Posmodernidad

Introducción

“Caminar es un peligro y respirar es una hazaña en las grandes ciudades del mundo al revés. Quien no está preso de la necesidad, está preso del miedo: unos no duermen por la ansiedad de tener las cosas que no tienen, y otros no duermen por el pánico de perder las cosas que tienen. El mundo al revés nos entrena para ver al prójimo como una amenaza y no como una promesa, nos reduce a la soledad y nos consuela con drogas químicas y con amigos cibernéticos. Estamos condenados a morirnos de hambre, a morirnos de miedo o a morirnos de aburrimiento, si es que alguna bala perdida no nos abrevia la existencia.

¿Será esta libertad, la libertad de elegir entre esas desdichas amenazadas, nuestra única libertad posible? El mundo al revés nos enseña a padecer la realidad en lugar de cambiarla, a olvidar el pasado en lugar de escucharlo y a aceptar el futuro en lugar de imaginarlo: así practica el crimen, y así lo recomienda. En su escuela, escuela del crimen son obligatorias las clases de impotencia, amnesia y resignación. Pero está visto que no hay desgracia sin gracia, ni cara que no tenga su contracara, ni desaliento que no busque su aliento. Ni tampoco hay escuela que no encuentre su contraescuela.”

(Galeano, E., 2005: “Patas Arriba. La escuela del mundo al revés” –en linea- Disponible: http://www.ateneodelainfancia.org.ar/uploads/galeanoescuela.pdf )

El término posmodernidad o postmodernidad designa generalmente a un amplio número de movimientos artísticos, culturales, literarios y filosóficos del siglo XX, definidos en diverso grado y manera por su oposición o superación de las tendencias de la Edad Moderna. En sociología en cambio, los términos posmoderno y posmodernización se refieren al proceso cultural observado en muchos países en las últimas dos décadas, identificado a principios de los '70; esta otra acepción de la palabra se explica bajo el término posmaterialismo.

Las diferentes corrientes del movimiento postmoderno aparecieron durante la segunda mitad del siglo XX. Aunque se aplica a corrientes muy diversas, todas ellas comparten la idea de que el proyecto modernista fracasó en su intento de renovación radical de las formas tradicionales del arte y la cultura, el pensamiento y la vida social.

Características historicosociales

En contraposición con la Modernidad, la posmodernidad es la época del desencanto. Se renuncia a las utopías y a la idea de progreso de conjunto. Se apuesta a la carrera por el progreso individual.Se reconocen los límites de las ciencias modernas en cuanto a la generación de conocimiento verdadero, acumulativo y de validez universal.Se produce un cambio en el orden económico capitalista, pasando de una economía de producción hacia una economía del consumo.Desaparecen las grandes figuras carismáticas y surgen infinidad de pequeños ídolos que duran hasta que surge algo más novedoso y atractivo.La revalorización de la naturaleza y la defensa del medio ambiente se mezclan con la compulsión al consumo.Los medios masivos y la industria del consumo masivo se convierten en centros de poder.Deja de importar el contenido del mensaje, para revalorizar la forma en que es transmitido y el grado de convicción que pueda producir.Desaparece la ideología como forma de elección de los líderes siendo reemplazada por la imagen.Hay una excesiva emisión de información (frecuentemente contradictoria), a través de todos los medios de comunicación.Los medios masivos se convierten en transmisores de la verdad, lo que se expresa en el hecho de que lo que no aparece por un medio de comunicación masiva simplemente no existe para la sociedad.El receptor se aleja de la información recibida quitándole realidad y pertinencia, convirtiéndola en mero entretenimiento.Se pierde la intimidad y la vida de los demás se convierte en un show, especialmente en el contexto de las redes sociales. Desacralización de la política. Desmitificación de los líderes. Cuestionamiento de las grandes religiones.

rasgos característicos de la postmodernidad

VIOLENCIA

La palabra violencia proviene del latín "violentia", derivada de la raíz "violo" que significa "atentar", "violar". La OMS (1996) define la violencia como: "el uso intencional de la fuerza o del poder físico, de hecho es como una amenaza, contra uno mismo, otra persona o un grupo o comunidad, que cause o tenga muchas probabilidades de causar lesiones, muerte, daños psicológicos, trastornos del desarrollo o privaciones.

Uno de los temas de máxima actualidad es la violencia de género que tiene sus efectos en todos los sectores de la sociedad siendo una preocupación para todos y que el Estado tiene como deber y obligación implementar las políticas esenciales para su erradicación.
El debate actual tiene como idea central la violencia que ha sido llevada como mera identificación de las mujeres como víctimas estáticas de su realidad.

La Ignorancia y falta de conciencia respecto a creer que la mejor forma de cambiar la situación en la que nos encontramos, es a través de actos que incluyen violencia.
La solución a esto es el recurrir a manifestaciones pacíficas, a movimientos sociales íntegros, a la conversación, al diálogo, a la búsqueda de acuerdos.
Con esto el problema de la moral surge, ya que la violencia atropella a los derechos y a la libertad de los otros.
Claramente se muestra esto en la actualidad dándonos cuenta de que nuestra época ha causado gran irritación y legitimado la violencia , donde los medios de comunicación juegan un papel muy importante ya que nos la demuestran diariamente, en programas de ficción o de noticias.
Nuestro deber ético es reflexionar acerca de este creciente problema.

