ANA FRANK

bvh

dejar Alemania.BIOGRFÍA DE ANA FRANK Y POEMAS…. Ana Frank S. Bruchfeld y P. Levine Ana Frank nació en Frakfurt del Main, Alemania, en junio de 1929. Su diario es uno de los documentos más famosos del Holocausto. Comenzó a escribirlo cuando tenía trece años. Poco después de la llegada de Hitler al poder, en 1933, Ana huyó con su familia a Holanda. La acompañaban papá Otto, mamá Edith y su hermana, Margot. Al igual que otros judíos alemanes, la familia Frank creyó haber encontrado en Holanda un refugio libre de persecuciones. La ocupación alemana de este país en mayo de 1940, representó un abrupto final para la vida cotidiana de la familia Frank en Ámsterdam. Las persecuciones nazis de los judíos en los Países Bajos y en toda Europa Occidental obligaron a Otto Frank a preparar un escondite para su familia para escapar así a la deportación a los campos de exterminio en Polonia. La familia se escondió en un recinto secreto del desván de su casa en julio de 1942. Ana escribió en su diario acerca de la decisión final tomada: «Esconderse era peligroso. Los judíos escondidos que eran descubiertos o que fueran traicionados eran rápidamente enviados a un campo de concentración. El castigo por haber ayudado a alguien era la muerte». A pesar de que la familia recibió ayuda de los vecinos, la Gestapo obtuvo información sobre su existencia y los apresó en agosto de 1944. Al igual que más de 100.000 judíos de los Países Bajos antes que ellos, la familia Frank fue conducida a un campo en las afueras de Ámsterdam, y desde allí fue deportada al campo de concentración de Auschwitz a principios de septiembre de 1944. Edith Frank murió poco antes de que Auschwitz fuera liberado, en enero de 1945, mientras que Ana y Margot fueron enviadas a Bergen-Belsen, en Alemania. Allí fallecieron ambas, víctimas del tifus, en marzo de 1945. Jamás tuvieron la oportunidad de experimentar la liberación. Otto Frank sobrevivió al cautiverio de Auschwitz. Con el tiempo volvió a Holanda, donde le devolvieron el diario de Ana, que amigos de la familia habían recogido y guardado. deDe esto contareis a vuestros hijos... Un libro sobre el holocausto en Europa, 1933-45, Estocolmo, Secretaría de Gobierno, Suecia, 1998. Nosotros los sobrevivientes Erika Blumgrund Nosotros, los «sobrevivientes» ¡de repente nos encontramos en el proscenio! Iluminados, examinados, interrogados, por sentimientos, Por el modo de transmitirlo a nuestros hijos, Por los comentarios de ellos… Diferenciados de la gente «normal» Nos sentimos clasificados en una categoría especial. Nosotros, los «sobrevivientes» Hemos despertado el interés de psicólogos, Historiadores, escritores y cineastas. En una suerte de «pánico a la hora de cierre» -claro, «cada vez somos menos»- Nos vimos urgentemente «descubiertos», Y debemos –así nos dicen- Cumplir con el compromiso De perpetuar lo vivido y revelar Nuestra alma a la posteridad. Así desenterramos los recuerdos Del último cajón… Reabrimos las viejas heridas (acaso alguna vez cicatrizaron?) Porque nada debe perderse, Ni siquiera las lágrimas. Valientemente nos ubicamos en la luz del proscenio. Nosotros, «los sobrevivientes»

UN DIARIO COMO " LA MEJOR AMIGA"

Poco antes de tener que esconderse, Ana recibe un diario personal como regalo de cumpleaños, en el que comienza inmediatamente a escribir. Durante el periodo en que estuvo escondida, Ana escribe sobre lo que ocurre en la Casa de Atrás y sobre sí misma. El diario es un gran apoyo para Ana, quien también escribe en él cuentos cortos y colecciona citas de escritores en su «Libro de Frases Bonitas»

Cuando el ministro de educación neerlandés hace un llamamiento – a través de la radio inglesa – a conservar los diarios escritos durante la guerra, Ana decide elaborar el texto de su diario para convertirlo en una novela a la que llamará «La Casa de Atrás». Ana comienza con la reescritura, pero, antes de terminar es descubierta junto con los demás escondidos, y arrestadA.

