Cerezo- Capítulo 1

''Otra vez...''

-Naoki-chan~

-¡C-cuidado, Yuki!

Ella, ignorando mi advertencia, salta sobre mí y me abraza, haciéndonos caer a los dos.

Mis papeles, cuidadosamente ordenados, ahora están desparramados por todo el suelo.

-¡Yuki-chan!

-Hehe... Lo siento, Naoki. Yo te ayudo.

Yuki recoje parte de mi trabajo, el cual tiene que ser entregado después del almuerzo.  Gateo un poco por el suelo, tomando las hojas restantes. Yuki cuenta las hojas y me informa

-Son veinte páginas, Naoki-kun.

-¿Veinte? A ver, dame eso.

Le arrebato las hojas de las manos y confirmo que es verdad: son veinte hojas.

-Mi trabajo original tenía treinta páginas... ¡¿Qué pasó?!

Enojado, reviso debajo de las mesas y sillas. En un momento, me agacho para verificar que no están ahí.

-¡Ah!

-Naoki ¿Qué haces tirado ahí?

Alguien me ha pateado en la espalda, haciéndome golpear contra la silla.Es el estúpido de Souta... ¡¿Por qué me maltrata así?! No hay razón para que me odie...

-¡Eh, tú! ¿¡Qué crees que haces?!

-Oh ¿Éste es tu trabajo?

Souta muestra las diez páginas restantes de mi trabajo. Tengo que sacárselas cuanto antes.

-¡Baka, déjalo en paz!

-¿Tú me vas a hablar, niñata?

Souta sonríe con arrogancia. No soporto ver esa expresión suya...

-¡Dámelo! ¡Si no has hecho el trabajo, puedo ayudarte con el tuyo entonces!

-De acuerdo.- Souta me entrega el trabajo junto con otras hojas. -Gracias. Cuando quieras, lo empiezas...

Me sorprendió su comportamiento, ya que en otras circunstancias, él hubiera copiado mi trabajo.

Aunque si lo pienso, el final es el mismo.

...

-Naoki-chan ¿Vamos a almorzar juntos? Traje algunas galletas... ¡Ah, y también traje mochi! ¿Quieres?

Sonrío al observar a Rey. Él tiene las manos ocupadas con libros... está haciendo el trabajo. Prometí almorzar con él este día

-Sí, gracias. Yo traje onigiri.- Agarro su bolso y lo pongo sobre la mesa. Saco mis comestibles que, en realidad, ni siquiera me gustan.

-¡Me encantan los triángulos de arroz~! ¿Puedo?

-Los traje para tí, Rey-kun. Toma.

Rey deja sus libros y come el onigiri, satisfecho.

-¿Enserio? Muchas gracias, Naoki-chan. ¿Por qué no te gustan?

-Ehm... en realidad, hace mucho que no los como. Solo recuerdo que los comí a montones cuando tenía siete años, y tuve terribles pesadillas.

Rey se ríe con simpatía. Me acomodo el cabello y continúo

-...En serio. Solo por eso dejé de comerlos.

-Vamos~ ¡Son deliciosos!

-¿Me lo dices a mí? De niño me encantaba el onigiri...

-Aún no dejas de ser un niño.

-¿Por qué lo dices? Está bien, tengo dieciséis años y soy menor, pero...

-No dejas de tener la misma estatura que a los 12 años, haha~

-¿Otra vez con eso?

Rey-kun suele burlarse un poco de mi altura, ya que soy un poco bajo. Mi estatura es de 1,60 y, frente a él, soy una hormiga ya que Rey mide 1,80.

De todas formas, no me molesta que él se burle de vez en cuando, sé que no lo hace con intenciones de herirme.

-En fin ¡Come! Al fin y al cabo, los trajiste tú.

-Ah... de acuerdo.

Inesperadamente, Rey acerca el comestible a mi boca

-¡El avioncito~!

-...

-Naoki-kun, estás completamente rojo. Cuando eras más joven te gustaban estas cosas.

Rey sonríe, y yo, simplemente mastico el onigiri intentando no reír al recordar mi infancia.

-----------

FIN CAPÍTULO 1

Próximo capítulo: Rey