NOS ENCONTRAMOS NUEVAMENTE ANTE EL CRACK DEL 29

Crisis del 29:La crisis se inició en la  potencia económica , EE.UU., y concretamente en la bolsa de Nueva York, en las que las cotizaciones se hundieron en los últimos días de octubre de 1929, de tal manera que en un mes perdieron el tercio de su valor

El crash de la bolsa  acabó con un periodo de especulación al alza en la que los inversores contraían créditos para adquirir acciones, confiados en que el alza de éstas compensaría con creces el interés de tales créditos. Ello condujo a una sobrevaloración de las acciones, cuya alza no guardaba proporción con los beneficios realmente obtenidos por las empresas.
Cuando finalmente la confianza se quebró y las acciones empezaron a bajar, los inversores no pudieron hacer frente a sus créditos y la crisis se trasladó al sistema bancario americano. La crisis bancaria tuvo efectos negativos en toda la economía, porque la contracción de los créditos puso en dificultades a las empresas y se tradujo también en un descenso del consumo. Se entró en una incontrolada crisis, caracterizada por un fuerte descenso de los precios (especialmente los agrarios), la quiebra de empresas, la ruina de muchos agricultores y el aumento del desempleo.

Esto afectó también a los jóvenes casi con mayor dureza, ya que para ellos era más difícil encontrar trabajo porque apenas tenían experiencia, o era su primer empleo. Los centros educativos no podían soportar la prolongación de la escolaridad de los alumnos, por lo que bajó el nivel cultural.

Crisis actual:Estamos sufriendo una crisis parecida a la del crack del 29

La especulación al aumento  del suelo y de la vivienda en EEUU y Europa de estos últimos 10 años ha llevado a un amplio sector de la población a contraer grandes créditos para comprar viviendas sobrevaloradas, basándose en la confianza de que las viviendas siempre subirían de precio, y que todos tendrían empleo en los próximos 30 años para poder pagarlos.
Cuando en Agosto 2007 se produce la quiebra de bancos hipotecarios debido a la falta de liquidez por la morosidad de las hipotecas de alto riesgo (subprime), caen las bolsas y los bancos centrales empiezan a inyectar liquidez a los mercados financieros. La confianza cae. Se produce una contracción del crédito y del consumo, llevando a la quiebra a pequeñas y medianas empresas y a importantes reducciones de plantillas en las grandes empresas.
Aumenta de forma gradual el desempleo, que contribuye a elevar la morosidad de las hipotecas.
No hay trabajo para tantos desempleados, sobre todo para los jóvenes a los que directamente está golpeando la crisis económica (más del 45% de los parados son jóvenes). La generación más preparada, y esto hace que jóvenes con títulos universitarios emigren a otros países en busca de trabajo.

Comment Stream