Las drogas, el cerebro y el comportamiento: La ciencia de la adicción.

El abuso y la adicción al alcohol, la nicotina y las drogas ilícitas y medicamentos recetados les cuestan a los estadounidenses más de $700 mil millones al año, ya que se incrementan los costos de atención médica, se genera mayor delincuencia y se pierde productividad. Cada año, las drogas ilícitas y recetadas y el alcohol provocan la muerte de más de 90,000 estadounidenses, mientras que el tabaco está vinculado a un estimado de 480,000 muertes por año.

Personas de todas las edades sufren las consecuencias nocivas del abuso y la adicción a las drogas.

  • Los bebés que son expuestos a las drogas en el útero pueden nacer prematuros y con bajo peso. Esta exposición puede enlentecer el desarrollo intelectual del niño y afectar su comportamiento en el futuro.
  • Los adolescentes que abusan de las drogas a menudo se comportan mal, tienen un desempeño académico deficiente y abandonan la escuela. Además, están expuestos al riesgo de embarazos no planificados, violencia y enfermedades infecciosas.
  • Los adultos que abusan de las drogas a menudo tienen problemas para pensar con claridad, recordar y prestar atención. A menudo desarrollan comportamientos sociales deficientes como resultado del abuso de las drogas, y se ve afectado su rendimiento en el trabajo y las relaciones personales.
  • El abuso por parte de los padres a menudo implica hogares caóticos colmados de estrés, así como abuso infantil y negligencia. Estas condiciones dañan el bienestar y el desarrollo de los niños en el hogar y pueden sentar las bases para el abuso de drogas en la próxima generación.

¿El continuo abuso de drogas es un comportamiento voluntario?

Por lo general, la decisión inicial de consumir drogas es voluntaria. Sin embargo, con el consumo continuo, la capacidad de una persona para ejercer el autocontrol puede verse seriamente afectada. Este deterioro en el autocontrol es el sello distintivo de la adicción. Estudios de imágenes cerebrales de personas con adicciones muestran cambios físicos en áreas del cerebro que son esenciales para el juicio, la toma de decisiones, el aprendizaje y la memoria, y el control del comportamiento. Los científicos creen que estos cambios alteran la forma en la que funciona el cerebro y pueden ayudar a explicar los comportamientos compulsivos y destructivos de la adicción.

¿Por qué algunas personas se vuelven adictas a las drogas y otras no?

Al igual que con cualquier otra enfermedad, la vulnerabilidad a la adicción varia de persona a persona, y no existe un solo factor que determine si una persona se volverá adicta a las drogas. En general, cuanto más factores de riesgo tenga una persona, mayor es la probabilidad de que el consumo de drogas se convierta en abuso y adicción. Por otra parte, los factores de protección reducen el riesgo de la persona de desarrollar una adicción. Los factores de riesgo y de protección pueden ser ambientales (como las situación del hogar, la escuela y el vecindario) o biológicos (por ejemplo, los genes de la persona, su estado de desarrollo e incluso su género u origen étnico).

 

Prevención del abuso de drogas: la mejor estrategia.

¿Por qué la adolescencia es un momento crítico para prevenir la drogadicción?

Como se señaló con anterioridad, el consumo temprano de drogas aumenta las posibilidades de que una persona desarrolle una adicción. Recuerde, las drogas modifican el cerebro y esto puede llevar a la adicción y causar otros problemas graves. Por lo tanto, la prevención del consumo temprano de drogas o alcohol puede marcar una gran diferencia en la reducción de estos riesgos. Si podemos evitar que los jóvenes experimenten con drogas, podemos prevenir la drogadicción.

El riesgo del abuso de drogas aumenta en gran medida tiempos de transición. Para un adulto, un divorcio o la pérdida de un trabajo pueden llevar al abuso de drogas. Para un adolescente, los periodos de riesgo incluyen mudarse o cambiar de escuela. En la adolescencia temprana, cuando los niños pasan de la primaria a la escuela media, se enfrentan a situaciones sociales y académicas nuevas y desafiantes. A menudo, durante este período, los niños están expuestos a sustancias que se prestan al abuso (como los cigarrillos y el alcohol) por primera vez. Cuando entran a la escuela secundaria, los adolescentes pueden enfrentarse a una mayor disponibilidad de drogas, al consumo de drogas por parte de adolescentes mayores o a actividades sociales donde el consumo es común.