Opinion

En nuestro opinión respecto a la violencia en la actualidad,notamos una involución por parte del ser humano al querer imponerse mediante la fuerza.

Que la primera opción,para algunas sectores de la sociedad, para resolver un conflicto o problema sea mediante la utilización de la fuerza, nos parece una completa falta de ética y moral en la sociedad.

Otro factor que interviene en esta actualidad social en que vivimos son los medios de comunicación, que en cuanto a nuestro concierne, creemos que mucha información transmitida por ciertos canales, la cual es violenta para niños que están en pleno desarrollo de valores y actitudes, debería filtrarse con el fin que esta violencia presente en la que vivimos no llegue a las cabezas vírgenes de los chicos en crecimiento.Por lo tanto, nosotros creemos que el primer actor fundamental para combatir este problema social que existe y no pasa desapercibido, es mediante la educacion y la promocion de los valores de TOLERANCIA, COMUNICACION y la CAPACIDAD de compartir diferentes PENSAMIENTOS o IDEAS.

Consumo pos-moderno y bienestar subjetivo

* El consumo se sostiene sobre una capa de emotividad que lo convierte en la experiencia posmoderna más verdadera. El individuo se siente vivo, pleno y feliz en el consumo porque éste es la emoción (Gil, 2004).

* En la sociedad posmoderna, el acto de consumo ya no tiene por objetivo el bienestar material, sino la consecución de la felicidad entendida como placer:

- Más consumo nos aparta del dolor y nos acerca al placer.

- Más consumo permite subir en la escala social, y por ello ser apreciados y admirados.

- Más consumo aleja del fracaso porque es la representación material del éxito.

* Los conceptos de bienestar o calidad de vida se han mitificado y sólo se les identifica según la mayor posesión de bienes de consumo; estamos dominados por la “hedomanía”, una búsqueda incesante de los pequeños y grandes placeres de comprar y consumir (Lomelí, 1997).

El consumo es inocuo

* Todo acto de consumo reporta placer y felicidad a quien lo lleva a cabo.

* El problema del sobrepeso y la obesidad es un claro ejemplo de que el consumo de algo que, en principio, produce placer y es bueno, paradójicamente se convierte en un problema cuando se tiene la idea que más comida es igual a más placer, y por lo tanto, a más felicidad.

- Después de cada episodio de sobreconsumo nos sentimos derrotados y abatidos, y prometemos moderación y autodisciplina. Pero no pasa mucho tiempo para que nuestro deseo retorne y nos consentimos a nosotros mismos otra vez (Borgmann, 2000: 4201-21).

El consumo es racional

* Neuromarketing: estudio de cerebro para comprender el patrón inconsciente que rige todo el proceso de compra. El Neuromarketing es una disciplina avanzada, que tiene como función investigar y estudiar procesos cerebrales que hacen de una manera clara la conducta y toma de decisiones de las personas en los campos de acción de marketing tradicional. De esta manera se puede conocer sus deseos, qué lo motiva para asumir, a su parecer, la mejor toma de decisión al comprar o consumir un producto o servicio, independientemente del tamaño de la organización con la que se esté trabajando, el producto que se quiera vender o el tipo de consumidor al cual se quiere dirigir.

- “Comprar no es una cuestión de lógica ni de razón. La atención de los consumidores no se capta mediante argumentos racionales, sino a través de imágenes que emocionen. Mientras la intensa sea esa emoción, mas profunda será la conexión neurológica conseguida en el cerebro del consumidor. Las campañas publicitarias deben reforzar con cierta periodicidad estas redes neuronales que son las que finalmente motivan la compra impulsiva de determinados productos.”(Antonio Núñez, Director de Planificación Estratégica de SCPF Agencia de Publicidad)

* La neuroeconomía ha demostrado que en la toma de decisiones económicas, antes que un juicio razonado, entra en acción la parte afectiva de los procesos cerebrales. (Camerer, Loewenstein y Prelec, 2005).

Optimismo exagerado acerca de los beneficios del consumo

* Los “libros de autoayuda”, en su afán por levantar la autoestima de las personas deprimidas, fomentan un optimismo muy peligroso cuando se aplica al consumo:

- “¡Puedo hacerlo! ¡Puedo comprarlo! Repítelo varias veces, repítelo como un loro. Durante los próximos treinta días proponte mirar todo lo que te gusta y decirte: ‘¡Puedo permitírmelo! ¡Puedo comprarlo!’. Cuando veas la ropa que te gusta o pienses en unas vacaciones, di: ‘¡Puedo permitírmelo!’.

A medida que vayas haciendo esto irás cambiando y empezarás a sentirte mejor respecto al dinero. Comenzarás a convencerte de que puedes comprar esas cosas, y cuando lo hagas, las imágenes de tu vida cambiarán”

(Tomado del libro “El Secreto” de Rhonda Byrne)

* El optimismo es motivador y motivante. Pero el optimismo absoluto e incondicional, la tendencia a esperar que el futuro depare siempre resultados favorables, es una forma de escape patológico. (Cuadra y Florenzano, 2003).

Consecuencias del consumo posmoderno.

