LA  POBREZA   EN   PUERTO   RICO

POR: SOLEIL GONZALEZ RAMOS

ACADEMIA CRISTO REY  OCTAVO GRADO

Los niños y las niñas experimentan la pobreza como un entorno que perjudica su desarrollo mental, físico, emocional y espiritual. Por tanto es especialmente importante ampliar la definición de pobreza infantil más allá de conceptos tradicionales como bajos ingresos de las familias o bajos niveles de consumo. Sin embargo, pocas veces se establece la diferencia entre la pobreza infantil y la pobreza en general y raramente se reconocen sus dimensiones.

Los niños y las niñas experimentan la pobreza con sus manos, mentes y corazones. La pobreza material –por ejemplo comenzar el día sin un alimento nutritivo o verse obligado a realizar trabajos peligrosos– dificulta la capacidad cognoscitiva y el crecimiento físico. Vivir en un entorno que ofrece pocos estímulos o un apoyo emocional a la infancia, por otra parte, puede eliminar gran parte de los efectos positivos que se derivan de crecer en un hogar acomodado desde el punto de vista material. Al discriminar contra su participación en la sociedad y menoscabar su potencial, la pobreza no solamente provoca el sufrimiento entre los niños y las niñas, sino que también les resta poder.

La pobreza es la situación o condición socioeconómica de la población que no puede acceder o carece de los recursos para satisfacer las necesidades físicas y psíquicas básicas que permiten un adecuado nivel y calidad de vida tales como la alimentación, la vivienda, la educación, la asistencia sanitaria o el acceso al agua potable. También se suelen considerar la falta de medios para poder acceder a tales recursos, como el desempleo, la falta de ingresos o un nivel bajo de los mismos. También puede ser el resultado de procesos de exclusión social, segregación social o marginación. En muchos países del tercer mundo, la situación de pobreza se presenta cuando no es posible cubrir las necesidades incluidas en la canasta básica de alimentos o se dan problemas de subdesarrollo.

Según el Informe de Desarrollo Humano de 2014 del Programa de Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD) uno de cada cinco habitantes del mundo vive en situación de pobreza. Es decir, 1.500 millones de personas no tienen acceso a saneamiento, agua potable, electricidad, educación básica o al sistema de salud, además de soportar carencias económicas incompatibles con una vida digna.

En la mayoría de contextos sociales la pobreza se considera algo negativo y penoso, si bien en algunos ámbitos de carácter espiritual o religioso la pobreza voluntaria se considera una virtud por implicar la renuncia a los bienes materiales -voto monástico de pobreza-. Históricamente la pobreza ha sido valorada de muy distinta forma según la ideología o ideologías de cada época; así ocurría en el pensamiento económico medieval. Distinta a la pobreza voluntaria es la vida austera o vida sencilla cercana a posiciones espirituales.

El redescubrimiento de la pobreza y la existencia de diversas formas de exclusión o marginalidad social dieron origen a un amplio debate acerca de las causas de estos fenómenos. Los diversos enfoques planteados toman su punto de partida en una serie muy amplia de factores explicativos, entre los cuales destacan, combinándose de diversas maneras: el cambio tecnológico, los aspectos institucionales, los conflictos corporativos y los aspectos culturales. El mercado de trabajo ha estado en el centro del debate, pero también el Estado del bienestar, los flujos migratorios, las relaciones étnicas y raciales, la evolución o mejor dicho la disolución de la familia tradicional y el proceso de formación de subculturas. Incluso los argumentos de tipo biológico han jugado un papel importante en un debate que siempre ha tenido fuertes connotaciones político-ideológicas. El tema más controversial del debate ha sido el concepto de “underclass”, que alude a sectores degradados y excluidos socialmente que ya no pertenecen a ninguna de las clases establecidas de la sociedad. Pensadores sociales radicales como William Julius Wilson y Anthony Giddens lo han usado, pero también críticos conservadores del Estado del bienestar como Charles Murray.

Que hace la Iglesia Católica por los pobres? Respuesta: Hace tanto que es incalculable. En cada rincón de la tierra hay católicos tanto sacerdotes, como religiosas y laicos, comprometidos al servicio de todos. Siempre habrá miembros de la Iglesia que no responden al mandato del Señor de servir, que no se abren a la gracia. Esto no debe sorprendernos porque Dios no fuerza. Pero nadie es egoísta por ser cristiano sino por ser poco cristiano, por no haberse convertido y por tener todavía la mentalidad del mundo. PERO los que viven su fe católica hacen muchísimo para servir.

¿Quieres ver por ti mismo como sirve la Iglesia? Estoy seguro que cerca de donde vives hay organizaciones católicas dedicadas por amor al servicio de los pobres. Hay católicos llevando una vida ejemplar de servicio, pero... esos no salen en las noticias. A pesar de los fallos humanos, Dios actúa abundantemente por medio de su Iglesia. Cristo Eucarístico sigue dando vida a los que se abren a recibirlo bien.

Cada uno queda libre. Puedes poner tu atención solo en el pecado de otros para justificar tu propia falta de fe o puedes contemplar la obra de los santos y desear imitarlos para gloria de Dios. Al final la pregunta honesta y decisiva que te debes hacer es: ¿Que hago yo?, ¿Como respondo yo al mandato de Cristo

La Vírgen de la Pobreza es una de las advocaciones de la Virgen María en el catolicismo. Además es considerada por los fieles como la patrona de las ciudades colombianas de Pereira, Cartago y Tadó.

En 1608 una mujer pobre llamada María Ramos que habitaba la antigua población de Cartago vieja (actual Pereira), encontró un lienzo mientras lavaba ropa y lo llevó al Padre guardián Fray Fernando Macías Escobar. Al extenderlo en un bastidor, comenzó a aparecer una imagen de la Vírgen María que poco a poco se fue haciendo más clara.

Los habitantes de Cartago vieja veneraron esta imagen durante muchos años. Posteriormente la ciudad fue decayendo y cayó en el abandono hacia 1691. La imagen se trasladó al templo de San Francisco en la población de San José de Cartago y algunos años más tarde fue restaurada.

En el lugar donde estaba ubicada la población abandonada se levantaría, 170 años más tarde, la ciudad de Pereira, actual capital del departamento de Risaralda. La catedral de Pereira está consagrada a su advocacion.

Comment Stream

2 years ago
0
2 years ago
0
2 years ago
0

Pues si uno es rico y ve que su hermano necesita ayuda,
pero no se la da, ¿cómo puede tener amor de Dios en su corazón? 1 Juan 3:17