Especialización Docente de Nivel Superior en Educación y TIC
Seminario de Evaluación

Devolución colectiva del foro de la clase 4:
La Retroalimentación como Derecho

Retrocedamos algunos pasos….

Como habrán visto a lo largo de este recorrido, la propuesta de este seminario fue recursiva e involucró mirarnos y volver a mirarnos. Por lo que para poder acercarnos a las contribuciones del foro de la clase 4, miremos hacia el pasado….

En la clase 1, abordamos la evaluación como relato, nos narramos en situaciones de evaluación. Nos dimos cuenta que la evaluación es una construcción subjetiva y cultural que pone en tensión la idea de control, acreditación y conocimiento. En la clase 2, consideramos la evaluación como problema para pensar la inclusión digital. En esta clase, participaron de un cuestionario, luego del cual, las nociones sobre la evaluación como sistema de distribución desigual de poder y mecanismo de control social se materializaron en las calificaciones que obtuvieron y problematizaron la idea de las “fabricación de jerarquías de excelencia” (Perrenoud, 2008). En la clase 3, miramos la evaluación como problema didáctico atravesado por dilemas morales, epistemológicos, conceptuales, cognitivos y metodológicos que intervienen en la evaluación cuando se trata de acciones de enseñanza mediadas por las TIC.

Ahora nos encontramos finalizando la clase 4 en la cual reflexionamos sobre el concepto que plantea Anijovich (2010): la retroalimentación como proceso de regulación de los aprendizajes y la enseñanza. En el foro de esta clase abordamos tres interrogantes que resumen una gran parte de nuestra trayectoria en este seminario.  

¿Qué cambios han producido en usted las retroalimentaciones recibidas en este seminario?

La mayoría de ustedes detalló cambios en su proceso de aprendizaje y en su práctica docente. Entre los cambios que notaron en su proceso de aprendizaje, destacan una mayor compresión y reflexión sobre los contenidos abordados, y la revisión de sus propias producciones al contrastarlas con las de sus compañeros – “otro cultural”. Por otro lado, las retroalimentaciones también tuvieron un gran impacto en la práctica docente ya que como nos señala la compañera Camila Lumbreras Ríos, “nos invitó a repensar y rectificar ciertos conceptos para mejorar y modificar sus prácticas de evaluación”.

En sus respuestas, se evidencian los procesos de objetivación que nos permiten distanciarnos de nuestras prácticas, reflexionar sobre éstas y desfamiliarizarnos de los formatos escolares y roles docentes aprendidos por observación en situación de alumnxs.

Otros compañeros consideraron el impacto de las retroalimentaciones no sólo en la construcción de conocimiento sino también en la dimensión emocional de la evaluación. Varios de ustedes mencionan como las retroalimentaciones los acercarona la experiencia del alumno durante la evaluación (las expectativas, los nervios, etc.). Una gran parte de los comentarios se centró en las características positivas de la retroalimentación, la apreciación global de la tarea realizada, la forma sintetizada, ordenada y categorizada de las contribuciones, la naturaleza “abierta” y participativa, la propuesta de aprendizaje constante, la evaluación como un continuo…. Para otros compañeros, las retroalimentaciones les sirvieron no tanto para modificar prácticas sino para sostenerlas, afianzarlas o teorizarlas (Lerda, María Cristina; Peralta, Erica Silvana; Juarez, Mirta del Valle). Algunos de ustedes se centraron también en como las retroalimentaciones les permitieron repensar el error como “movilizador en la construcción de los aprendizajes, ya no como un fabricador de fracasos” (Padula, Jessie). Sin embargo, esta visión del error como algo sancionable pareciera ser la creencia más arraigada en nuestra cognición docente y la más difícil de revertir a pesar de los cambios que producen las TIC en torno al conocimiento y las formas de pensamiento. Como nos explica Alicia Zamora, “estamos acostumbrados a la linealidad del conocimiento, al orden, a las certezas, a las jerarquías, donde el “no saber” y “el error” nos paralizan y nos estigmatizan”.

¿Qué valor aportaron las TIC en el proceso de aprendizaje?

La mayoría de ustedes destaca el rol fundamental de las TIC para potenciar el proceso de aprendizaje y formas de evaluación formativa siempre que estas decisiones partan de objetivos claros. Además, señalaron que las TIC pueden promover la participación más horizontal y democrática y una pedagogía más igualitaria que apueste a la inclusión y atienda a la diversidad; para flexibilizar las prácticas de enseñanza y transformar la clase expositiva; para facilitar la interacción, la expresión creativa y la desinhibición; para incentivar el trabajo colaborativo; para motivar, movilizar e involucrar los sentidos; para compartir y producir conocimiento.

Algunas cuestiones en torno al carácter estructural de los cambios que han producido las TIC no entraron en la discusión….

Es necesario pensar además el rol de las TIC en el marco de la “globalización asimétrica” para entender la exclusión que pueden provocar más allá del acceso al “aparato tecnológico”. Existe una brecha digital que excluye no sólo desde la falta de acceso a los equipos sino también desde la falta de acceso a los nuevos lenguajes y códigos que han convertido en contenidos que requieren un proceso de alfabetización esencial para el ejercicio de nuestros derechos como ciudadanos.