Un fin en sí mismo, daña la salud, decepción

* El valor de la realización personal derivada del consumo puede ser práctico y utilitario, pero también puede perder su carácter instrumental y cobrar sentido en sí mismo, volverse hedónico y momentáneo, y de esta forma, superficial y egocéntrico. (Fernández, Macuer y Descouvieres, 1998: 113-114)

* La persona se involucra en una dinámica obsesiva por conseguir la mayor cantidad posible de bienes y servicios de los cuales depende la felicidad. Esta forma de vida conduce a padecimientos neuropsiquíatricos, como un estrés agudo, que terminan por dañar su salud física y mental.

* La brecha entre, por un lado, la fantasía del mundo del consumo de placer perfecto que exhiben los medios de comunicación masiva, y por otro, la realidad, provoca un estado de frustración permanente (Richard Elliott, 1997).

Malinterpreta los fundamentos de la vida

* A los jóvenes se les enseña que por medio del consumo se puede obtener una especie de felicidad ausente de todo dolor y sufrimiento. (Hallam et al., 2006: 30).

* Entre más se obsesiona una sociedad con el crecimiento económico ilimitado y el consumo de bienes, más aparece la muerte como una intrusión violenta en la libertad que cada uno tiene de consumir… La muerte se percibe como algo que envenena nuestros planes materiales y se burla de nuestras ambiciones de poder y de riqueza. Empezamos a imaginar que somos inmortales, que podríamos consumir sin término… si la naturaleza proveyera (Kenneth Stikkers, 1985).

Frase:

“Quien no tiene, no es: quien no tiene auto, quien no usa calzado de marca o perfumes importados, está simulando existir. Economía de importación, cultura de impostación: en el reino de la tilinguería, estamos todos obligados a embarcarnos en el crucero del consumo, que surca las agitadas aguas del mercado. La mayoría de los navegantes está condenada al naufragio, pero la deuda externa paga, por cuenta de todos, los pasajes de los que pueden viajar. Los préstamos, que permiten atiborrar con nuevas cosas inútiles a la minoría consumidora, actúan al servicio del purapintismo de nuestras clases medias y de la copianditis de nuestras clases altas; y la televisión se encarga de convertir en necesidades reales, a los ojos de todos, las demandas artificiales que el norte del mundo inventa sin descanso y, exitosamente, proyecta sobre el sur. (Norte y sur, dicho sea de paso, son términos que en este libro designan el reparto de la torta mundial, y no siempre coinciden con la geografía.)”

(Galeano, E., 2005: “Patas Arriba. La escuela del mundo a revés”, (en linea) Disponible: http://www.buap.mx/portal_pprd/work/sites/fdcs/resources/LocalContent/205/2/Patas-arriba-la-escuela-del-mundo-al-rev%C3%A9s.pdf )

Opinión

El deseo del hombre para conseguir el placer y satisfacción, sentirse pleno y llegar a la felicdad, es conseguir lo ultimo, lo que sale en las publicidades, pero paradójicamente al comprar tal producto luego necesitamos de uno nuevo o mas avanzado, y es un ciclo sin terminar.

Estamos buscando la felicidad por el camino de lo material, perdimos todos los valores que nos hacían felices aprovechando la vida y no estar pendientes del poder comprar y consumir lo último y lo de mejor calidad. Es más importante el tener que el ser. Debemos reaccionar y tratar de cambiar para ser felices plenamente y no temporalmente por el consumo.

La posmodernidad y la crisis de los valores religiosos

La mayoría de la gente entiende por crisis de valores la ausencia de éstos, pero no es así, la característica esencial que informa lo que en la actualidad entendemos por crisis de valores radica en que no sabemos qué hacer con los valores que hemos atesorado a lo largo de la historia de la humanidades. El hombre de nuestro tiempo ha perdido la voluntad de orientarse, es decir, de cultivar valores, de seguirlos, ajustándose a ellos como hace el capitán del barco manteniéndose fiel a su rumbo orientado por sus convicciones, aunque su camino sea mucho más difícil de lo que se creía al inicio, pero aun así sigue con sus objetivo.

En la sociedad avanzada los individuos tienen hoy más que nunca la oportunidad de conocer y profundizar en los grandes valores religiosos, éticos y morales que configuran nuestra civilización, debido a que hay una necesidad que la matemática y la física no pueden explicar, por tanto, más que preguntarnos dónde están esos valores habría que plantearse ¿por qué esta crisis de nuestra capacidad para cultivar valores?. Pero al igual que el tiempo, los pensamientos también han tenido cambios y nuevos rumbos. A nada que se formula esta pregunta, lo primero que le viene a uno a la mente son dos aspectos esenciales para nuestro desarrollo: la familia y la educación. desde luego la familia es el primer espacio vital y natural del hombre, la célula de la sociedad, donde se forma el individuo en su base. En él aprende a relacionarse con sus semejantes; aprende sus primeras emociones y afectos; aprende el lenguaje y, por tanto, la comunicación, aprende a identificar el universo circundante, que le dará pie a exploraciones posteriores más amplias en busca de nuevas experiencias que comuniquen sentido a su vida; aprende los primeros valores esenciales para configurar un rumbo en el que orientar su existencia y la oportunidad de decisión...

