Mañana será otro día-Capítulo 3

Juego

-Pero...

-Sígueme.

Con sus manos esqueléticas y blancas, señaló otra puerta. Esta era más grande que la anterior, y tenía buen aspecto.

-Tienes que entrar.

-¿A dónde voy?- Pregunté, con lágrimas en los ojos. No hubo respuesta. Decidí abrir la puerta, la cual era bastante pesada, y entro allí.

-Bienvenido, Matsumeda-kun.- Dice un joven, en este momento, mientras me da un apretón de manos. Su aspecto es llamativo: Su cabello es de color magenta y sus ojos... sus ojos tienen algo así como un degradado de amarillo a rojo. Su cabello es largo y le llega hasta la cintura. Su rostro es atractivo. Es delgado, alto y viste un traje blanco.

-¿Quién eres? ¿Cómo sabe mi nombre? ¿Qué hago aquí? ¡¿Que acaba de pasar?!

-Yo soy Meisho Sake. Bievenid0 al Nuevo Mundo. Has sido seleccionado para ser parte de una nueva civilización.

El hombre me agarra de la mano y me invita a sentarme. Hay ocho personas alrededor de mí.

-Ahora todos hablamos el mismo idioma, ya que quise evitar problemas. Nicolás y Martina son argentinos. Steve, John, Aidan y Sophia son estadounidenses y demás gente  que no es japonesa... pero eso hablenlo entre ustedes.

Meisho se sienta a mi lado mientras todos se presentan.

-Yo soy Nicolás Hernández. Soy de Argentina, Buenos Aires. Tengo 16 años.- El muchacho es alto, delgado, de cabello negro y ojos verdes. El chico se muestra bastante nervioso. Lo acompaña una chica de ojos y cabello castaño, quien se anima a decir con una sonrisa

-¡Yo soy Martina! Soy de Argentina, Córdoba. Tengo 13 años. Es un placer conocerlos.- La chica parece más amigable y yo le estrecho la mano.

-Yo soy Steve Williams. Soy de Nueva York, Estados  Unidos. Tengo 20 años.- El joven es delgado pero de baja estatura. Sus ojos son celestes y su cabello es castaño.

-Yo soy John Polavski y ella es mi hermana gemela Sophia. Somos de Toronto,Canadá. Tenemos 15 años.- Los dos son pelirrojos, de ojos marrones. Son delgados, pero la chica es más alta que yo.

-Me llamo Aidan Johnson. Era de Londres, Inglaterra. Tengo 14 años.- El chico tiene el cabello castaño claro y ojos color café. En un momento me mira de mala manera.

-Yo soy Jin Matsumeda. Tengo 17 años. Soy de Niigata, Japón.

El chico me parece atractivo. Su cabello es negro y sus ojos son azules. Es mi hermanastro. Lo reconozco, pero no quiero interrumpir. Solo le guiño un ojo.

-Yo soy Naomi Tsukimoto. Soy de Tokio, Japón. Tengo 16 años.- La chica es bella, de cabello castaño y ojos negros. Ella me sonríe. -Tu turno-

-Yo... yo soy Etsu Matsumeda. Tengo 14 años y vivía en Niigata, en Japón. Es un gusto conocerlos a todos.

Jin se acerca a mí, me agarra de la mano y me besa. Sus labios contra los míos.

Ojalá esto durara toda la eternidad..

-¿Lo sabes, verdad?

-¿Qué cosa?

-Que no somos hermanos... De seguro te lo dijeron en el Infierno. Perdóname por ocultarlo.- Jin acaricia mi mano y yo lo abrazo

-En cierta forma, sabía eso. Era raro que me enamorara de mi ''hermano''

- Por favor, Jin-san. ¿Podemos continuar?- Meisho mira a mi hermanastro con algo de rabia. ¿Estaría celoso? No. Es estúpido pensar eso.

-Disculpe.- Jin vuelve a su asiento. Yo vuelvo al mío y siento que Meisho agarra mi mano con fuerza, pero solo intento ignorarlo.