Al mismo tiempo, muchos comportamientos que conforman un aspecto normal de su desarrollo, como el deseo de probar cosas nuevas o correr mayores riesgos, pueden aumentar las tendencias de los adolescentes a experimentar con drogas. Algunos adolescentes pueden ceder ante la insistencia de amigos que consumen drogas para compartir la experiencia con ellos. Otros pueden pensar que consumir drogas (como los esteroides) mejora su apariencia o rendimiento atlético o que si abusan de sustancias que se prestan al abuso, como el alcohol o la MDMA (éxtasis o “Molly”), disminuirá su ansiedad en situaciones sociales. Cada vez más adolescentes abusan de estimulantes recetados para el TDAH (Trastorno por Déficit de Atención con Hiperactividad) como el Adderall® para estudiar o perder peso. Las habilidades aún en desarrollo de los adolescentes para ejercer el buen criterio y tomar decisiones pueden limitar su capacidad para evaluar con precisión los riesgos de todas estas formas de consumo de drogas.

El consumo de sustancias que se prestan al abuso a esta edad puede perturbar la función cerebral en áreas críticas como la motivación, la memoria, el aprendizaje, el juicio y el control del comportamiento. Así, no es de extrañar que los adolescentes que consumen alcohol y otras drogas a menudo tengan problemas familiares y sociales, bajo rendimiento académico, problemas de salud (incluida la salud mental) y problemas con el sistema penal juvenil.

Las encuestas nacionales sobre el consumo de drogas indican que algunos niños ya consumen drogas a los 12 o 13 años de edad.

¿Pueden los programas basados en la investigación prevenir la drogadicción en los jóvenes?

Sí. Al decir “basados en la investigación”, nos referimos a que estos programas han sido diseñados racionalmente basándose en evidencia científica actual, han sido rigurosamente probados y se ha demostrado que producen resultados positivos. Los científicos han desarrollado una amplia gama de programas que altera positivamente el equilibrio entre los factores de riesgo y de protección para el abuso de drogas en familias, escuelas y comunidades. Los estudios han demostrado que los programas basados en la investigación, como los que se describen en Cómo Prevenir el Uso de Drogas en los Niños y los Adolescentes: Una Guía con Base Científica para Padres, Educadores y Líderes de la Comunidad del NIDA, pueden reducir significativamente el consumo temprano de tabaco, alcohol y drogas ilícitas.

Las drogas y el cerebro.

¿Cómo funcionan las drogas en el cerebro?

Las drogas son sustancias químicas que afectan el cerebro al penetrar en su sistema de comunicación e interferir con la manera en que las neuronas normalmente envían, reciben y procesan la información. Algunas drogas, como la marihuana y la heroína, pueden activar las neuronas porque su estructura química imita la de un neurotransmisor natural. Esta similitud en la estructura “engaña” a los receptores y permite que las drogas se adhieran a las neuronas y las activen. Aunque estas drogas imitan a las sustancias químicas propias del cerebro, no activan las neuronas de la misma manera que lo hace un neurotransmisor natural, y conducen a mensajes anómalos que se transmiten a través de la red.

Otras drogas, como las anfetaminas o la cocaína, pueden causar que las neuronas liberen cantidades inusualmente grandes de neurotransmisores naturales o pueden prevenir el reciclaje normal de estas sustancias químicas del cerebro. Esta alteración produce un mensaje amplificado en gran medida, que en última instancia interrumpe los canales de comunicación.

¿Qué le pasa al cerebro si continúa consumiendo drogas?