La sociedad moderna configurada por la producción capitalista y la organización social burocrática, que ha sobrevivido en la sociedad contemporánea, con lleva a un TIPO DE MENTALIDAD TECNOLOGIZADA la cual destaca aspectos operativo-funcionales que fomentan o resultan incompatibles con la sensibilidad y actitud propias del hombre religioso, al mismo tiempo conduce a un empobrecimiento del pensamiento.

“el predominio de la racionalidad instrumental tiende a evacuar la pregunta por el Absoluto”. “Dios no tiene cabida donde es expulsada la profundidad y el misterio, y la gratuidad es ignorada.” No hay cabida para las cosmovisiones totalizantes, estamos en “la cosmovisión del bricolage”

Una segunda conclusión es la secularización: proceso que experimentan las sociedades a partir del momento en que la religión y sus instituciones pierden influencia sobre ellas, de modo que otros saberes van ocupando su lugar. Con la secularización, lo sagrado cede el paso a lo profano, implica una “mundanización” de la religión y la sociedad.Lo que a llevado a que:

* La sociedad y la cultura, sustraigan la dominación de las instituciones y símbolos religiosos.

* La religión deje de ejercer autoridad sobre las grandes estructuras asociativas como el gobierno, los negocios, los sindicatos, etc. como anteriormente se ha visto.

* Los fenómenos que antes recibían una interpretación directamente religiosa sean explicados ahora mediante la ciencia racionalista.

Se pueden señalar una serie de grupos socio-estructurales y procesos sociales que han vehiculado y propiciado la secularización. Por ejemplo, la ciencia experimental, el proceso económico moderno, los movimientos revolucionarios, los medios de comunicación y difusión, etc. No obstante, la secularización se origina de la economía (proceso de industrialización capitalista), y de ahí se extiende al orden político y a otros órdenes sociales.

Opinion

Como bien se expresa en el texto y se muestra en el video anterior,los valores no se han perdido, sino que , en nuestro opinion, se han dejado de buscar, es decir, la voluntad de alguien para conseguir algo a disminuido y es cierto que el entorno de cada perdona abarca un conjunto de valores diferentes, hay ciertos valores universales que es importantisimo no perder de vista, como la perseverancia, el sacrificio y el esfuerzo por conseguir lo que queremos.

Relaciones virtuales

Las relaciones interpersonales en estos últimos tiempos han sufrido numerosas y profundas transformaciones a partir de las revoluciones tecnológicas surgidas en el transporte y en las comunicaciones. Hemos pasado de las relaciones entre las personas desarrolladas básicamente en el esquema "cara a cara" a una ampliación de nuestro mundo social que nos ha llevado hacia un orden extenso llamado hoy “aldea global,” la misma que, no es sino una “supertribu”, tal y como la calificó años atrás Morris (1992).

En la comunicación, una de las actividades primarias del hombre, conocer la identidad de aquellos con los que nos comunicamos es esencial para comprender y evaluar una interacción. En el mundo físico existe una inherente unidad en torno del yo, porque el cuerpo provee una definición obligada y conveniente de la identidad. Aunque el yo puede ser complejo y mutable dependiendo de las circunstancias y el tiempo, el cuerpo provee un elemento estabilizador. Nuestra presentación convencional del yo asume que nosotros no podemos cambiar las bases de nuestra apariencia. Las características físicas, aunque modificables ligeramente por medio de la manipulación cosmética o la moda, son básicamente inalterables. Como nos vemos tenemos que vivir (Reid, 1991)

Ahora bien, en el espacio virtual las cosas se presentan de otro modo pues él se compone de información en vez de materia. La información es extensa y difusa por lo que la interacción social a través de Internet tiene características muy particulares: en el ciberespacio el usuario no necesita “ver” al otro para comunicarse, la persona no tiene ningún indicio de la apariencia física de éste, su tono e inflexiones de voz, sus gestos, etc. Más aún, el individuo puede desconocer el país y la ciudad de proveniencia de su interlocutor. El único indicador que un usuario tiene de la imagen del otro es la representación que éste hace de si mismo a través de Internet. Así, mientras que en la “vida real” el sujeto no decide voluntariamente su nombre, su sexo, raza, edad, etc., es posible que en el ciberespacio la realidad sea distinta, allí el sujeto puede ser lo que él quiera o decida ser. Este aspecto volitivo en la construcción de la identidad virtual, que no está presente en el “yo” de la “vida real” determinaría una identidad ambigua, siendo muy discutible la autenticidad de las relaciones que ahí se atestiguan (Salazar, 2001).

El “amor posmoderno” se entiende como ese que nace por medio del conocimiento del otro a través de la Internet, esto sin conocerse físicamente. Es una muestra clara del rompimiento de relaciones interpersonales que a su vez son reemplazadas por las relaciones a distancia, cuales tienen qué ver, indiscutiblemente, con el miedo generacional hacia el compromiso y el excesivo monto de prejuicios en nuestra sociedad.

PREÁMBULOS AL AMOR POSMODERNO Masturbación y falsas caricias transmitidas vía aparatos tecnológicos. Amor posmoderno. Llorar incansablemente frente a una pantalla que no siente, pero transmite. Amor posmoderno. Romances reconocidos en redes sociales; rompimientos legitimados por las mismas. Amor posmoderno. Cerrar sesión. Amor posmoderno.

