Posmodernidad

Religión a la carta

En la actualidad hay una vuelta a lo religioso lo cual se ve como una nota distintiva de la posmodernidad, pero se hace bajo nuevas formas, no como culto a los dogmas tradicionales, sino como un culto a lo misterioso e inexplicable, a la superstición.

Al carecer de un credo al cual seguir se utilizan signos y contenidos de las más variadas religiones y cultos cayendo con facilidad en lo sincrético. Muchas veces se buscan conciliar incoherentemente posturas diferentes y hasta irreconciliables, tales como cristianismo y reencarnación. Este fenómeno de la nueva religiosidad también es conocido como “religión a la carta” ya que se forma un nuevo credo a la carta, con ética acomodaticia y sin dogmatismos, a partir de las necesidades espirituales y sociales de cada individuo creando así un trato individualizado entre el creyente y la deidad a la que adora incrementando con ello la dimensión espiritual, descartando y eliminando los elementos que no se amoldan a nuestra forma de vivir. Acomodamos la religión a nosotros formando algo ecléctico con elementos de varios sistemas que hacen una recorrida por todas las religiones, muchas veces terminando en algo incoherente e incluso irracional antes que místico. Todo esto bajo la frase “ lo que siento y si lo siento”.

Estamos viviendo un momento de explosión de los cultos esotéricos y de las sectas. El lenguaje de los astros,lo iniciático, los horoscopos, lo mediático,etcétera, forman parte del consumismo religioso contemporáneo.

Este fenómeno se ha dado por todo el nuevo conocimiento científico y por la globalización, que trae a los países nuevas formas de experimentar la creencia en algo, entonces la gente, cansada de la institucionalidad de su iglesia, decide probar nuevas formas de religión o tomar lo que más le gusta de cada una para ver que es lo que mejor les llena.

Lo que lleva a la gente a dejar las doctrinas formales es la magia que tienen las nuevas, ya que logran, aparentemente, una conexión terrenal de manera inmediata con su dios.

Otro aspecto que lleva al alejamiento de quienes buscan ese tipo de magia para sentirse llenos, es el hecho de que las nuevas preferencias o “las hechas a la medida” son más atractivas a los feligreses, pues fomentan la participación activa durante las ceremonias. Se puede, entonces, observar a gente cantando, bailando o incluso teniendo estados alterados de conciencia.

Podemos concluir con que la llamada “religión a la carta” es algo que se encuentra muy presente en la sociedad pos-moderna y esta forma de vida en la que estamos inmersos. Nadie se encuentra exento de estas modificaciones en el pensamiento y opinión que se tiene acerca de estas nuevas religiosidades con indicios de mezclas y uniones tan variadas de diferentes religiones, tomando elementos de cada una, y creando nuevas corrientes de pensamiento acerca de algunos temas. Nosotras creemos que esto se da porque el hombre pos-moderno es “cómodo” y a nadie le gusta tener que acatar leyes o cumplir ciertos requisitos de las religiones a rajatabla, por eso decidimos evadir las cuestiones que no nos son placenteras, y formar algo nuevo que se amolde a nosotros, en lugar de acomodarnos a lo que se nos presentaba antiguamente como religiones. Actualmente nadie quiere estar bajo presión de nada, cada uno quiere hacer lo que quiere, y como lo quiere, según sus gustos y afinidades.

Galaxia de Marconi

En la posmodernidad, se da la revolución electrónica, la cual le ha permitido afirmarse y crear su propia identidad. Es un fenómeno social, cultural y económico en el que abundan los aparatos tecnológicos como televisores, celulares y computadoras, que hacen sentir a los niños, adultos y jóvenes en especial, como en su casa. La generación de los jóvenes intuye los secretos de la mágica electrónica como quien vive en su mundo, esto se llama pertenecer a la “galaxia” de Marconi. Este termino lo creo Mc Luhan,cuando al referirse a los medios y a la aldea global planetaria, afirmaba que el medio es el mensaje. Primeramente la “edad de la palabra”. Luego la edad de la escritura y de la imprenta que el autor denomina “galaxia Gutenberg” cuando se llega al dominio del pensamiento lógico y analítico. Finalmente, la edad de los medios visuales, era de la “galaxia de Marconi”. El mundo de la comunicación , y esto llamado vivir en “la galaxia de Marconi” le da un contenido y forma propia a la posmodernidad, condicionándola negativamente en muchos de los casos.  


