Trabajo Practico:
Trabajo Esclavo y Descolonización de China.


Alumnas:  -Romina C. Galvan               -Sara G. Buono

Materia: Historia

Curso: 5° 1°

Fecha de entrega: 21/08/14



Trabajo Esclavo

                      En Asia hay Gente que es explotada, dentro de industrias y fábricas donde se elaboran juguetes, calzados, ropa, entre otros bienes.
                 Los trabajadores realizan su labor sometidos a un duro entorno, que además de ser un espacio inadecuado para la salud, tienen horarios de trabajo excesivamente lagos. Estas personas a cambio de su duro trabajo reciben un máximo de tres euros al día.


Mi Casa ... La Fábrica  
   
         Las 600 jóvenes trabajan exhaustivamente, sin desperdiciar un segundo para levantar la mirada.
         Todas han llegado del campo tratando de salir de la pobreza. Se Pasan armando juguetes entre 14 a 18 horas del día, 15 minutos dedican a comer y unas 4 escasas horas a dormir, en unos cuchitriles que hay dentro de las mismas fábricas.
          La ruidosa sirena está sonando, aunque aun no a amanecido ya es un nuevo día, las empleadas saltan de la cama, se ponen las batas y forman una fila hasta que cada una de ellas llega a su respectivo puesto.
             La gigantesca fábrica está ubicada en las afueras de Shenzhen, la ciudad más moderna del sur de China. A estas ADOLESCENTES se las conoce como las ¨dagongmei¨ o chicas trabajadoras que producen y producen por un sueldo de 15.ooo pesetas al mes, y de esto se les descuenta la comida y los ¨gastos¨ de alojamiento. Los supervisores tienen la tarea de que ninguna de ellas descanse ni que disminuya su ritmo.                 Cada trabajadora es revisada al finalizar la jornada para comprobar que no se ha llevado ningún producto de los que se han fabricando. Si rompen las reglas o no rinden lo suficiente se les reduce el sueldo o los ocho días de vacaciones que se les da al año. "hay que vigilarlas; sino, se relajan ", dice el patrón.


Y Desde El Otro Lado, la Ambición

             Miles de empresas estadounidenses y europeas subcontratan fábricas chinas similares a estas para llevar sus productos a Occidente al mejor precio. "Si no fuera así no sería rentable y nos iríamos a otro país", reconoce un empresario estadounidense que mantiene aproximadamente 40 talleres en el delta del Río de la Perla, dónde trabajan seis millones de dagongmei.
             Durante la temporada alta que abarca el periodo prenavideño se trabaja 7 días a la semana, un mínimo de 14 horas al día para cumplir los deseos de los niños del Occidente.
        Una de esas jóvenes era Li Chunmei, esta chica abandonó su pueblo a los quince años para conseguir empleo en la provincia de Guangdong. Cuatro años después, murió por agotamiento en la fábrica de juguetes Bainan.
El 13 de mayo de 2002 el diario Washington Post informaba de lo ocurrido. El fallecimiento se produjo en noviembre, al final de la temporada alta, que se inicia en mayo. Cuando murió, Li Chunmei llevaba
más de dos meses trabajando parada 16 horas al día. Pero pese a la repercusión que tuvo esta noticia la cosas no cambiaron.


China 1912-1971


              China sufrió diferentes intervenciones en sus asuntos internos por parte de Alemania, Francia e Inglaterra y además, tuvo que cederle algunos de sus territorios. Cuando Japón intentó imponerse a China por su superpoblación, surgió en 1912 el primer partido moderno, Kuomintang, dedicado a la lucha contra los señores de la guerra y los restos coloniales, que más tarde bajo el mando de Chiang Kai Check, se convirtió en el partido nacionalista defensor de los terratenientes. Hasta 1937 nacionalistas y comunistas estuvieron enfrentados, dando lugar a una guerra civil que repercutió desfavorablemente en el progreso económico y tecnológico de China. Unido a esto, los constantes intentos de Japón por dominarla hizo que China tuviera que pedir ayuda a Estados Unidos. El partido comunista, dirigido por Mao Tse Tung, por ser el más organizado se presentó como el único capaz de salvar al país de la situación. Así el ejército popular, unido a los nacionalistas, enfrentó a los japoneses venciéndolos en Nankín en 1945. En Octubre de 1949 Mao Tse Tung proclamó la República Popular China y estableció el sistema socialista en colaboración con la URSS, y logró gran desarrollo agrícola, industrial, político, social y educativo. Finalmente llegó la ruptura entre los comunistas chinos y los soviéticos. Años más tarde Mao sería el gran líder de China.