PREÁMBULOS AL AMOR POSMODERNO:

1. Masturbación y falsas caricias transmitidas vía aparatos tecnológicos. Amor posmoderno.

2. Llorar incansablemente frente a una pantalla que no siente, pero transmite. Amor posmoderno.

3. Romances reconocidos en redes sociales; rompimientos legitimados por las mismas. Amor posmoderno.

4. Cerrar sesión. Amor posmoderno.

Opinion

Nosotros creemos que este tema se ha convertido en un debate a lo largo de todo el mundo.

Hemos encontrado dos puntos de vista diferentes para ver esta realidad en las relaciones

  • Adulto : los adultos tienden a negarse a todo lo que es nuevo,actual y que no les hes fácil de comprender. La primera reacción, por ejemplo, cuando un hijo le pide a su padre un teléfono celular, la respuesta es NO. En tanto a esto les es difícil de comprender como poder conocerse con otra persona a través de una pantalla, sin poder conocer con certeza lo que se haya detrás de la misma.Por un lado, este criterio de negar estas nuevas formas de relación son aceptadas con el fundamento de la poca seguridad que genera llevar una relación de este tipo(a través de redes sociales, por ejemplo, facebook,twitter,whatsapp, etc). Pero por otro lado debe ser comprensibles para las personas adultas estas nuevas formas de socializacion, debido a que los tiempos han cambiado y con el muchas de las costumbres.
  • Jóvenes: En cambio los jóvenes lo ven de manera natural, ya forma parte de sus vidas tener una vida social virtual donde pueden comunicarse con las personas que deseen. En general, no les importa la seguridad de exponer informacion en publico para cualquier observador.

INFLUENCIA DE LA MODA EN LA POSMODERNIDAD

Hoy en día, los jóvenes se encuentran expuestos ante un bombardeo mediático constante. El cual les inculca un sistema de aspiraciones que va desde la búsqueda de una estatus social alto, hasta el como se supone que se deben ver.

La mayoría de los jóvenes hacen de manera inconsciente solo para ser aceptados por algún grupo social y lo mayor influencia tiene en estas acciones.

Por qué los adolescentes se sienten tan atraídos por la “moda”? ¿Por qué buscan maneras extravagantes de vestir y de actuar? Esto no es asunto privado de la época actual, ya que una característica distintiva de los adolescentes de todas las épocas, ha sido la necesidad de encontrarse a sí mismos, de descubrir su identidad.

Para lograrlo, se dejan seducir por las modas, ya que a través de ellas, tratan de marcar una clara diferencia entre su mundo y el de los “niños”, del cual sienten haberse desprendido.

Pero también entre su mundo y el de los adultos, a quienes ven como dinosaurios, aferrados a costumbres y a maneras de pensar y de actuar a años luz de donde los adolescentes se sienten ubicados.

El adolescente trata de experimentar, y para ello prueba diferentes caminos, explora formas de ser, actuar y expresarse, hasta que encuentra aquellas con las que se siente cómodo y con las cuales se identifica. Esto constituye un proceso normal y necesario.

Para los adolescentes de hoy, ese proceso de búsqueda y de experimentación con las cosas que están de moda, se ha complicado, puesto que en ninguna época anterior, había tenido a su alcance tantas opciones.Ese proceso de experimentación y de búsqueda en el que tarde o temprano todos los jóvenes se ven enfrascados, puede resultar angustioso y estresante para los padres, ya que los adolescentes suelen manifestarse rebeldes, temperamentales y malhumorados durante ese proceso de reafirmación de la propia identidad.

Lo que más desconcierta a los padres durante esos períodos, es el hecho de que las manifestaciones de la personalidad, los estilos en el vestir y las amistades, cambian frecuentemente y los períodos de tensión que dichos cambios generan, son tan impredecibles, que pueden durar unas cuantas horas, o prolongarse por meses.

Opinion

Nosotros creemos que la mejor manera de uno llegar a la felicidad, es llevandola a cabo a traves de las cosas que nos gustan. Siempre en nuestro entorno va haber alguna/s persona que querran imponer prescencia tratando de imponer lo que a ellos les parece bueno en cuanto a lo que a ellos les gusta, pero ante estos personajes cotidianos recomendamos ignorarlos y realizarnos de manera que nos sintamos lo mejor posible con la total originalidad de cada uno y sin verguenza;

La manera de descubrir nuestros gustos o acercamientos a ciertas cosas es mediante la prueba y/o experimentacion, tanto de situaciones como de ropas de marca o no..

Cultura de excesos: Trastornos alimentarios

La bulimia, la anorexia y otros trastornos de la conducta alimentaria se han convertido en los últimos años en un importante problema sanitario de graves consecuencias. Cada vez hay una mayor incidencia de estos desórdenes asociados a la comida y a la imagen corporal que, además, aparecen a edades más tempranas e, incluso, aunque en menor proporción, afectan también al sexo masculino.

Estas enfermedades representan un problema social de primer orden que origina secuelas tanto físicas, como sociales y psicológicas y que afecta, no solo a la persona diagnosticada, sino a su familia y a su entorno más próximo. Para abordar la actualidad de esta enfermedad, que se ha convertido en la principal causa de enfermedad entre los jóvenes y una de las principales causas de muerte

La búsqueda de la identidad a través del cuerpo, que se convierte así en un proyecto de comunicación y de éxito con la delgadez como clave de belleza, es la base de un problema.