Podemos concluir con que actualmente nadie esta exento de pertenecer a la galaxia de Marconi. La sociedad en general esta sumergida en la tecnología, y los únicos a los cuales se les dificulta el aprendizaje y utilización de los aparatos tecnológicos son los de las antiguas generaciones, por ejemplo nuestros abuelos. Ya que ellos no han nacido con la tecnología, y les cuesta entenderla y razonar su funcionamiento, ya sea a través de la lógica o un seguimiento de pasos, siempre lo encuentran dificultoso. Esto no ocurre con las nuevas generaciones, que entienden perfectamente el funcionamiento de todo y tienen una rapidez incomparable para el manejo de estos aparatos. Pareciera que son parte de ellos, que son algo natural en la vida de las personas, lo cual puede considerarse como algo beneficioso en ciertas ocasiones, y en otras, altamente dañino ya que puede ser usado para malos fines.

La televisión y sus efectos

Dado que estamos transitando la llamada “galaxia” de Marconi, que trae consigo aspectos negativos, también podemos ver aspectos negativos como la incitación al consumo y al placer, el hedonismo, con las ofertas seductoras e irresistibles, con altos porcentajes eróticos y violentos.

Un estudio realizado por las universidades de Quilmes y de Belgrano reveló que la televisión infantil emite escenas fuertes cada tres minutos.

Los principales casos de violencia que se dan son menores, como peleas físicas, empujones, pisotones, cachetadas y patadas.

En segundo lugar violencia media, es decir, física pero sin muerte (trompadas, golpes con objetos, pedradas)

En tercer lugar discusiones agresivas sin contacto físico, como insultos, amenazas y descalificaciones.

Por último la violencia mayor, esto es, la violencia física extrema que puede ser seguida de muerte o heridos de sangre, como atropellos, aplastamientos, tiroteos, apuñalamientos y fusilamientos.

Los efectos que producen las escenas de violencia sexual o física transmitida por la televisión son la imitación de violencia o conductas sexuales incorrectas, la intensificación del individualismo, la corrupción del poder que desalienta y desesperanza todos.


Lo que nosotras opinamos acerca del tema es que en la actualidad estos fenómenos que causan efectos negativos en las personas a partir de la televisión, están aumentando cada vez más. Eugenio Magdaleno parece haber escrito sobre este tema en el 2013 ya que hoy en día vemos cómo los niños, principalmente, se vuelven cada vez más violentos y agresivos, utilizan el lenguaje de los dibujitos animados, y no pueden vivir despegados tanto de los televisores como del resto de los aparatos tecnológicos. Tienen que vivir enfrentados a una pantalla, y muchos de sus padres no ponen límites, dejándolos vulnerables al acceso de propagandas o programas violentos, o de sexo, no aptos para su edad.

El estallido sexual

En la posmodernidad se da un aumento en promoción, consumo, erotismo y vulgar genitalidad. El sexo está focalizado en el hedonismo y ha estallado como ninguna otra época. Se ha convertido en el consumo de masas mediante la telefonía erótica, los clasificados de citas, los videos pansexuales (La pansexualidad es una orientación sexual humana caracterizada por la atracción estética, romántica o sexual por otras personas independientemente de su sexo y su género. Por lo tanto, las personas pansexuales pueden sentirse atraídas por varones, por mujeres y también por aquellas personas que no se sienten identificadas con la dicotomía varón/mujer o con la de masculino/femenino, incluidas las personas intersexuales, intergéneros, bisexuales y transexuales. Los pansexuales afirman que para ellos el sexo y el género son conceptos vacíos de significado o que no tienen importancia) y las telenovelas; el consumo de sexo no solo se intensificó sino que cada vez es más precoz. “Hoy, la forma suprema de placer es la sexual, que para muchos constituye casi una religión. Hay que supeditarlo todo al sexo. Se ha puesto al orgasmo en su máximo trono”.

