¿Cómo generar un espacio de capacitación entre los docentes sobre aplicaciones y experiencias con recursos tic?

Propuesta de trabajo colaborativo de capacitación pensado para los docentes del departamento de Ciencias Naturales de la E.E.S. N° 10 - Tandil

Para entrar en tema

  En la actualidad todos los docentes somos consientes de que las tecnologías utilizadas tradicionalmente en el aula (pizarrón, libros de textos, mapas o afiches), gracias a su estabilidad, se hicieron transparentes con el tiempo: una vez instaladas, se naturalizaron y no llamaron más la atención. En contraste, las tecnologías digitales actuales (computadoras, programas, dispositivos), en su constante evolución y cambio, impiden que se vuelvan un lugar común y requieren el desarrollo de habilidades y estrategias para aprender continuamente cómo usar las nuevas versiones, los nuevos modelos, las nuevas aplicaciones. Estas tecnologías digitales tienen potencial para modificar la naturaleza de una clase ya que juegan un papel esencial en la manera en que se pueden representar, ilustrar, ejemplificar, explicar y demostrar las ideas y conceptos de una disciplina para hacerlos más asequibles a los alumnos.

¿Qué quiero proponer?

   Si bien todos conocemos los beneficios potenciales del trabajo con recursos TIC, no todos sentimos estar capacitados para su empleo en las aulas. Nos encontramos en distintos “casilleros” de este camino de aprendizaje constante que implica hacer propios estos recursos. Es por ello que la propuesta surge de la idea de generar primeros espacios de capacitación y motivación entre los colegas del área, en los cuales se puedan intercambiar experiencias, conocimiento de diferentes aplicaciones, dudas, etc. Incluso incentivar la gesta de diferentes propuestas integradoras entre diversas asignaturas que tengan el mismo objeto de estudio.

 La propuesta puede implementarse en diferentes etapas que incluyen encuentros presenciales y virtuales entre los docentes. La misma se fundamenta en

(a) la idea de aprender de forma colaborativa, con otros, en grupo, compartiendo objetivos y distribuyendo responsabilidades;

(b) el papel de la computadora como elemento mediador que apoya este proceso.

 En palabras de Gros (2006):

“Se trata pues de aprender a colaborar y colaborar para aprender”.

¿Por qué?

 Las siguientes afirmaciones de Cuban sobre la utilización de las computadoras portátiles en EE.UU. pueden aplicarse a nuestra situación. Según sus estudios, algo menos de dos décadas después de la implementación de las computadoras como recurso de trabajo educativo, de diez profesores que utilizan habitualmente (varias veces por semana) los ordenadores en sus aulas, sólo tres o cuatro son usuarios ocasionales (los utilizan una vez al mes). Y el resto –cuatro o cinco de cada diez– no los utilizan nunca para enseñar. Cuando se analiza el tipo de uso, resulta que estas potentes tecnologías acaban siendo frecuentemente utilizadas como procesadores de textos y como aplicaciones de bajo nivel que refuerzan las prácticas educativas existentes en lugar de transformarlas. "Después de tantos aparatos, dinero y promesas, los resultados son escasos" (Cuban, 2003, p. 1/6.).

  Este panorama lo utilizo como referencia ya que de acuerdo a los resultados que arrojan  encuestas realizadas a docentes de la institución, se puede visualizar que:

Frente a la siguiente cuestión:

"¿En qué medida considera que las TIC están cambiando o cambiarán sus prácticas de enseñanza?"

Los docentes respondieron:

 La valoración se realizó en una escala de 1 a 10, donde el valor 1 correspondía con la leyenda "No representa ningún cambio" y el valor 10 con "Mis prácticas cambiaron radicalmente". Los resultados:

17 % adjudicó el valor 3

17 % adjudicó el valor 4

33 % adjudicó el valor 6

33 % adjudicó el valor 8

Frente al planteo:

¿Qué aparatos tecnológicos utiliza con mayor frecuencia en su vida cotidiana?

Los docentes responden:

 Puede visualizarse que además de la computadora portátil, el televisor,el equipo de música, el celular es el elemento más utilizado. Aunque del mismo no se hable al momento de analizar recursos TIC que se ponen en práctica.

Frente al planteo:

"¿Qué función o funciones asigna a los recursos digitales en sus clases?"

Los docentes responden:

Donde puede observarse que:

- Motivar, despertar y mantener el interés es la función para un 24%.

- Proporcionar información, es la función para un 24%.

- Guiar los aprendizajes de los estudiantes: organizar la información, relacionar conocimientos, crear nuevos conocimientos y aplicarlos, etc. es la función para un 24%.

-  Evaluar conocimientos y habilidades, es la función para un 16%.

- Proporcionar simulaciones que ofrecen entornos para la observación, la exploración y la experimentación, es la función para un 24%.

-  Proporcionar entornos para la expresión y la creación, no es función que se asigne a los recursos digitales.

 Entonces, si bien se reconoce la importancia de la aplicación de las TIC en el aula, porque también se reconoce la importancia de las nuevas tecnologías en la vida cotidiana, se adjudican funciones educativas a la utilización de los recursos. ¿Qué es lo que hace que sólo un 33 % sienta un cambio importante en sus prácticas educativas?