En los últimos años, la salud se ha convertido en un concepto estético que ha inducido a diversas creencias erróneas, provocando la aparición de nuevos trastornos como la ortorexia o la vigorexia que, aunque no son propiamente trastornos alimentarios, sí que están relacionados con la cultura del culto al cuerpo.

La vigorexia se caracteriza por una distorsión en la percepción de la propia imagen, la padecen en su mayoría hombres que tienen una obsesión por su físico.Al contrario de los anoréxicos o bulímicos, estos chicos no se ven obesos sino muy delgados lo que los impulsa a pasarse el día entero en el gimnasio buscando desarrollar un cuerpo de proporciones inverosímiles, además para aumentar su masa muscula.

La ortorexia es un trastorno que se caracteriza por la obsesión de comer sólo la comida que el enfermo considera sana, como consecuencia llevan una dieta muy pobre en nutrientesya que el afectado en general no tiene conocimientos de nutrición humana, ni de cómo elaborar un menú equilibrado.

Se advierte del peligro de los mensajes que la sociedad transmite a los jóvenes y que se traducen en conductas de riesgo como el alto porcentaje de adolescentes de entre 12 y 18 años que hacen dietas con intenciones estéticas y sin control médico. La industria del adelgazamiento, el llamado 'Body Business' está en la base de este problema que se ha convertido en una enfermedad social y cultural.

Prevención peligrosa

La experiencia ha demostrado que la prevención, necesaria para evitar el riesgo de sufrir estos trastornos, debe llevarse a cabo con la máxima cautela para no causar justo el efecto contrario al deseado. Vicente Turón recordó que algunos de los programas educativos dirigidos a concienciar sobre los trastornos alimentarios han generado nuevos enfermos de anorexia y bulimia, que han imitado las conductas minuciosamente relatadas.

Por este motivo, el especialista aboga por prevenir en positivo fomentando conductas sanas y saludables. Además, explicó que la prevención se puede hacer desde la propia familia. Recomendó también no estigmatizar ningún alimento.

Igualmente explicó que la enfermedad se puede prevenir favoreciendo los aspectos de maduración personal del individuo «hay que conocerse y aceptarse», dijo. En este sentido dijo que hay que educar a los jóvenes para que comprendan que «uno no puede ser lo que quiere sino que es lo que puede.

Opinion

Si bien no podemos establecer una medida regular para todos los casos, lo primero que nos surge para combatir contra estas enfermedades, es promocionar la divulgación mediante los medios masivos de las precauciones,indicios y/o consecuencias de las mismas, promoviendo asi la visita a los centros de atención medica para un correcto seguimientos de los pacientes con sus dietas respectivas.

Creemos que esto surge a partir de la importancia que tienen las personas en cuanto a su aspecto fisico en la actualidad, existe mucha discriminación de este tipo y muchas personas, jovenes en su mayoría, que necesitan de tener una buena imagen corporal para ser aceptado socialmente. No estamos de acuerdo con esta manera de ver a las personas, nos parece algo inmoral , pero si creemos que la sociedad debe salir adelante y volver a los valores en los cuales no importaba la imagen de las personas sino lo que son como personas en si, sus actitudes , valores, comportamientos, acciones, etc.

ADOLESCENCIA y POSMODERNIDAD

Se genera un fenómeno particular con los adolescentes en la medida en que la posmodernidad propone a la adolescencia como modelo social, y a partir de eso se adolescentiza a la sociedad misma.

“La adolescencia ha dejado o está dejando de ser una etapa del ciclo vital para convertirse en un modo de ser que amenaza por envolver a la totalidad del cuerpo social.”

En la modernidad se aspiraba a ser adulto, la infancia se consideraba una especie de larga incubación en la cual nada importante ocurría, en la que el afecto y la contención venían de los padres y permitían reunir un caudal educativo y afectivo que facilitaba enfrentarse con lo importante de la vida, la vida adulta. La niñez se vio revalorizada desde el psicoanálisis cuando describió la génesis de la normalidad o la neurosis justamente en etapas tempranas de desarrollo. Es posible que el péndulo haya quedado, a partir de entonces, inclinado hacia el niño pequeño.

Hoy los adolescentes ocupan un gran espacio, y la escuela secundaria los ve pasar sin tener en claro que hacer con ellos. Aparece socialmente un modelo en el que se supone que hay que llegar a la adolescencia e instalarse en ella para siempre. Define una estética en la cual es hermoso lo muy joven y hay que hacerlo perdurar mientras se pueda.

El adulto deja de existir como modelo físico, se trata de ser adolescente mientras se pueda y después viejo; no sólo se toma como modelo el cuerpo del adolescente, también su forma de vida.

Sería justamente la era posindustrial la que ha permitido desarrollar y extender la adolescencia, si no a todos, a buena parte de los jóvenes. Los jóvenes pertenecientes a sectores de bajos ingresos o campesinos quedan fuera de este proceso (por el trabajo o la paternidad temprana). Pero en los sectores medios urbanos la adolescencia se constituye como un producto nuevo, no ya un rito de pasaje o iniciación, toda una etapa de la vida con conflictos propios.