Personalmente, coincidimos con lo que dice E. Magdaleno en el apunte, ya que creemos que actualmente hay muchísimas personas, tanto adultos como adolescentes o pre-adolescentes que sin tener noción de lo que el acto del sexo significa, andan teniendo relaciones sexuales. Además, muchos no tienen la educación sexual suficiente, por lo que no utilizan, o utilizan de manera incorrecta los métodos anticonceptivos, por lo que muchas adolescentes y jóvenes quedan embarazadas. Esta época no es como las anteriores, en la que el acto sexual era por amor; esto lo vemos en personas que se utilizan como objetos, como instrumentos para llegar al placer, que es lo que más importa para ellos en una relación. No importa con quien sea, sólo importa llegar al orgasmo y el placer propio. Además vemos cada vez más la trata de personas y las instalaciones que favorecen a prostitutas o cabarets. Por otro lado, creemos que si bien esto se da en un alto porcentaje, todavía quedan personas con valores formados y que rechazan propuestas con extraños, para tener relaciones sólo por amor con su pareja.

Modernidad vs posmodernidad

La posmodernidad tiene sus precursores Nietzsche y Heidegger, y sus filósofos J.F Lyotard, J. Habermas, J. Derrida, Deleuze, J. Braudillard, G. Lipovetsky y G. Vattimo, entre otros.

Si hablamos de posmodernidad es porque hubo una modernidad.

La modernidad, que es el proceso social, científico y técnico que ha creado el mundo del progreso, del desarrollo y de la producción de bienes, se inicio junto a los grandes descubrimientos; se reafirmo con las ideas de la revolucion francesa y en nuestro siflo, en especial en las decadas del 60 y 70, llego a su culmen.

La modernidad tuvo su credo: fe en el progreso ilimitado; fe en el capitalismo burgues; fe en la tolerancia democratica.

Pero la posmodernidad es una respuesta crítica, desencantada a la modernidad; es la expresión de decepción, un querer renegar, desentenderse de la época anterior.

Se trata de un desencanto frente al proyecto global de la modernidad. Desconfianza ante el racionalismo científico: solo lleva pragmatismo que deja insatisfecho al hombre total. Desconfianza ante el racionalismo tecnológico que ha creado mas problemas de los que ha resuelto: no acortó la brecha entre la riqueza del norte y la pobreza del sur. Desencanto ante el racionalismo sociopolítico en el que se han desarrollado las ideologías; estas, de izquierda y de derecha. han fracasado y aun no asoma una alternativa,

MODERNIDAD confianza en la razón, idea de progreso, fe en el futuro, racionalismo, positivismo.

POSMODERNIDAD: desconfianza en la razón, antropocentrismo, el hombre pierde su lugar protagónico y es esclavo de fuerzas anónimas, no hay idea de progreso, no tienen fe en el futuro, nihilismo.


Como conclusión podemos ver al hombre posmoderno con una fuerte sensacion de descontento frente al hombre moderno. el hombre de la actualidad va crea un contraste absoluto frente a la etapa anterior. marca la diferencia, el hombre moderno se sentia superior y creador de todo, en contraposicion a esto , se encuentra el posmoderno, liviano, sin intereses ni proyectos. un hombre totalmente negado a la investigacion y el progreso.todos somos participes de esta situacion actual que se vive de falta de proyectos y solidez, lo cual antes nunca se vio, porque quien actuara de esta manera seria visto de mala forma, a diferencia de ahora que cada uno hace las cosas a su manera, y todas son validas, porque no hay un parametro fijo de que se considera bien y que se considera mal

El hombre light

En la posmodernidad aparece un nuevo modelo de ser humano, el hombre light, que como lo indica el término: es light, “bajo en valores”, en reflexión, en proyectos, en “sustancia”, en solidez en planteos éticos o altruistas. Se lo considera como un alguien materialista, superficial, hedonista, consumista, permisivo, individualista, relativista; sólo le interesa el tener y el disfrutar. Es un hombre pobre en el campo de los valores, de las grandes decisiones, le cuesta empeñar la palabra y darle un valor definitivo. Es amigo de lo provisorio, está inmerso en un mundo de lo descartable y se lo ha aplicado a los grandes valores, a la trascendencia, al amor, la mentalidad de lo relativo, lo circunstancial.

El hombre light ha ganado en relación y contactos externos, pero ha perdido interioridad, ha postergado el encuentro con su yo profundo. Ha iniciado un proceso serio de despersonalización. Este da un perfil bastante curioso. Está relativamente bien informado,sin embargo estos conocimientos son puramente superficiales; tiene una escasa educación humana; está entregado al pragmatismo; y es un sujeto trivial, frívolo,ligero y que no posee criterios sólidos de conducta.