              En los 50, el gobierno chino se embarcó en un proyecto de industrialización basado en la planificación de la URSS, con quien contó hasta la ruptura de comienzos de los sesenta. El primer plan quinquenal (1953-1957) concentraba en la inversión de proyectos industriales importados de la URSS. También dio la reforma social de los inicios de la China Popular fue la Ley del Matrimonio donde se establecía la igualdad de la mujer y el hombre. Fue una de las grandes aportaciones de la revolución maoísta al país. Ese mismo año se iniciaba la guerra de Corea. La intervención china apoyando a Corea del Norte convirtió al régimen de Beijing en el abanderado mundial en la lucha contra el “imperialismo americano”.
Mao Zedong tras expresar su preocupación por la corrupción de la burocracia comunista, lanzó en 1956 la “campaña de las Cien Flores”. En 1958, inició una nueva campaña: el “Gran Salto Adelante”, consistió en lograr la industrialización y el bienestar comunista en unos pocos años. El campesinado fue forzado a integrase en comunas agrarias de grandes dimensiones (30.000 o más familias). Este terminó siendo un fracaso.
Entre 1960 y 1962, el caos económico provocó una enorme hambruna. Los dirigentes soviéticos disconformes con la gestión de los dirigentes chinos retiraron en ese momento crucial la ayuda financiera y tecnológica. Esto agravado por las críticas de Jruschov a Stalin, que Mao consideraba indirectamente dirigidas a él, llevaron a la ruptura entre los dos gigantes comunistas.
En noviembre de 1965 se iniciaba la “Gran Revolución Cultural Proletaria”. En agosto de 1966, Mao recibió el homenaje de guardias rojos en la plaza de Tian Anmen de Beijing. La “Revolución Cultural” (1966-1969) terminó llevando a zonas del país a la anarquía. Mao se vio finalmente forzado a recurrir al ejército y reimponer el orden. Las consecuencias sociales fueron muy graves. Por un lado, el caos en el sistema educativo y la destrucción de las elites del país y por otro lado, un tejido social traumatizado por la brutal represión. También como consecuencia tuvo un el estancamiento económico durante la segunda mitad de la década de los sesenta.
En 1971, la China Popular accedió al Consejo de Seguridad de la ONU y fue reconocida por EEUU un año después.
A comienzos de los años setenta, la economía china se recuperó y había crecido a un ritmo que doblaba al de la India y que se aproximaba a la media mundial, es probable no menos de la mitad de la población china vivía aún en la pobreza. Ahora La República Popular ChinaCuenta con una extensión de 9,6 millones de km2 que lo convierten en el cuarto país más extenso. Y su población más alta llegó a ser, 1.300 millones de habitantes en 2005. Un PIB de más de 2,5 billones de dólares en 2006 hace de su economía la quinta de mayor dimensión. El crecimiento de china en las últimas décadas constituye un record histórico: 8,5% anual entre 1975 y 2004. Nunca una economía había crecido a tal ritmo durante tanto tiempo. Ahora China es no sólo una potencia política sino también económica. El protagonismo chino en la economía internacional será aún mayor en el futuro. Resulta competitiva su producción industrial, que puede ser capaz de producir no sólo bienes industriales de baja calidad y poco precio.
En el origen del éxito chino se encuentran las reformas, emprendidas tras la Revolución Cultural, que permitieron transitar del socialismo al capitalismo sin incurrir en los grandes costos económicos y sociales que ha soportado la URSS. China ha sido el principal beneficiario de la segunda fase de la globalización contemporánea.
Las reformas que permitieron a India sumarse al tren del crecimiento económico rápido de otros países asiáticos se iniciaron a comienzos de los años noventa. En su caso, destaca la capacidad para crear un sector de servicios vinculados a la informática y las comunicaciones. A ello contribuye decisivamente la disponibilidad de un abundante mano de obra barata pero bien instruida. Pero su producto per capital no llega a 4.000 dólares en PPA, es decir, algo más que la mitad del chino.



Comment Stream