las generaciones más jóvenes sin ningún marco de apoyo ético o moral que lleve a hacer un análisis de lo que vemos. Muchas veces se nos presenta de un modo supuestamente “analizado” el que solo debemos “adquirir” y si es posible “reproducir”. Pero nunca nos lleva a pensar “qué es lo que yo opino respecto a lo que veo” a la vez que nos marcan quienes están incluidos y quienes quedan excluidos de la sociedad.
La televisión es un medio “omnipresente” en nuestro cotidiano, al que se le adjudican cada día más funciones. Nos dice cómo debemos ser, qué debemos comer, cómo vestir, cómo deben ser nuestras relaciones con los demás, etc. Es una herramienta masiva de transmisión cultural, y con el tiempo se ha posicionado como un agente sociabilizador, pero a diferencia de la familia o la escuela (principales agentes sociabilizadores), está pensado desde la idea de mercado, que se interesa solo por vender y no por transmitir valores, moral o ética. Por esto mismo los medios ingresan a nuestra vida sin filtro, sin análisis y sin codificar según edades. Se ofrecen a modo de comida lista, como algo listo para consumir.
“Los medios crean y recrean formas de sensibilidad especifica frente a la problemática de la violencia donde los jóvenes se muestran como peligrosos y la escuela resulta bajo un manto de sospecha” (Brener.G en Kaplan)
A la hora de hablar de los jóvenes en la televisión está todo dicho de antemano, y más aún si hablamos de adolescentes de bajos recursos. Son “ellos” y se los trata desde el “nosotros”. Y es interesante pensar en el “nosotros” de los noticieros nacionales asociado a la clase media – alta porteña, que lejos está de representar a un país tan pluricultural como el nuestro.
Desde ahí se impone una mirada hacia estos jóvenes – otros, que por momentos hasta se los deshumaniza de una forma que los consideramos capaces de las más atroces acciones, merecedores de responder con todo nuestro miedo.
Comparto un video en el que claramente se ve este ejemplo, que los medios denuncian un trago que aparentemente toman los jóvenes en la previa de los boliches. Este trago que en realidad pertenece a la ficción de un videojuego del año 1990 compuesto por ingredientes en la mayoría tóxicos que como lo definen en el mismo videojuego forma una de “las sustancias más cáusticas y volátiles conocidas por la humanidad”.
Si pensamos en los adolescentes como personas capaces de ingerir ácido de baterías y grasa para ejes, los alejamos tanto de nuestra humanidad, los excluimos, ponemos una distancia tan grande que se los deja de pensar como el futuro de nuestra sociedad y se deja de poner en ellos la esperanza de que seamos una sociedad cada día mejor. Si no respetamos las diferencias, como vamos a pedir que los jóvenes la respeten. Para los niños que nacieron y crecieron creyendo que su vida no tiene valor, cómo le vamos a pedir que valoren la vida de los demás.
Como dice la autora “Los sujetos no son violentos por su naturaleza, sino que están dando una respuesta posible a una vida sin justificación (…)”
https://www.youtube.com/watch?v=SyMe_mQPD9k

Open in New Window