El tutor virtual en la educación a distancia

En entornos virtuales, el tutor actúa de intermediario entre contenidos y estudiantes, facilita el aprendizaje, comunica, orienta, acompaña fomentando un ámbito de autonomía, responsabilidad y respeto. Una de las principales funciones del tutor virtual y la más importante es actuar como puente comunicador en comunidades de aprendizaje a distancia. Es un guía y un orientador de procesos y actividades, así como mediador entre miembros de la comunidad.  Es muy importante destacar la función comunicativa del tutor, dado que se trata de la principal herramienta en una comunidad virtual en la que el medio de comunicación es escrito y asincrónico. Por lo tanto, resulta fundamental para lograr un proceso de aprendizaje adecuado.

Roles y funciones

Las funciones del tutor son tres: la psicosocial, la académica y la organizativa. Por un lado, la función psicosocial se relaciona con su el rol orientador y de guía en la conformación de grupos y contención de alumnos. El tutor es quien comunica y verifica que se comprendan instrucciones y contenidos del curso. A su vez, el tutor debe habilitar el grupo de trabajo colaborativo, es decir, estimular y fomentar el trabajo en equipo promoviendo la interacción. Es quién debe actuar como mediador entre partes que pudieran entrar en conflicto, de modo de que ambas logren sus objetivos. Asimismo, la socialización resulta muy importante en aras de crear una comunidad virtual de aprendizaje que dé lugar a la creación de vínculos entre los alumnos, que a lo largo del curso habiliten espacios de análisis y reflexión, además de fomentar el desarrollo y evitar que los alumnos abandonen sus estudios.

La función académica tiene que ver con los objetivos de aprendizaje del curso, y las acciones tendientes a que los alumnos lean el material y realicen las tareas acordadas. El tutor se encarga de que se encuentren disponibles y accesibles para los alumnos. Haciendo uso de su competencia comunicativa, el tutor debe informar y explicar los materiales del curso y diseñar actividades que fomenten los procesos de enseñanza y aprendizaje, teniendo en cuenta la diversidad de alumnos. El tutor es quién responde a preguntas y dudas, tratando de aclarar la información y animando a otros alumnos a colaborar en las respuestas. En este aspecto también encontramos la temática de la evaluación. El tutor es quien debe evaluar a los alumnos, incluyendo el trabajo colaborativo, la participación y su desempeño general. Debe actuar como guía en foros y debates, habilitando espacios de análisis y reflexión.

El rol docente del tutor como facilitador, orientador y colaborador habilita el espacio de aprendizaje donde los alumnos puedan familiarizarse con los contenidos y acceder a las actividades. Es importante además el rol de soporte del tutor para ayudar al alumno durante la realización de las tareas, orientando durante trabajos grupales y contribuyendo también a los procesos de autoevaluación. El seguimiento de los alumnos en el aprendizaje virtual es muy importante. Encontrar la forma de mantenerse en contacto y proponer estrategias de motivación, así como ayudar a los alumnos a aprender y a resolver, en algunos casos, problemas técnicos.

La función organizativa tiene que ver con un aspecto administrativo, donde el tutor indica con claridad las pautas de trabajo y los plazos, el cronograma de fechas importantes, como entrega de trabajos, intercambios en foros y explica lo que se espera de los alumnos en el transcurso del curso. Esta función también implica un conocimiento técnico. El tutor debe estar familiarizado con la tecnología y con las plataformas de aprendizaje a distancia. Y debe introducir pautas de trabajo y respeto en entornos electrónicos. Debe tener competencias tecnológicas para contribuir a la solución de problemas de alumnos que tengan inconvenientes de esa índole para completar sus actividades.

otros aspectos importantes

Con respecto a la evaluación, se debe hacer hincapié en la orientación y guía del tutor a lo largo de un módulo de aprendizaje. Es de fundamental importancia a la hora de evaluar a los alumnos, pues el apoyo que brinda el tutor es lo que habilita al estudiante para la realización de las actividades. El diseño de los instrumentos evaluativos es muy importante en estos entornos, ya que muchas veces al no ser presenciales, pueden limitarse a pocas opciones. Es por ello que la retroalimentación es muy importante en este tipo de entornos. El tutor también debe interceder a fin de lograr la autoevaluación y autonomía de los alumnos, de modo que aprendan a evaluarse y con el tiempo ganen más independencia para analizar sus propias prácticas.

Por este motivo, la formación del tutor también es imprescindible. Deberá tener diversas competencias y conocimientos en el área de educación a distancia y virtual. Así como formación y competencias en el área de evaluación y supervisión de aprendizajes en línea y un excelente dominio de los entornos virtuales.

Por último, esto también nos lleva al aprendizaje colaborativo. El grupo y sus interacciones potencian las capacidades individuales. Se produce una construcción social del conocimiento, que da lugar a una reflexión, análisis y negociación de sentidos. Los alumnos contribuyen al logro de un objetivo en común. En un primer lugar, se trata de su aprendizaje y compromiso social como agente de cambio. Pero también involucra aspectos más personales como el desarrollo profesional y la capacitación continua, como aspectos muy positivos. Las comunidades virtuales y el aprendizaje colaborativo también constituyen una ampliación del aula, la creación de un espacio en común, donde se produce un aprendizaje muy importante, que está a disposición de personas provenientes de diversas áreas y lugares. Por lo que la experiencia, si se realiza con responsabilidad y compromiso, con un tutor que respete todas sus funciones y promueva el bienestar de la comunidad y sus alumnos, resulta en un aprendizaje inclusivo, profundo y enriquecedor.

En lo relativo a mis propias competencias para el rol de tutor virtual. Debo reconocer que las funciones organizativa y técnica me resultarían sencillas ya que estoy muy adaptada a entornos virtuales debido a mi trabajo primario. Además, cuento con formación docente para abordar las tareas relativas al aspecto académico. Con respecto al aspecto psicosocial, considero que debido a lo que hemos tratado en el curso, he reflexionado y analizado mucho esta función, que no parece distanciarse mucho del rol de un docente en una clase convencional, a excepción de los espacios y tiempos virtuales que son muy diferentes. Más allá de lo que podamos aprender sobre las funciones del tutor, considero fundamental obtener experiencia en este sentido. Únicamente a través de la práctica, abordando, analizando y resolviendo diversos casos  y situaciones podemos realmente aprender a desempeñarnos efectivamente como tutores.

Bibliografía

  • Módulo Unidad N° 1: Tutoría. Educ.ar. 2014.
  • Módulo Unidad N° 2: Tutoría. Educ.ar. 2014.
  • Documento de Trabajo, Clase 2, Grupo 3, Aula 1

Comment Stream

2 years ago
0

Muy bueno Teresa!