El hombre light como un ser sin esencia se basa en la Permisividad; todo esta permitido. No existen límites. El hombre light no tiene sus valores definidos, ya que éstos representan fronteras que moderan nuestras acciones. El respeto, la fidelidad o la honestidad, no son otra cosa más que límites que nos imponemos a nosotros mismos.El Relativismo; para el hombre light no existe ni bien ni el mal, ya que todo depende del enfoque con que se percibe la realidad. En otras palabras, el hombre light es un ente amoral. Un manojo de instintos y deseos sin un sentido. Al no existir una diferenciación entre lo correcto y lo incorrecto, se sumerge en un estado de absoluta indiferencia. El Consumismo; Cultura del exceso. El hombre light es poseído por sus pertenencias. La meta única del hombre es tener más; sin embargo, al ser permisivo y no tener límites ni un objetivo definido claramente, su ambición nunca podrá ser satisfecha, lo que terminará por arrastrarlo a una profunda depresión. El Materialismo; Vive en un mundo plástico donde todo es desechable y no existe trascendencia. Los ámbitos espirituales y culturales son ignorados; lo único que tiene un valor, es aquello que tiene un precio. El dinero es el valor más grande de todos.  Por último el Hedonismo; el hombre light solo tiene interés por vivir el instante inmediato. Para él, el placer y la comodidad son sinónimos de la felicidad. El mundo gira alrededor del hombre light, y la realidad existe tan sólo para satisfacer sus necesidades. El orgasmo es la mayor felicidad de todas.


Para concluir con que el hombre light es cada vez mas común en la posmodernidad.Es mas liviano en proyectos, compromisos,valores,sentimientos, etc. Creemos que como sociedad deberíamos replantearnos en que mundo estamos viviendo y reconsiderar la escala de valores y evaluar la conducta que estamos teniendo. Creemos que el hombre light es aquel que ha dejado de cuestionar su realidad hasta caer en un estado de apatía e indiferencia tal, en el que pierde sus emociones y sentimientos. El hombre debería empezar a cuestionarse mas y ver en que esta "fallando" para ver que estilo de vida quiere dejarle a las futuras generaciones. Es un llamado para hacer de su vida moderna una vida con mas sentido social, espiritual, afectivo, una vida plena y feliz.

Bulimia y anorexia

La anorexia o anorexia nerviosa es, junto con la bulimia un conjunto de enfermedades mentales y uno de los principales trastornos alimenticios, también llamados Trastornos psicogénicos de la Alimentación (TFA). Lo que distingue a la anorexia nerviosa es el rechazo de la comida por parte del enfermo y el miedo obsesivo a engordar, que puede conducirle a un estado de inanición, es decir, una situación de gran debilidad ocasionada por una ingesta insuficiente de nutrientes esenciales. En casos graves puede desarrollar desnutrición, hambre, amenorrea y extenuación. La anorexia nerviosa es una enfermedad, y no debe ser confundida con el síntoma llamado anorexia. El término anorexia proviene del griego a-/an- (negación) + órexis (apetito, hambre; deseo) y se emplea, en general, para describir la inapetencia o falta de apetito. La Bulimia o Bulimia nerviosa es un trastorno alimenticio y psicológico caracterizado por la adopción de conductas en las cuales el individuo se aleja de las pautas de alimentación saludables consumiendo comida en exceso en períodos de tiempo muy cortos, también llamados atracones (lo que le genera una sensación temporal de bienestar), para después buscar o eliminar el exceso de alimento a través de vómitos o laxantes. La Anorexia y Bulimia se da más en los adolescentes ya que los medios de comunicación tienen mucho que ver con todo esto: constantemente nos llueven mensajes acerca de lo que constituye ser una persona atractiva y de éxito, especialmente dirigidos a las chicas. La belleza física aparece siempre asociada al éxito social y profesional. Los jóvenes tienen una gran sensibilidad a la opinión de los demás, una cierta inseguridad respecto a lo que les gusta y lo que quieren que los lleva a seguir las modas, cambios físicos que los hacen dudar de su aspecto, tiempo libre para consumir mucha televisión y ser el blanco favorito de la publicidad…