Para el cerebro, la diferencia entre las recompensas normales y las recompensas producidas por las drogas se puede describir como la diferencia entre alguien que susurra al oído y alguien que grita con un micrófono. Así como rechazamos el volumen demasiado alto de una radio, el cerebro se ajusta a las oleadas abrumadoras de dopamina (y otros neurotransmisores), produciendo menos dopamina o disminuyendo el número de receptores que pueden recibir señales. Como resultado, el impacto de la dopamina sobre el circuito de recompensas del cerebro de una persona que abusa de las drogas puede llegar a ser anormalmente bajo, y se reduce la capacidad de esa persona de experimentar cualquier tipo de placer.

Así, una persona que abusa de las drogas eventualmente se siente aplacada, sin vida y deprimida, y es incapaz de disfrutar de las cosas que antes le resultaban placenteras. Ahora, la persona necesita seguir consumiendo drogas una y otra vez sólo para tratar de que la función de la dopamina regrese a la normalidad—, lo cual solo empeora el problema, como un círculo vicioso. Además, la persona a menudo tendrá que consumir cantidades mayores de la droga para conseguir el efecto deseado y que le es familar que resulta, un fenomeno de la dopamina alta, conocido como tolerancia.

La adicción y la salud.

¿Cuáles son las consecuencias médicas de la drogadicción?

Las personas que sufren una adicción a menudo tienen uno o dos problemas médicos asociados, entre los que podemos mencionar: enfermedad pulmonar o cardiovascular, accidente cerebrovascular, cáncer y trastornos mentales. El diagnóstico por imágenes, las radiografías de tórax y los análisis de sangre muestran los efectos nocivos del abuso de drogas a largo plazo en todo el cuerpo. Por ejemplo, las investigaciones han demostrado que el humo de tabaco causa cáncer de boca, garganta, laringe, sangre, pulmones, estómago, páncreas, riñón, vejiga y cuello uterino. Además, algunas drogas adictivas, como los inhalantes, son tóxicas para las células nerviosas y pueden dañarlas o destruirlas, ya sea en el cerebro o en el sistema nervioso periférico.

El impacto de la adicción puede llegar muy lejos.

  • Enfermedades cardiovasculares
  • ACV (accidente cerebrovascular)
  • Cáncer
  • VIH/SIDA
  • Hepatitis B y C
  • Enfermedades pulmonares
  • Trastornos mentales

¿El abuso de drogas causa trastornos mentales, o viceversa?

El abuso de drogas y la enfermedad mental a menudo coexisten. En algunos casos, los trastornos mentales como la ansiedad, la depresión o la esquizofrenia pueden preceder a la adicción; en otros casos, el abuso de drogas puede desencadenar o exacerbar los trastornos mentales, particularmente en personas con vulnerabilidades específicas.

La adicción y el VIH/SIDA son epidemias entrelazadas.

Tratamiento y recuperación.

¿La adicción puede ser tratada con éxito?

SÍ. La adicción es una enfermedad tratable. La investigación en la ciencia de la adicción y el tratamiento de los trastornos por consumo de sustancias ha permitido desarrollar intervenciones basadas en la evidencia que ayudan a las personas a dejar de abusar del consumo de drogas y reanudar una vida productiva.

¿Se puede curar la adicción?

No siempre, pero al igual que otras enfermedades crónicas, la adicción se puede tratar con éxito. El tratamiento les permite a las personas contrarrestar los efectos potentes y dañinos sobre el cerebro y el comportamiento y recuperar el control de sus vidas.

¿La recaída en el abuso de drogas indica que el tratamiento ha fracasado?

No. La naturaleza crónica de la enfermedad significa que recaer en el abuso de las drogas en algún momento no solo es posible, sino probable. Las tasas de recaída (es decir, con qué frecuencia se repiten los síntomas) para las personas con adicciones y otros trastornos por consumo de sustancias son similares a la tasa de recaídas de otras enfermedades crónicas bien conocidas, como la diabetes, la hipertensión y el asma, que también tienen componentes tanto fisiológicos como de comportamiento. El tratamiento de enfermedades crónicas implica cambiar comportamientos profundamente arraigados, y la recaída no significa que el tratamiento haya fracasado. Para una persona que se recupera de la adicción, recaer en el consumo de drogas indica que tiene que retomar o ajustar el tratamiento, o que debería probar con otro tratamiento.

