POLITICA INSTITUCIONAL DEL SIGLO XVIII EN AMERICA

HISTORIA

La Política y la Sociedad

en las Colonias

La casa de la Contratación, creada en 1503, era un organismo administrativo que pretendía monopolizar el comercio colonial a favor de la Corona española. Estaba encargada del comercio o del trato y contrato, según se decía, con las nuevas tierras descubiertas. Se estableció en el puerto de Sevilla, porque era un puerto interior, salvaguardado de los ataques marítimos y desde donde se podían alistar cómodamente las flotas.

La Casa recogía cuanto venía o iba a Indias. Por ejemplo, de América llegaba oro, plata, algodón, azúcar, cacao, plantas medicinales y colorantes. Es­tos productos representaban grandes ganancias para la Real Hacienda de España. La Casa también se encargaba de enviar a las Indias alimentos, semillas y plantas de valor comercial, ganado, instrumentos de labranza, aceite, vino, telas costosas, hilados y otros artículos de lujo.

También se ocupó de los pasajeros que iban a las Indias. Desde los altos funcionarios hasta los emigrantes, todos debían obtener permiso de la Casa de la Contratación para viajar legalmente.

Para lograr el control del comercio marítimo con América, la Casa debía buscar los barcos adecuados, los pilotos más expertos y las tripulaciones idóneas

El gobierno y la administración de las colonias

Aunque durante la época colonial ningún monarca español REY visitó las tierras americanas, la administración de América dependía totalmente de los reyes de España.

En los comienzos de la colonización, el cruce del océano y las grandes distancias entre las ciudades americanas dificultaron las tareas del Gobierno español. Era difícil para los reyes hacerse obedecer y controlar las actividades económicas en la lejana América. Por eso, quienes realmente mandaban en las colonias eran los conquistadores y sus descendientes.

Los inicios de la administración colonial

Durante el tiempo que duró la Conquista de los territorios, se establecieron contratos o acuerdos entre la Corona y los conquistadores. Mediante estos contratos, llamados capitulaciones, los conquistadores obtenían el derecho a poseer títulos, tierras y poder. Sin embargo, cuando se inició la colonización, el estado español controló directamente todo el proceso.

Para controlar y administrar las colonias en América, se crearon instituciones y leyes con el propósito de atender y velar por los intereses de la Corona. Algunas de estas instituciones funcionaban desde España y otras, desde América.

Durante la primera mitad del siglo XVI, se establecieron varios organismos administrativos. Éstos fueron creados para asesorar al rey en el gobierno de las colonias. Los dos organismos principales estaban radicados en España: la Casa de I, Contratación y el Consejo de Indias.

La Casa de la Contratación, creada en 1503, reglamentaban y controlaban el comercio con América. Además, inspeccionaba la entrada y la salida de los barcos, las mercancías y los pasajeros. Se encontraba en Sevilla, aunque fue trasladada a Cádiz, en 1717. La misión principal de este organismo era evitar que otros países europeos interfirieran en el comercio con las colonias.

El segundo organismo que se estableció para administrar las colonias fue el Consejo de Indias. Fue creado por el rey Carlos V, en 1524. Era el principal organismo consultor y asesor del rey.

El Consejo de Indias cumplía muchas funciones. Entre ellas:

  • creaba las leyes que debían regir en las colonias americanas, y cuidaba por que se cumpliesen;
  • resolvía todos los asuntos relacionados con el Gobierno;
  • proponía al rey los nombramientos de las personas que ocuparían cargos de gobierno en América;
  • mediante visitas a las colonias, inspeccionaba el desempeño de las autoridades;
  • actuaban como máximo tribunal de justicia en asuntos de las colonias, y atendía los reclamos de los súbditos americanos.
  • El Consejo de Indias llegó a realizar una extensísima labor una extensísima labor legislativa para atender las distintas colonias americanas. Ejemplo de ello son las Leyes de Indias, que contenían el conjunto de normas legales que reglamentaban la vida política, religiosa, militar y económica de los habitantes de las colonias españolas en América

    Las instituciones políticas en América

    El Rey dividió el territorio americano en distintas regiones y provincias administrativas. De esta manera, se aseguraba que el sistema de gobierno funcionara a pesar de las distancias.

