La deserción escolar

    La deserción es la acción de desertar. Esto implica abandonar las obligaciones y separarse de las concurrencias que se solían frecuentar. La palabra escolar, por su parte, hace referencia a aquello que es perteneciente o relativo al estudiante o a la escuela. Por lo tanto, la deserción escolar es un concepto que se utiliza para referirse a aquellos alumnos que dejan de asistir a clase y quedan fuera del sistema educativo. La deserción escolar es un problema social que debe atenderse tomando en cuenta las causas y consecuencias de la misma.

    La deserción escolar puede ser causada por situaciones personales o situaciones externas. Algunas de las causas  pueden ser aburrimiento, falta de disciplina, estrés o problemas económicos. Se han encontrado casos que el causante es la apatía al estudio debido a que carecen de inspiración y motivación. Muchos estudiantes tienen problemas para adaptarse al ambiente escolar o no tienen ningún tipo de orientación por parte de sus padres o maestros. Algunos estudiantes deciden dejar la escuela cuando elegir una carrera se vuelve un dilemma.

    La deserción escolar trae consecuencias negativas tanto para el estudiante desertor como a la sociedad en la que vive. Una deserción escolar importante, afecta la fuerza de trabajo; es decir, las personas con deserción escolar, tienen menor fuerza de trabajo, son menos competentes y más difíciles de calificar. Un individuo que tiene preparación escolar, que termina sus estudios de primaria o secundaria, y quizás posteriormente a niveles mayores, tendrá más posibilidades de acomodarse en un mejor trabajo y garantizar así un mejor ingreso económico, lo cual le va a repercutir en su nivel social, en relación con otra persona que no lo está haciendo. —Por lo tanto, cuando hay sectores importantes que están dejando de estudiar en una sociedad, se provoca que de generación tras generación se sigan presentando esas grandes desigualdades sociales y económicas. Es decir, si hubiera menor deserción, si hubiera más personas que estudiaran, cada vez iría en aumento el porcentaje de gente preparada y consecuentemente la cultura general de la población iría en aumento.

—     Para combatir la deserción escolar se debe atender el progreso académico y social de los niños, con énfasis en el nivel preescolar y en forma preventiva en los grados de transición  así como desarrollar un ambiente escolar positivo con directores y personal efectivo capaces de brindar atención a jóvenes en riesgo. Es importante establecer expectativas altas en las áreas de asistencia, aprovechamiento académico y disciplina. Es imprecindible seleccionar y adiestrar maestros receptivos a las necesidades del estudiante en riesgo. El sistema escolar debe proveer diversidad de programas instruccionales para el estudiante en riesgo. Incluso se debe coordinar esfuerzos con los diferentes sectores públicos y privados para desarrollar programación coordinada.

—Video:

http://youtu.be/gh6yvQqOawI

Bibliografía:


Comment Stream