Desde hace unos años la Argentina es el segundo país -después de Japón- con los índices más altos de casos de bulimia y anorexia en el mundo. Las estadísticas dicen que 1 de cada 25 adolescentes sufre algún desorden alimentario y de ellas, el 10% padece bulimia y/o anorexia. Vivimos en una sociedad con una cultura basada en lo superficial en donde se confunde lo que es belleza con delgadez .Los medios de comunicación constantemente nos están mostrando y recordando cómo debemos ser (altos, flacos, lindos, vestidos en la última moda) nos sugiere cómo podemos conseguirlo: dietas milagrosas, operaciones de cirugía estética, productos de belleza y ropa.Por todo esto hablar de anorexia y bulimia es cuestionar nuestra cultura. Necesitamos una renovación de nuestros valores y de nuestras conductas. Necesitamos, sobre todo, definir lo atractivo con parámetros más amplios, para que la mayoría de las personas, y no sólo una pequeña parte, pueda sentirse bien con su apariencia personal. Necesitamos poner énfasis en otras características mas profundas a la hora de evaluar a las personas.

Masificación y gregarismo

La masificación como desaparición de las características personales o individuales de los miembros de un grupo social; y gregarismo como una lógica de consumo, ya no como el instinto que tiene cada ser vivo de juntarse con sus pares para sobrevivir (instinto gregario) sino como la necesidad de decisiones y acompañamiento de la masa, se pueden relacionar con muchas características de el hombre posmoderno, un ejemplo muy claro es con “lumpenproletariado” donde se percibe en uno de esos ríos de gente que deambula por nuestras ciudades, que sale de subtes, todos con el mismo taciturno silencio, todos con prisa y como programados para la rutinaria labor del día.

Pero donde más resalta es en el estilo de vida de cada persona ya sin importar edad: todos se visten de la misma forma, todos escuchan la misma música, ingieren bebidas similares hasta en horarios cronometricamente exactos. Donde este nuevo estilo capta distintos grupos etarios y cada consumidor queda homogeneizado.

Les fascina la marca, la ropa, el auto, la moto, el boliche, son fieles a un grupo musical, se fanatiza absolutamente todo. Todos cuidan el “good look” sin importar que convenga o no, si daña o no. La famosa frase “si todos lo hacen, yo…”

El humano en sí comienza a hacer cosas que sabe que están mal y se siente culpable por ello pero tiene que hacerlo porque sino el grupo en el cual pertenece lo critica; lo tilda de sin onda, de tonto, de ñoño. Un alumno de un colegio secundario de Rosario, comenzó a faltar varios días al colegio sin que sus papas supieran. Y al enterarse, conversaron con su hijo al respecto y el joven les dice: debo faltar porque si no seré abanderado y no quiero aguantar las “cargadas” de los compañeros un año entero.

La masificación como bien dijimos antes es la desaparición de las características personales o individuales de una persona que pertenece a un grupo social, es decir que despersonaliza la misma. Esto y el gregarismo lleva a distintos factores como el seguir a un modelo de persona en todo tipo de aspecto, fisico; psiquico-mental, consumismo, una moda,la depresión de aquellos que no son aceptados en un grupo social o que simplemente no sienten afecto necesario

La posmodernidad nos ha llevado a la libertad de expresión, somos libres de lo que pensamos; lo que decimos, ¿pero de lo que hacemos? . Nos ha llevado la anular voluntariamente la libertad de pensamientos, gustos, preferencias por culpa de una aceptación social, pero no una aceptación social con una crítica personal constructiva, sino a una aceptación conducida por un “modelo de persona a seguir”, todos seguimos una forma de vestir, formas de responder ante una situación, a este estilo de hombre “light” que no le importa nada. Nos ha llevado a la discriminación, del gordo porque es gordo del flaco porque es muy flaco de la feo/o, de la linda/o porque es linda/o. Entonces si, el concepto esta, pero ¿Lo aplicamos?. Podemos seguir una moda, pero si no la seguimos no somos aceptados porque es visto como ridículo. ¿ Hasta qué punto tenemos la libertad de elegir nuestra personalidad, nuestros gustos, creencias, ideologías, valores?

La huida frente a la angustia de la soledad: depresión, drogas y suicidios

Los grupos en si están cohesionados y armonizan, tienen sus pactos y sus leyes, pero frente a otros grupos enemigos intolerantes y violentos.

Pareciera que el joven posmoderno al estar arriagado con un grupo estuviera exento de la soledad, de angustia y de la depresión. Como ya aclaramos anteriormente, esto no es asi.

