¿Sabes de dónde viene lo que decís?

A mediados del siglo XIX, los delincuentes de algunas ciudades de Argentina y Uruguay situadas junto al Río de la Plata crearon una jerga que mezclaba algunas palabras que llevaron los inmigrantes europeos con otras de origen guaraní, mapuche y quechua que dio lugar a una curiosa forma de expresión con la que pretendían evitar a los policías.

Así nació el argot propio de los maleantes que, con el tiempo, acabó extendiéndose al habla cotidiana gracias a las populares letras del tango. Ya a inicios del siglo XX el lunfardo comenzó a difundirse entre todos las clases sociales, ya sea por la habitualidad de su uso, porque era común en las letras de tango, o ambos motivos.

Comment Stream