Holocausto Judio

Historia, Jorge Abrate

Holocausto (del griego, holo, ‘total’ y kaio, ‘quemar’), término que hacía referencia originalmente a un rito religioso en el que se incineraba una ofrenda, pero que en la actualidad remite a cualquier desastre humano de gran magnitud, y especialmente, cuando se emplea como nombre propio, se refiere a la política de exterminio de los judíos residentes en Europa llevada a cabo por la Alemania gobernada por el nacionalsocialismo. Fue el intento de aniquilar la totalidad de la población judía de Europa y culminó con la muerte de unos 6 millones de judíos. Entre los métodos utilizados estuvieron la asfixia por gas venenoso, los disparos, el ahorcamiento, los trabajos forzados, el hambre, los experimentos pseudocientíficos, la tortura médica y los golpes

La Misión del Museo del Holocausto de Buenos Aires es mantener viva la memoria de la Shoá, la matanza de seis millones de judíos por el solo hecho de serlo, a manos de los nazis, durante la Segunda Guerra Mundial. Tratar de enseñar todo lo relacionado con lo holocausto, dar a conocer los testimonios de los sobrevivientes de la Shoá en la Argentina, promover la investigación sobre la Shoá (palabra hebrea que hace referencia al holocausto) para generar nuevos conocimientos, incorporar contenidos vinculados con el Holocausto en los programas de la enseñanza oficial formal y no formal del país, ayudar a la toma de consciencia en los diferentes niveles educativos.

La Segunda Guerra Mundial y los judios

Durante la guerra, los nazis crearon los ghettos, campos de detención temporal y campos de trabajos forzados. En ellos, forzaban a la población judía a vivir en condiciones realmente miserables. Los aislaban de la población no judía así como de las otras comunidades judías. Los nazis crearon más de 400 ghettos.

Entre 1942 y 1944, los nazis deportaron a millones de judíos desde los territorios ocupados a los campos de exterminio, donde fueron ejecutados en instalaciones diseñadas especialmente para ello.

¿Por qué odiaban a los judios?

Hitler y los nazis; tomaron de chivo expiatorio a los judíos y los hicieron responsables de hechos importantes, como la derrota de Alemania en la Primera Guerra Mundial y la crisis económica, mientras que los judíos no tenían culpa alguna de ello. Al culpar a los judíos por todo esto, Hitler los convirtió en la imagen del enemigo. Muchos creyeron en él. Pero el odio hacia los judios (antisemitismo) existia en incluso antes del Führer. Hitler era austriaco. Creció en Viena, cuyo alcalde era un antisemita recalcitrante; además, en esa ciudad, el odio a los judíos era moneda corriente.

Hitler y los nazis pensaban que también los humanos eran clasificables en razas, y que en el mundo había una lucha entre ellas. La "raza aria" era la mejor, la más fuerte; los judíos pertenecían a otra, inferior, pertenecían a una raza tan inferior que los nazis ya no los consideraban más como "persona".

CONCLUSIÓN: Nuestra opinión acerca de este hecho lamentable ocurrido hace ya casi 73 años es que hay que recordar a las victimas con el mayor respeto, ademas debemos tomar conciencia de lo que la ideología nacionalista puede llevar a hacer, puede ser en casos inofensiva pero puede ser un detonante muy grande para que personas en el poder tomen decisiones atroces que pongan en peligro a otras personas en el ámbito de una nación, y haciendo que el fin justifique los medios como lo hizo Hitler.

Comment Stream