De bicicletas y naturaleza: un recorrido por el parque Kempes.

Inaugurado en junio de este año por el gobernador Juan Manuel De La Sota promete ser uno de los nuevos atractivos deportivos y recreación de la ciudad.

“La experiencia como una vitalidad que se ansia, que se persigue”, en el auto, la radio a las cuatro de la tarde del martes 27 de agosto. Aunque el sol pegara de lleno, el frio viento del invierno se hacía presente penetrando en los pómulos y en la resequedad de las manos. En el ingreso al Parque del Kempes, inaugurado en junio de este año por el gobernador Juan Manuel De La Sota, llama la inmensidad de la escultura de aquel perro compuesto por múltiples cuadros de colores. El cartel “parque abierto de 8:00 a 20:00 hs” da la pauta que queda la mitad del tiempo para descubrirlo. No solo eso, sino también el asombro por la inmensidad de aquel espacio natural en el que la vegetación autóctona, los colores y a prolijidad van de la mano. Poca gente se encuentra a esa hora de la siesta en el lugar, la paz de la naturaleza grita su presencia.

Las sombras proyectadas en el suelo advierten la silueta de dos mujeres, amigas quizás, que pasan caminando mientras conversan de una posible reunión, “podríamos juntarnos con las chicas el lunes a la noche en casa, yo hago un postre”. Minutos después un señor junto a su mujer realizando el mismo recorrido hacia el fondo del parque “está fresco el viento, che”. SI, el viento helado no cesa, las actividades en el parque tampoco ya que se observa con el pasar de los minutos cada vez más gente ingresando. Padres hamacando a sus hijos, un abuelo con su nieto que se empapa los labios en el bebedero, un par de amigas sobre rollers.  

Luego de unos minutos, de nuevo al calorcito del auto, la música sonando suvemente como si viniera del aire. A través del vidrio se observa el área designada al BMX, sólo un par de chicos llegan en sus autos para luego detenerse, abrir el baúl y sacar su bicicleta; pareciera que esperan a otros más, y así ocurre. Martín de 20 años llega en su auto, un gol viejo con marcas que demuestran que tuvo más de un choque “qué onda man?” saluda a uno de sus amigos con el típico choque de puños. “Está buena la onda esta, que hayan hecho esto así para nosotros, con los pibes venimos siempre después de la facu, o del laburo, nos juntamos a divertirnos un rato, venimos a despejarnos, a hacer lo nuestro , viste? Aparte la gente viene a respirar un poco de aire, tener contacto con la naturaleza, hacer ejercicio o a pasar un buen rato mientras se toman un mate”. Su amigo lo llama desde adentro de la pista, Martín se pone el casco y se une a toda velocidad a sus amigos.

No hace falta mirar el reloj, el sol escondiéndose y el viento acentuando su frialdad indican que ya es tarde y algunas personas comienzan a abandonar el parque, Martín prefiere quedarse un rato más “volvé cuando quieras, estamos acá siempre”.

Comment Stream