¿PORQUE LA ESCRITURA SERIA UNA DE LAS FORMAS DE MANTENER VIVA  LA MEMORIA?
*La escritura de forma autobiográfica es la literatura de lo íntimo, que indaga en lo personal; aparecen en ella, de muy diversas maneras, temas relacionados con la vida del individuo, con su forma de ser, con sus sentimientos, con sus ideas.

Quienes no escriben no saben lo bonito que es escribir.

Ana Frank es una niña judía que, durante le Segunda Guerra Mundial, tiene que esconderse para escapar a la persecución de los nazis. Junto con otras siete personas permanece escondida en la «casa de atrás» del edificio situado en el canal Prinsengracht n° 263, en Ámsterdam. Después de más de dos años de haber estado ocultos, los escondidos son descubiertos y deportados a campos de concentración. De los ocho escondidos, solo el padre de Ana, Otto Frank, sobrevive a la guerra. Después de su muerte, Ana se hace mundialmente famosa gracias al diario que escribió durante el tiempo en que estuvo escondida.

Los Secretos De La Habitación De Ana franK

«Nuestra pequeña habitación, sin nada en las paredes, tenía hasta ahora un aspecto bastante desolador. Gracias a papá, que ya antes había traído toda mi colección de tarjetas postales y mis fotos de estrellas de cine, pude decorar con ellas una pared entera, pegándolas con cola. Ha quedado todo muy bonito» (Diario, 11 de julio de 1942).

  • COMO TANTAS OTRAS NIÑAS

Como tantas otras niñas, Ana Frank adorna su habitación con fotos. Enseguida después de que la familia Frank se instala en la casa de atrás, pega toda clase de fotos y postales en las paredes de su pequeño cuarto. Ana dedica bastante tiempo a su colección de fotos. Le aburre tener que mirar siempre las mismas imágenes. «Ayer pegué nuevas fotos de estrellas de cine en mi cuarto, sólo que esta vez lo hice con marquitos especiales, para poder quitarlas más fácilmente» (18 de octubre de 1942).

ANA FRANK ADORA A LOS MIEMBROS DE LA REALIZA

Ana Frank adora a los miembros de la realeza. Conoce las fechas de cumpleaños de varios integrantes de las casas reales y dedica horas enteras al estudio de sus árboles genealógicos. Antes de estallar la guerra, una prima le envía desde Inglaterra unas postales con imágenes de la familia real inglesa. En su habitación de la casa de atrás, en la pared justo detrás de su escritorio, Ana pega sus fotos preferidas de las princesas Isabel y Margarita. También es una ferviente admiradora de la dinastía de los Orange, circunstancia que no esconde en absoluto, para gran fastidio de sus compañeros de refugio.


DESPUÉS DE LA GUERRA

A mediados de la década de los cincuenta, cuando todo indica que la casa de atrás no podrá conservarse, Otto Frank corta las fotografías y postales de la pared izquierda de la habitación de Ana, junto con el papel de empapelar. Con ocasión de la inauguración de la Casa de Ana Frank, en 1960, se recrea en la medida de lo posible el ambiente original del cuarto de Ana. La conservación de las imágenes es objeto de atención continua, en la que participan numerosos especialistas. Detrás de cada una de ellas hay toda una historia. Así, por ejemplo, en el transcurso de los años y para su gran sorpresa, en la habitación de Ana unas visitantes se toparán con sus propias fotos.

ES BASTANTE CURIOSO
Hace ya más de medio siglo que su retrato está colgado entre las fotos de artistas de cine y otras imágenes en la habitación de Ana Frank. Los millones de visitantes ignoran la identidad de aquella niña sonriente, hasta que un día una amiga estadounidense la reconoce. «Sí, es bastante curioso, pero soy yo, no hay duda», dice Joyce van der Veen, coetánea de Ana Frank. A la edad de trece años, era una bailarina de mucho talento, famosa en toda Holanda. «Por aquel entonces me sacaron fotos para una conocida revista para señoras.» Poco después de la sesión de fotografía, tuvo que esconderse con su familia por causa de su origen judío. «Terminada la guerra, fui bailarina en París. Después fui a parar a Estados Unidos, donde me hice actriz.» Joyce: «Para Ana Frank, aquella foto simbolizaba el mundo exterior. Para mí no era más que una bonita foto. Es curioso tomar conciencia ahora de cuánta gente la ha visto».

Comment Stream