    Los virreinatos

    La primera división del territorio consistía en los virreinatos. Eran las regiones más extensas dentro del imperio colonial y se caracterizaron por ser áreas muy ricas en oro y plata. Estos extensos territorios estaban dirigidos por un virrey, que era nombrado por el rey. Por lo general, era alguien de la familia real o de la alta nobleza que gobernaba en nombre del soberano y le rendía cuentas de su trabajo.

    El virrey ocupaba varios cargos que lo convertían en el jefe supremo de la administración colonial, como el de capitán general, gobernador, presidente de la Audiencia y vicepatrono de la Iglesia. También dirigía el gobierno militar y la vida económica de su territorio. Además, velaba por el cumplimiento de las leyes

    En América se establecieron:

  • el Virreinato de Nueva España o de México (1535). Tenía sede en la ciudad de México y gobernaba todos los territorios que se encontraban desde Panamá hacia el norte del continente;
  • el Virreinato del Perú (1543). Su capital fue la ciudad de Lima y controlaba los territorios que se encontraban en América del Sur;
  • el Virreinato de Nueva Granada (1739). Su capital fue la ciudad de Santa Fe, en Colombia;
  • el Virreinato del Río de la Plata (1 776). Su capital fue la ciudad de Nuestra Señora de los Buenos Aires, en la Argentina.
  • Las reales audiencias

    La justicia en las colonias se impartía mediante los tribuna­les de justicia o reales audiencias. Entre sus funciones estaba la celebración de juicios civiles, mercantiles, administrativos y de carácter religioso. Además, controlaban las funciones de gobierno. Sus jueces, llamados oidores, eran asesores de los virreyes y de los capitanes generales.

    Las capitanías generales y las gobernaciones

    Dentro de los virreinatos, estaban ubicadas las capitanías generales. Aunque se encontraban bajo el mando de los virreinatos eran muy importantes para España, por el control pue ejercían sobre las poblaciones. Las presidía un capitán general, que era el máximo jefe político y militar de su territorio o capitanía.

    Las capitanías generales se crearon con el propósito de concentrar las fuerzas militares del virreinato para la defensa de regiones menores. Hubo cuatro capitanías: la de Guatemala, Cuba, Venezuela y la Chile.

    Dentro de los virreinatos, existían también las pequeñas provincias o gobernaciones. Se crearon desde el inicio de la conquista y la colonización de América. Con el paso del tiempo, las gobernaciones dependieron de los virreinatos y de las capitanías generales.

    Los municipios

    Cada gobernación estaba compuesta por municipios. Éstos formaban la divisón territorial más pequeña dentro de las gobernaciones.

    El control de los municipios estaba en manos del cabildo o ayuntamiento. El regidor y el alcalde eran las máximasautoridades del cabildo. Generalmente, eran vecinos destacados y adinerados. El cabildo fue el único organismo que manejaron los criollos.

    En conjunto, los integrantes de los cabildos intervenían en los asuntos políticos del municipio. Además, resolvían diversos asuntos, como el abastecimiento de la ciudad, el alumbrado público y los precios de los productos comerciales.

    Virreyes sin empleo

    En el comienzo, el tiempo de duración para el cargo de virrey dependía de cuan bueno había sido su desempeño. Pero, luego, se fijó un término de 3 años, que se solía duplicar si había sido bueno en su cargo. Por último, la Corona estableció un período de 5 años, que duró hasta las guerras de independencia en América, a comienzos del siglo XIX.

    La organización social y los grupos sociales

    En las colonias de América se desarrollaron diferencias sociales desde el comienzo de la colonización. Estos nuevos pueblos se organizaron al igual que la vieja sociedad europea. Por eso, las relaciones de poder siempre estuvieron presentes, con el dominio de los europeos tanto en la política como en la organización social americana.

    Durante los primeros años, existieron tres grupos étnicos muy diferenciados: los blancos, los indígenas y los negros. Los blancos eran los invasores;los indígenas fueron los conquistados,y los negros fueron sacados a la fuerza de sus comunidades africanas para convertirlos en esclavos.

    La mayoría de los blancos que llegaron a América eran hombres. Por esta razón, las uniones entre los españoles y las mujeres indígenas y las negras ocurrieron con frecuencia. De estas uniones surgieron los distintos grupos étnicos que aún habitan en América. La sociedad colonial se dividió en dos grandes grupos de personas: aquéllas consideradas privilegiadas y las que fueron oprimidas por quienes tenían el poder.