¿Cómo hacen los mejores programas de tratamiento par ayudar a los pacientes a recuperarse de los efectos generalizados de la adicción?

Adquirir la capacidad de dejar de abusar de las drogas es solo una parte de un largo y complejo proceso de recuperación. Cuando las personas inician un tratamiento por un trastorno causado por el consumo de sustancias, a menudo la adicción ha tomado el control sobre sus vidas. La compulsión por obtener, consumir y experimentar los efectos de las drogas ha dominado cada minuto mientras están despiertos, y abusar de las drogas ha ganado más importancia que todas las cosas que antes les gustaba hacer. Ha afectado su funcionamiento en su vida familiar, en el trabajo y en la comunidad, y los ha hecho más propensos a sufrir otras enfermedades graves. Debido a que la adicción puede afectar muchos aspectos de la vida de una persona, el tratamiento, para tener éxito, debe atender todas sus necesidades. Por este motivo, los mejores programas incorporan una variedad de servicios de rehabilitación en sus regímenes integrales de tratamiento. Los terapeutas pueden seleccionar diferentes servicios para satisfacer las necesidades médicas, psicológicas, sociales y vocacionales específicas y las necesidades legales de sus pacientes, a fin de fomentar su recuperación de la adicción.

¿Cómo tratan las terapias conductuales la adicción a las drogas?

Los tratamientos conductuales ayudan a que la persona participe en el tratamiento de trastornos provocados por el consumo de sustancias, modificando sus actitudes y comportamientos relacionados con el consumo de drogas y el aumento de sus habilidades para la vida, con el propósito de manejar circunstancias estresantes e indicios ambientales que podrían desencadenar una intensa ansia de drogas y dar lugar a otro ciclo de consumo compulsivo. Las terapias conductuales también pueden mejorar la eficacia de los medicamentos y ayudar a las personas a permanecer más tiempo en el tratamiento.

El tratamiento debe dirigirse a la persona de manera integral.

Avances de la ciencia de la adicción y soluciones prácticas.

Liderar la búsqueda de soluciones científicas

Para abordar todos los aspectos del abuso de drogas y sus consecuencias nocivas, el programa de investigación del NIDA contempla desde los estudios básicos del cerebro del adicto hasta el comportamiento y la investigación en los servicios de salud. El programa de investigación del NIDA desarrolla enfoques de prevención y tratamiento y asegura que funcionen en entornos realistas. En este contexto, el NIDA está fuertemente comprometido con el desarrollo de una cartera de investigación que aborda las vulnerabilidades especiales y las disparidades de salud que existen entre las minorías étnicas o las que derivan de las diferencias de género.

Acercar la ciencia a situaciones reales

  • Red de Investigaciones Clínicas para el Tratamiento de Drogas (CTN, por sus siglas en inglés) la CTN pone a prueba los tratamientos para el abuso de drogas, con bases científicas, en programas comunitarios para el tratamiento de la drogadicción en todo el país.
  • Criminal Justice Drug Abuse Treatment Studies (CJ-DATS) Liderada por el NIDA, los estudios sobre los tratamientos para el abuso de drogas dentro del sistema judicial, o CJ-DATS, es una red de centros de investigación, en sociedad con profesionales del sistema judicial, proveedores de tratamientos para el abuso de drogas y agencias federales responsables por el desarrollo de enfoques de tratamiento integrales para los ofensores dentro del sistema judicial y por ponerlos a prueba en diversos sitios por todo el país.
  • Juvenile Justice Translational Research on Interventions in the Legal System (JJ-TRIALS) [Investigación Traslacional en la Justicia Juvenil sobre Intervenciones en el Sistema Legal (ENSAYOS-JJ)] JJ-TRIALS es un programa de investigación cooperativa que se desarrolla en siete sitios, diseñado para identificar y probar estrategias para mejorar la prestación de servicios de prevención y tratamiento basados en evidencia, tanto del abuso de sustancias como del VIH, para jóvenes que tengan problemas con el sistema judicial.

