eduPLEmooc

El curso (¿o debería llamarlo experiencia educativa?) arranca en enero. El objetivo marcado para este año (ya lo escribía en la anterior entrada) sería centrarme, desarrollar mis nuevas competencias digitales de manera que me ayuden a diseñar un curso online y lanzarme, de una vez por todas, a este tipo de enseñanza. Fortalecer el concepto que tenía de mi PLE era esencial para guiarme y ayudarme en este proceso:

Twitter en acción. Elijo a Francisco Herrera como referente de buenas prácticas en las redes sociales y en la enseñanza de ELE:

Pasamos a gestionar la información. Toda una montaña de datos que no sabía cómo organizar. Por fin, he encontrado herramientas útiles para clasificar, ordenar, agrupar...en suma, facilitar mi trabajo y mi vida ... no solo como docente.

Llega el gran reto del MOOC. Me decanto por el Storytelling. Interesantes las propuestas de nuestra comunidad en Google+.

Otro gran tema: la curación de contenidos. Seguimos organizando datos, dando forma a toda esa montaña de información. La utilidad de lo aprendido en el MOOC es ahora, como posos de café, cuando empiezo a verlo con plena claridad y sentido.

Nada mejor como la charla con otros compañeros de profesión para ampliar puntos de vista, compartir ideas, opiniones...Hay que reforzar nuestro PLN con paciencia y mimo. Organizamos un MOOCafé Virtual:

Podéis leer el balance del curso contado como si fuese otra historia más a través de Storify:

El reto se convierte en un producto final sobre Storytelling muy útil y lleno de propuestas listas para poner en práctica. La comunidad sigue abierta:

Un MOOC muy muy recomendable que dio paso a otro...