En el grupo las relaciones carecen de profundidad y no son personalizadas. La soledad lleva a la angustia y esta desemboca en una “huida”: droga ( visto al consumismo como una fórmula posmoderna de la libertad) violencia o suicidio:

Otras estadísticas sobre suicidios “ esa muerte furtiva y vergonzosa… ese robo al género humano” que decía Rousseau, han sido publicadas por La Nación: Suicidios Juveniles. Consulto 600 casos adolescentes y jóvenes de entre 14 y 24 años:
En un listado de causales posibles, se han dado los siguientes factores:

Primer lugar: falta de comunicación familiar (68,2%)
Segundo lugar: consumo de drogas (55.2%)
Tercer lugar: falta de un proyecto de vida (51.9%)


Como podemos ver en los distintos videos y estadísticas el consumo de drogas, suicidios por efecto de la depresión y falta de acercamiento personal ha crecido y cada vez crecerá más a medida de que este tipo de relaciones siga permaneciendo. Estas relaciones tan grupales y olvidadizas de lo personal llevan al resultado de crecimiento de dichas estadísticas. El no tener el apoyo permanente de un padre, una madre, un amigo. Como también se puede relacionar con la masificación y gregarismo de esta época, esto de no “encajar” en un grupo, de preocuparse momentáneamente de lo que un amigo, familiar va a decir, cómo lo va a ver; cuando en realidad tendría que ver a las decisiones de cada uno como un acompañamiento, como un consejero. El consumo visto como una grandeza personal, uno si no consume es el anormal, el aburrido, el “aguafiestas”. Se dice hablar de respeto sobre el otro cuando este tipo de decisiones no se respetan y si uno no las hace es rechazado por el que sí. Entonces si hay tanta libertad… ¿por que uno se da el lujo de estar tan pendiente de la aceptación de otro?. ¿Por qué dejamos que otros manejen nuestra personalidad?. ¿Por Qué nos falta comunicación entre personas, si es la época de la comunicación?

Explosión de los cultos esotéricos y de las sectas

Estamos viviendo un momento de explosión de los cultos esotéricos y de las sectas. La adivinación, los magos, los videntes, los paes, los ritos orientales, los tarots, la lectura de manos, la lectura de la oreja, el lenguaje de los astros, lo iniciático, el horóscopo, lo mediático, forma parte del consumismo religioso contemporáneo.

Chesterton decía, que cuando el hombre deja de creer en Dios, necesita creer en todo. Vattimo apunta, que al anunciar la muerte de Dios, Nietzsche arrojó al superhombre al borde del nihilismo, arrasando con los valores supremos. Hemos olvidado a Dios, y nos hemos inundado de mil idolatrías, algunas inocentes y otras increíbles pero ciertas.

Algunos pensaran que esta abundancia de cultos esotéricos y el éxito de público que los frecuenta es el problema de los países pobres, de culturas atrasadas. Sin embargo, es un fenómeno que afecta también, o tal vez más, a los países del primer mundo.

Para distinguir la "secta" o "culto" de los movimientos religiosos de otro género, existen en su criterio en la certeza de poseer la verdad y de constituir el único medio de salvación, el proselitismo agresivo, el ansia escatológica, la dependencia un tanto morbosa de un jefe o gurú.

Sincretismo es cuando se intenta conciliar posturas diferentes, en este caso mezclando las religiones.

Podemos ver tanto en los países pobres, de culturas atrasadas, como en los del primer mundo este fenómeno que afecta notablemente a este hombre posmoderno, que confunde los dogmas e intenta unir posturas diferentes de distintas religiones, o se une a las nuevas que van surgiendo para sentirse parte de un grupo que lo satisfaga. Creemos que sí se puede estar conectado al mundo posmoderno y a Dios a la vez, viviendo seriamente la religiosidad, apartando este nuevo cambio y no dejándonos influenciar por distintas sectas que están surgiendo. Tenemos que tener en cuenta en estas épocas los valores más que nunca y no buscar salvaciones de fuerzas mágicas del cosmos. Este surgimiento de las distintas sectas lo vemos relacionado directamente con el cambio de pensamiento y la crisis interna que lleva sin proyectos. Creemos que debemos discernir las cosas que consideramos reales y los mitos o creencias como lectura de manos, horóscopo, etc.

Comment Stream