Para responder en parte a ello se hicieron los siguientes planteos:

¿Cómo describiría el papel del docente a partir de la integración de las TIC en las escuelas?

Los docentes responden:

  • "Incentiva, estimula, guía las actividades".
  • "Presenta los contenidos a trabajar de manera diferente a la tradicional".
  • "El docente juega el papel de motivador y orientador en la búsqueda y resolución de problemáticas planteadas".
  • "En algunos casos se dificulta, creo que nos tendrían que haber capacitado antes de entregarlas a los alumnos".
  • "Mejora notablemente si el docente sabe utilizarlas".
  • "Si un docente utiliza las netbook sin saber qué hacer, logra que lo alumnos no quieran unirse al aula virtual (me ha pasado) porque tienen miedo de que se las reinicie o apaguen".

  Si prestamos atención, la mitad de estas posturas relacionan directamente la integración de las TIC en las escuelas con su propia capacitación. Mientras la otra mitad se sienten parte del cambio asumiendo su rol como motivador, orientador o guía de las actividades propuestas.

Por último y con fin de indagar sobre otras limitantes al momento de aplicar los recursos en clase, se pregunta:

¿Considera que existen aspectos que sería necesario incentivar/ mejorar en la institución educativa en donde trabaja, en relación con la integración de las TIC?

Las respuestas fueron:

  • En algunas aulas no hay acceso a Internet y en algunos cursos los alumnos no tienen netbook.
  • La institución debería mejorar la predisposición de los docentes al uso de las TIC.
  • Capacitar a docentes y alumnos en el manejo y cuidado de las netbooks, y en la búsqueda de información.
  • No creo que los docentes se sientan capacitados en su mayoría para trabajar con estos recursos.
  • Básicamente mejorar el acceso a Internet en las aulas.
  • La mayoría de los alumnos ya no tiene las netbook. Se torna prácticamente imposible trabajar eficientemente con ellas.

 Por lo que podemos inferir que se sigue haciendo hincapié en la capacitación del grupo de docentes, en mejorar su actitud y aptitud, además de limitantes tales como falta de acceso a Internet en algunas aulas o computadoras portátiles por alumno. También es notable la responsabilidad que se adjudica a la misma institución educativa acerca de "mejorar la predisposición" de los docentes aportando mayor capacitación desde la misma.

Entonces...

 Todavía estamos a tiempo de generar esos ajustes necesarios para no caer en aquello que Cuban afirmaba sobre la sociedad estadounidense en 2003. Es relativamente incipiente el empleo de recursos TIC en el aula en nuestra sociedad y particularmente en nuestra institución educativa, aquellos docentes que aún no se sienten capacitados para integrarlos en sus clases, tienen la iniciativa y plantean la necesidad de formar parte de este cambio. ¿Porque no hacerlo como un trabajo colaborativo con nuestros colegas?

 En relación a ello, la colega Luz Canese (2014) opina que: el trabajo colaborativo es "el proceso de realización de un grupo de personas, para el logro de un objetivo en común" que se construye a través de la interacción en un contexto social que enriquece las relaciones de los participantes, como así también el compromiso, el trabajo en equipo, la comunicación, el aprendizaje activo, la cooperación.
 Gabriela Scholles (2014), agrega que el trabajo colaborativo incluye elementos como la responsabilidad y el establecimiento de consensos como meta común; que valora la contribución individual, que asume tareas y responsabilidades;y por otro lado se desarrolla habilidades de grupo como escuchar, participar, coordinar actividades, liderar, dar seguimiento, evaluar y autoevaluar.

¿Para qué?

 El encuentro con docentes de la misma institución que tengan mayores experiencias en el empleo de recursos, que hayan tenido la posibilidad de conocer e implementar nuevas tecnologías en sus clases, que sientan que pueden transmitir esos conocimientos es una manera práctica y fomenta el compañerismo dentro del equipo docente. De esta manera, lo que muchos pueden tomar como una imposición, es posible que se torne de una manera más amigable.

  La idea es que de esta manera se vayan atravesando las distintas etapas de evolución de la enseñanza en aulas equipadas con tecnología. Estas etapas se definen como: ACCESO, ADOPCIÓN, ADAPTACIÓN, APROPIACIÓN e INVENCIÓN y según Sandholtz y Reilly (2004) pueden describirse del siguiente modo:

Acceso: Aprender los fundamentos del uso de la tecnología; los aspectos técnicos están en primer plano. En esta etapa, los docentes, incluso los más experimentados, sienten que deben enfrentar problemas tales como la disciplina, la organización de los recursos y la frustración personal. Todas estas dificultades se reflejan en una actitud poco optimista con respecto a la integración de tecnologías en las aulas. Los problemas técnicos y de manejo de la clase no dejaban margen para intentar modificar las formas de enseñanza.