En la sociedad actual, los jóvenes no esperan el momento de vestirse como sus padres, son los padres los que tratan de vestirse como sus hijos.

Se produce así una época en la cual las responsabilidades se postergan mientras se disfruta de comodidades, una prolongación de lo bueno de la infancia con la libertad de los adultos, un estado casi “ideal”.

Hoy podríamos definir a los adolescentes como a un grupo que va desde los 12, 13 ó 14 años hasta un punto impreciso que puede llegar hasta los 18 a 23 y más, momento en el cual consiguen formar parte de la sociedad adulta a través del trabajo, de la propia madurez y del reconocimiento por parte de los mayores.

Los duelos en la adolescencia

Para Arminda Aberastury, la adolescencia debía realizar, como tareas propias, tres procesos de duelo, los que se han dividido en tres etapas:

1. La negación, el sujeto rechaza la idea de la pérdida.

2. La resignación, en la que se admite la pérdida.

3. El desapego, en la que se renuncia al objeto.

Para Aberastury, el adolescente tenía que superar tres duelos para convertirse en adulto:

El duelo por el cuerpo infantil, el adolescente sufre cambios importantes en su cuerpo, que llega a sentir como ajenos, externos.

El duelo por el rol y la identidad infantiles, perder su rol infantil le obliga a renunciar a la dependencia y a aceptar responsabilidades.

El duelo por los padres de la infancia, aceptar sus debilidades, renunciar a su protección.

Aberastury añade un cuarto duelo, el de la pérdida de la bisexualidad de la infancia en la medida en que se madura y se desarrolla la propia identidad sexual, puesto que la ambigüedad sexual no sólo no es desdeñada, sino, por el contrario, es una característica apreciada en nuestra época, en que ir a los boliches gay y tener relaciones homosexuales además de heterosexuales, forma parte de las aspiraciones de muchos adolescentes, que, a lo único que escapan, es al real compromiso con su pareja. Sea como sea, la "clara identidad sexual" que se esperaba que adquiriera el individuo al llegar a la adultez ha perdido mucha claridad.

La pérdida que debe aceptar el adolescente por el cuerpo es doble, por un lado la de su cuerpo de niño cuando los caracteres sexuales secundario lo ponen ante la evidencia de su nuevo status y por otro la aparición de la menstruación en la niña y del semen en el varón, que les imponen el testimonio de la definición sexual y del rol que tendrán que asumir, no solo en la unión sexual con la pareja sino en la procreación. Esto exige el abandono de la fantasía de doble sexo implícita en todo ser humano como consecuencia de su bisexualidad básica. Este collage aparece también en su personalidad. No quiere ser como determinados adultos (sus padres) y busca nuevos ideales, pero en esta búsqueda queda desamparado.

El adolescente se plantea el problema ético, busca nuevos ideales y lucha por conseguirlos. Esta crisis total encuentra solución transitoria refugiándose en la fantasía, en el mundo interno.

Nuestros adolescentes en la posmodernidad

Este es un resultado de un estudio realizado por un grupo de investigadoras del CONICET. Se destaca en el mismo, que en boca de los propios interesados se descalifica el conflicto adolescente.

La sexualidad: todos los encuestados manifiestan tener información sobre la sexualidad, un 30% manifiesta haber tenido relaciones sexuales; ninguno hace comentarios espontáneos sobre la homosexualidad (el 72% la considera una enfermedad). Los padres son quienes mayoritariamente hablan con sus hijos de la sexualidad.

La afectividad: definen al primer amor como a un vínculo breve, superficial, exhibicionista.

Modelos de identificación: El 47% respondió que no admiraba a ninguna persona; si generaciones anteriores tomaban ya como modelo a los actores y actrices, esto sigue ocurriendo. El fin del siglo XX no propone modelos individuales sino colectivos, pronostica el culto a la agrupación y la vuelta de la lucha por las grandes causas ligada a asociaciones humanitarias.

Vínculo con los padres: si bien hay un cuestionamiento de los adolescentes con respecto a lo cotidiano de la vida familiar, no lo hay respecto a valores básicos de los padres, lo cual es coincidente con los datos de otros estudios.

Publicidad de Skip, 2013. Andrea Frigerio

Opinión

Hoy en día, la etapa adolescente se ha alargado porque se considera más cómodo no tener responsabilidades y mantenerse en esa figura joven. Estos duelos no quieren ser alcanzados por la persona de edad adulta. Hay mas padres que se visten como sus hijos que hijos que quieren llegar a ser adultos. Tal como esta publicidad lo demuestra la madre se quiere vestir igual que su hija.

Sexualidad y medios de comunicación

En la actualidad los padres son conscientes de que estos causan un enorme impacto en el desarrollo sexual de los niños. Pero lamentablemente, las creencias y costumbres que recorren, sobre todo, la televisión con su gran poder persuasivo, no siempre son éticas.
Hay situaciones que los adultos pueden diferenciar como fantasía porque tienen capacidad de discernir entre la ficción y la realidad, pero que confunden a los niños de diez años o menos y plantan las semillas de poderosos sistemas de creencias que pueden perjudicar luego, sus relaciones adultas.
Desde las series de televisión, las telenovelas, los programas cómicos, las propagandas con sus avances sin respeto por horarios de protección al menor, se explota la sexualidad sin ningún reparo, es más, la muestra asociada a la burla, la grosería, la falta de respeto, la violencia.