¿Qué valor aportaron las obras de arte a su proceso de aprendizaje? ¿Nos leemos?

La mayoría de ustedes destacó que las obras de arte tuvieron un gran impacto en su recorrido por este seminario porque guardaban una profunda relación con el tema de cada clase (Camila Lumbreras Rios); provocaron una mayor valorización del lenguaje visual (Camila); ayudaron a comprender y relacionar conceptos “abstractos” (Lewtak, Evangelina Mariel; Maria Del Carmen); “descontracturaron lo formal del proceso” (Locirero, Lilia Estela); generaron un “un análisis desde el interior, desde los sentimientos” (Locicero, Lilia Estela) “nos permitieron abrir los ojos al arte, sensibilizarnos y dejarnos transformar” (Zamora, Delia Alicia) “permitieron ver" lo que desde otro lugar "no vemos" (Lerda, María Cristina).

Algunos de ustedes pudieron relacionar la inclusión de las obras de arte como parte de una estrategia de “enseñanza poderosa”. Alicia Zamora nos comenta en su lectura de Maggio (2012), “para que la enseñanza deje marcas que perduren, debemos pensar la enseñanza desde la emoción. …La imagen, el lenguaje audiovisual y las artes son caminos ineludibles para lograrlo”

Mientras que Jessie Padula reconoce que “por lo planteado por mis compañeros y por los aportes teóricos de la clase 4, entiendo que las obras de arte apuntaron a las emociones, tratando de conmover y así lograr una enseñanza poderosa” pero nos advierte que “no puedo afirmar que sea mi caso, ya que tengo una forma de pensar tan esquemática, lógico-matemática, que el arte en la pintura como expresión no causa ninguno de esos efectos en mi”.

Este comentario debería llevarnos a pensar nuevamente en la cuestión de la diversidad y de los múltiples estilos de aprendizaje de nuestros alumnos. Como señala Maggio, la enseñanza poderosa también pone su mirada en el presente, en cada grupo de alumnos particular, en cada contexto, cada clase. No solo sería nuestra responsabilidad ética seleccionar diversos lenguajes para “responder a las transformaciones de orden epistemológico que se están sucediendo a nivel sociocultural” (Roldan, 2014:2), sino también atender a la complejidad de adaptar y acercar múltiples lenguajes a diversos contextos.

Para ir terminando esta devolución, comparto con ustedes el siguiente video de una conferencia de Miguel Ángel Santos Guerra.

¿Cómo seguimos?

Como suele suceder cuando cualquier escritor relee su texto, es posible que hayan identificado algunos argumentos que podrían ser reformulados, ampliados o ejemplificados. ¿Pueden visualizar algunos? ¿Podrían reescribirlas? ¿Qué agregarían?

Si coincidimos con Roldan (2014:4) en que para poder revisar los resultados y/o desempeños hacia atrás y, al mismo tiempo, tender a una mejora en el futuro, es necesario dar continuidad al proceso de retroalimentación, entonces les propongo que realicen las siguientes tareas opcionales:

En el foro de retroalimentaciones de esta clase, escriban una observación o comentario que les haya generado esta devolución, o la relectura de una contribución de un compañero. Esta “multiplicación” puede ser verbal o no-verbal (una imagen, un video, música).

Si mediante la narrativa “construimos, reconstruimos, en cierto sentido hasta reinventamos, nuestro ayer y nuestro mañana (Bruner, 2002:130)”, ¿podrían volver a narrar su relato de la clase 1, reinventándolo y transformándolo en un examen que evidencie una enseñanza poderosa y una evaluación al servicio de los aprendizajes?

Bibliografía

Anijovich, R. (comp.) (2010). La evaluación significativa. Buenos Aires: Paidós.

Perrenoud, P. (2008). La evaluación en el principio de la excelencia y del éxito escolares. En La evaluación de los alumnos. De la producción de la excelencia a la regulación de los aprendizajes. Entre dos lógicas (pp. 29-50). Buenos Aires: Colihue. Extraído el 7 de agosto de 2013

Roldán, Paola. (2014). Clase N° 1: Evaluación como relato. Seminario 1: Evaluación. Especialización docente de nivel superior en educación y TIC. Buenos Aires: Ministerio de Educación de la Nación.

Roldán, Paola. (2014). Clase N° 2: Evaluación como problema para pensar la inclusión digital. Seminario 1: Evaluación. Especialización docente de nivel superior en educación y TIC. Buenos Aires: Ministerio de Educación de la Nación.

Roldán, Paola. (2014). Clase N° 2: Evaluación como problema para pensar la inclusión digital. Seminario 1: Evaluación. Especialización docente de nivel superior en educación y TIC. Buenos Aires: Ministerio de Educación de la Nación.

Roldán, Paola. (2014). Clase N° 4: Evaluación y tecnologías digitales. Seminario 1: Evaluación. Especialización docente de nivel superior en educación y TIC. Buenos Aires: Ministerio de Educación de la Nación.

Comment Stream