Compartir información gratuita con el público

El NIDA aumenta aún más el impacto de su investigación sobre los problemas de adicción al compartir con los demás profesionales y el público en general información gratuita acerca de sus hallazgos. Se dirigen iniciativas especiales a estudiantes y profesores, así como a personas y grupos étnicos designados.

Iniciativas especiales del NIDA para estudiantes, maestros y padres de familia

Heads Up: Real News About Drugs and Your BodyEnlace externo, por favor revise nuestro descargo de responsabilidad (en inglés). - [Atención: noticias reales sobre las drogas y tu cuerpo]: serie educativa sobre drogas creada por el NIDA y SCHOLASTIC INC., para estudiantes de 6º a 12º grado.

NIDA for Teens: The Science Behind Drug Abuse - [NIDA para adolescentes: la ciencia detrás del abuso de drogas]: sitio web interactivo orientado específicamente a los adolescentes, con datos sobre las drogas apropiados para su edad.

Drug Facts Chat Day - [Jornada para conversar sobre drogas]: charla web entre los científicos del NIDA y adolescentes, realizada a través de los laboratorios de computación de la escuela una vez al año, durante la National Drug Facts Week [Semana Nacional de Datos sobre las Drogas]

National Drug Facts Week - [Semana Nacional de Datos sobre las Drogas]: práctica de una semana que fomenta eventos comunitarios y el diálogo entre los adolescentes y los científicos durante la Semana Nacional de Datos sobre las Drogas.

Iniciativas Especiales para Medios

NIDAMED [Iniciativa especial para médicos clínicos]: herramientas y recursos para aumentar la conciencia sobre el impacto del consumo de sustancias en la salud general de los pacientes, y ayudar a los médicos clínicos y a las personas aún en capacitación a identificar el consumo de drogas del paciente a temprana edad, para evitar que se agrave y derive en abuso o adicción.

Publicaciones sobre Prevención y Principios de Tratamiento

Cómo Prevenir el Uso de Drogas en los Niños y los Adolescentes: Una Guía con Base Científica para Padres, Educadores y Líderes de la Comunidad: guía basada en la investigación del NIDA para la prevención del abuso de drogas en niños y adolescentes, que ofrece 16 principios derivados de la investigación eficaz para la prevención de drogas e incluye respuestas a las preguntas sobre los factores de riesgo y de protección, así como sobre la planificación e implementación en la comunidad.

Principles of Drug Addiction Treatment: Principios de Tratamientos para la Drogadicción: Una Guía Basada en Investigaciones: esta guía resume los 13 principios de tratamiento eficaz, responde a preguntas comunes y describe los tipos de tratamiento, brindando ejemplos de componentes de tratamiento científicamente comprobados.

Principles of Adolescent Substance Use Disorder Treatment: A Research-Based Guide [Principios de tratamiento para el trastorno por el consumo de sustancias en los adolescentes: una guía con base científica]: esta guía trata sobre la urgencia de tratar las adicciones y otros trastornos por el consumo de sustancias en los adolescentes, responde a preguntas comunes acerca de cómo los jóvenes reciben tratamiento por problemas de drogas, y describe los métodos de tratamiento eficaces respaldados por la evidencia científica.

Principles of Drug Abuse Treatment for Criminal Justice Populations: A Research-Based Guide [Principios de tratamiento por abuso de drogas para personas dentro del sistema de justicia penal]: esta guía basada en la investigación del NIDA para el tratamiento de personas adictas que tiene problemas con el sistema de justicia penal ofrece 13 principios esenciales de tratamiento, e incluye respuestas a preguntas frecuentes e información sobre recursos existentes.

Bibliografía.

C.D.Q. Alejandro Barriguete (Consultor en Dependencias Químicas, Adicciones y Terapeuta Familiar)

NIH: National Institute on Drug Abuse

Comment Stream