Lo que se debería hacer -cuando los niños ya son más grandes- es utilizar los programas televisivos como motivos disparadores de diálogo que deje por sentado cuáles son las creencias familiares respecto al tema, qué es lo que desde la familia se rescata como positivo y qué cosas vulgarizan, o perjudican a las personas.
Sin duda, estos momentos son propicios para expresarles opiniones y conceptos sobre temas importantes como las drogas, el alcohol y el sexo, teniendo siempre en cuenta que las acciones de los progenitores, dirán mucho más que las palabras.
Es importante que los chicos puedan comprender que una censura bien intencionada por parte de sus padres no es una muestra de autoritarismo, sino que es una manera de protegerlos de lo que ellos consideran una influencia nociva. Explicarles que así como no se relacionan con cualquiera, no dejan entrar a su casa a cualquiera, la televisión también es una puerta abierta al mundo, y ellos deben decidir qué cosas dejan ingresar y cuáles no.
Pero antes de que ellos se formen este juicio crítico, deben ser contenidos y educados por sus padres que sí tienen la responsabilidad y el criterio adecuado de decidir qué es lo que les conviene y explicárselo a los niños, mediante un diálogo sereno y sincero que logre llegar a la comprensión y al sentimiento.

Superficialidad

¿Cuál es el modelo corporal de estos tiempos? ¿Cuáles son los ideales y valores del siglo XXI? ¿Cómo influye la eterna mirada sobre uno mismo y el narcisismo permanente de estos tiempos en nuestros jóvenes? ¿Porqué las patologías alimentarias son uno de los síntomas de la posmodernidad?

La obesidad es la enfermedad crónica de origen multifactorial prevenible que se caracteriza por acumulación excesiva de grasa o hipertrofiageneral del tejido adiposo en el cuerpo; es decir cuando la reserva natural de energía de los humanos y otros mamíferos, almacenada en forma de grasa corporal se incrementa hasta un punto donde se asocia con numerosas complicaciones como ciertas condiciones de salud o enfermedades y un incremento de la mortalidad.

La obesidad está siendo considerada como uno de los mayores problemas para lasalud pública de nuestro tiempo. El modelo norteamericano de alimentaciónurbana, ejemplificado en las cadenas de comida rápida, se ha extendido por todo elmundo, trasladando fuera de sus fronteras la preocupación por la gordura y suconsideración como una patología de graves consecuencias.

Nueva sociedad, nueva realidad nutricional

Relacionar niños gorditos y buena salud es un gran error.

La obesidad infantil es sinónimo de una mala nutrición y se trata de un proceso metabólico en el que se produce una acumulación de grasa excesiva en relación con el promedio normal para la edad, sexo y talla del menor. De esta manera, si un niño tiene un exceso en más del 20 por ciento del peso que le corresponde a su estatura, hablamos de un niño obeso. La mayoría de los especialistas coinciden a la hora de enumerar las causas del sobrepeso y la obesidad en los niños.

En primer lugar reconocen que la ingesta calórica es un acto voluntario sometido a influencias ambientales, socioculturales y genéticas.

En segundo lugar, todavía se percibe cierta obsesión de algunos padres para que el niño coma mucho y festejan acontecimientos o premian a sus hijos con comida "chatarra".

El origen de los trastornos alimentarios se remonta a 1870 cuando dos médicos, Gull en Londres y Lasegue en París, mencionaron dos casos de anorexia histérica, otorgándole un componente tanto psíquico como médico y señalando que en sus pacientes existía una negación perversa a comer.

Pero el nacimiento del trastorno se refleja como un caso aislado, es a partir de la segunda mitad del siglo XX que la anorexia y la bulimia alcanzan su masividad. Ya a principios de la década del ´80 comienzan a abrirse unidades de trastornos de la alimentación en hospitales públicos, centros de día y asociaciones de familiares de afectados. Los medios de comunicación comenzaron a hacerse eco y el debate sobre los nuevos modelos corporales alcanzó a la sociedad entera.

Entonces, más allá de la sintomatología médica y psíquica que describe a los trastornos alimentarios, ¿cuál es el componente social? ¿Qué define a una sociedad cuyos jóvenes desean y enferman por un modelo corporal tan absurdo como imposible?

El análisis pone el foco en el nuevo panorama social en relación al goce. ' El goce contemporáneo se caracteriza por prescindir del Otro. La pulsión ya no va a recorrer ese camino a través de pasar por el Otro para ir en busca del objeto perdido, sino que recurre directamente a la sustancia', resalta la investigación. El decir, la vuelta sobre uno mismo se hace tan excesiva que el propio espejo distorsiona, altera la imagen corporal y fragmenta el estado psíquico.

Así, los trastornos alimentarios son un síntoma de la postmodernidad, de una nueva generación que se educa en torno a valores como el individualismo y el narcisismo que conllevan acciones autodestructivas. Pero en este camino de inculcar una salud física y mental saludable, los adultos deben intervenir en educar a sus hijos y trasmitirles valores como la solidaridad, la importancia de otro y cambiar la mirada constante sobre uno mismo para mirar a su alrededor.

Comment Stream