    El grupo de los privilegiados era dominado por los peninsulares. Éstos eran los nacidos en la Península Ibérica, específicamente, en España. Fueron enviados a América para ocupar los principales cargos del gobierno colonial, de la Iglesia y del ejército. Poseían títulos de propiedad sobre las tierras y gozaban de muchos privilegios.

    Además de los peninsulares, otro grupo privilegiado era el de los blancos criollos. Estaba compuesto por las personas nacidas en América, descendientes de los peninsulares. Controlaban los cabildos y tenían acceso a la educación. En este grupo, se encontraban los encomenderos y los pequeños hacendados, entre otros.

    La estratificación social

    La sociedad colonial experimentó una marcada estratificación o división social. De los principales grupos sociales surgen más grupos o casta,lo que crea una clasificación sumamente compleja. Algunos de los nombres empleados para describir esta mezcla de razas son: moriscos, albinos, coyotes, chamizos, cambujos, albarazados, tornaatrás, ahí-te-estás, tente-en-el-aire y pardos.

    Por otra parte, el grupo de los oprimidos estaba compuesto por:

  • los blancos de orilla - Provenían de las clases pobres de España, principalmente de las islas Canarias. Eran despreciados por los criollos. Muchos trabajaban como artesanos y como pequeños comerciantes.
  • los mestizos - Formaban el sector más numeroso de la sociedad centro y suramericana. Fueron el resultado de la unión entre indios y blancos. Vivían en la miseria. Trabajaban como artesanos, pequeños comerciantes y agricultores.
  • los mulatos - Surgieron de la unión de blancos y negros. Trabajaban en las minas, en las haciendas y en las labores agrícolas.
  • los zambos - Provenían de la unión de negros e indios. El trato que recibían estaba también marcado por el prejuicio.
  • los indígenas - Ocupaban uno de los estratos o niveles más bajos en la pirámide social de la colonia. Muchos trabajaban como peones en las haciendas, mientras que otros se quedaron en las ciudades y aprendieron oficios artesanales. Aunque eran libres, tenían que pagar tributo a los encomenderos.
  • los negros esclavos - Constituían la clase social más baja. Legalmente, eran propiedad de los esclavistas o amos, y no tenían derechos dentro del sistema español. Los esclavos trabajaban en las minas y en los campos. En el Caribe, trabajaron en el cultivo, el corte y el procesamiento de la caña de azúcar. La práctica de introducir negros esclavos estaba autorizada por el gobierno español. Esta autorización se conoció como contrato o asiento. El tráfico esclavista se convirtió en un negocio muy lucrativo para los europeos.
  • La organización del trabajo

    Durante la colonización americana, los españoles reorganizaron a la población, para adaptarla a las exigencias económicas de la Corona. Con este propósito, crearon sistemas de trabajo que les permitieran aprovechar la fuerza productiva de los indígenas.

    Los europeos consideraron a los indígenas como siervos de la Corona. Sin embargo, los catalogaron como vasallos libres. Esto significaba que los indígenas poseían el derecho de propiedad sobre sus tierras y sus pertenencias, pero, como vasallos, tenían el deber de pagar impuestos a la Corona.

    En los inicios de la colonización, se inició la práctica de las encomiendas, la cual consistía en entregarle a un encomendero español un grupo de indígenas. Éste tenía el deber de protegerlos y de convertirlos en cristianos. A cambio, adquiría el derecho de cobrarles impuestos.

    Luego, en algunas partes de América, se desarrolló un sistema de trabajo conocido como obraje. Éste se empleaba en la producción de telas y franelas, utilizadas en la confección de vestimentas. Los obrajes no respetaban las leyes de trabajo que imponía la Corona. Obligaban a los indígenas a trabajar en malas condiciones y los sometían a una pésima alimentación.

    Posteriormente, a mediados del siglo XVI, se adoptó otro sistema llamado mita. En este caso, cada grupo indígena aportaba a la Corona un número determinado de trabajadores durante varios meses al año. Muchas veces, esos indígenas recibían un salario. Sin embargo, al igual que las encomiendas y los obrajes, los abusos de la mita propiciaron la disminución de la población indígena en América.

    Comment Stream