Adopción: Superar la lucha con la tecnología para pasar a usarla en un nivel básico en forma consistente con las prácticas existentes de enseñanza y aprendizaje. Los profesores siguen lidiando con problemas tecnológicos, pero comienzan a mostrar preocupación acerca de cómo integrar las tecnologías diariamente en sus prácticas de enseñanza. Las actividades consisten fundamentalmente en enseñar a los alumnos cómo utilizar la tecnología (organizar el trabajo, procesador de texto, guardar, etc.). Emplean las TIC para replicar las estrategias tradicionales de enseñanza: clases magistrales, dictados, etcétera.

Adaptación: Pasar de un uso básico a utilizar la tecnología para aumentar la productividad; un uso más frecuente y útil, pero escaso cambio en las prácticas existentes de enseñanza y aprendizaje.Las estrategias tradicionales de enseñanza siguen siendo predominantes, pero los estudiantes utilizan también procesadores de texto, bases de datos y algunos programas de gráficos durante una buena parte de la jornada escolar. Los docentes notan que los estudiantes se muestran más productivos, más curiosos y más confiados, y asumen nuevos retos más allá de las tareas cotidianas.

Apropiación: Uso de la tecnología “sin esfuerzo” como una herramienta para alcanzar los objetivos educativos y de gestión. Esta etapa se caracteriza por el cambio en la actitud de los docentes hacia la tecnología: la entienden y la utilizan sin esfuerzo como una herramienta de clase.

Invención: Uso de la tecnología como herramientas flexibles en el aula. El aprendizaje es más colaborativo, interactivo y personalizado; surgen nuevas prácticas de enseñanza y de aprendizaje. Los profesores experimentan nuevos patrones de enseñanza y formas de relacionarse con los estudiantes y con otros profesores. Al llegar a ver el aprendizaje como un proceso activo, creativo, interactivo y social, desarrollan usos más innovadores de la tecnología para la enseñanza y el aprendizaje.

 Como vemos, si bien la descripción es acerca de la evolución general del implemento de la tecnología en el aula. Cada docente puede sentirse identificado con cada una de estas etapas. La propuesta tiene como objetivo la superación de la etapa en la que nos encontremos. Eso no necesariamente implica que todo el equipo docente de la institución logre arribar a la etapa de INVENCIÓN, si ambiciona que cada docente pueda pasar de una etapa a otra más evolucionada.

¿Cómo?


  • Objetivo: Lograr el paso de una etapa de las descritas anteriormente, a otra más evolucionada por parte de cada docente, fomentando espacios de intercambio y trabajo colaborativo entre colegas.
  • Rol de los actores:

Directivos: Buscar espacios físicos y tiempos en los cuáles llevar a cabo los intercambios. Fomentar la participación de los docentes.

Jefes de departamento: Fomentar la participación de los docentes del área, comunicando con tiempo el lugar y momento de cada encuentro. Sondear previamente quiénes son aquellos docentes que sientan que pueden participar como "orientadores" de cada encuentro y cuáles son aquellos que consideran que no están capacitados en determinados campos relativos a la implementación de los recursos TIC y pueden beneficiarse con el encuentro.

Docentes: Participar espontáneamente de los encuentros como "orientadores" o "aprendices". Plantear diferentes temáticas sobre las cuáles necesiten conocer experiencias y capacitarse con sus colegas. Comprometerse con los encuentros presenciales y con actividades virtuales que puedan surgir para ampliar cada instancia.

Cooperadora: Colaborar con el material bibliográfico fotocopiable y con insumos de tipo comestible que hagan de desayuno o merienda (de acuerdo el horario de encuentro) que amenicen el encuentro.

  • Recursos: se necesitará un lugar amplio y cómodo para el encuentro (puede utilizarse la sala de proyecciones, por ejemplo o gimnasio, según el número de participantes). Acceso a tomas corrientes (para cargar baterías de las netbooks). Las netbooks de cada docente. El proyector o cañon.
  • Tiempos estimados: Los encuentros se realizarán cada 15 días, con una temática prefijada y uno o varios docentes que se postulen como orientadores de dichas temáticas. Los encuentros tendrán una duración de 3 horas y la institución extenderá un certificado por capacitación en servicio para los docentes presentes.

oportunidades y desafíos

 Los logros de esta propuesta estarán dados por el compromiso de todos los docentes y actores implicados, entender que la misma surge de sus mismas necesidades expresadas una y otra vez y de la idea de cubrir estas falencias de una manera diferente, entre colegas, amigos y compañeros.

  Como toda propuesta de cambio, lleva consigo dificultades y obstáculos a vencer. Se espera que los mismos puedan ir sorteándose por sobre todo con la motivación y compromiso real de cada uno. Dado que es una propuesta que incluye a los docentes, desde y para ellos, se espera superar las dificultades que puedan presentarse con cada encuentro.

referencias bibliográficas

ADELL, Jordi (2004b), “Internet en educación”, Comunicación y Pedagogía, Nº 200, 25-28.

BARDI, Valeria, BORDIGNON, Fernando y CICALA, Rosa (2012). “Herramientas TIC y modelos de enseñanza: propuestas para su uso pedagógico en los cursos de la UniPe”, Labtic, 29 de febrero. Disponibleen: http://goo.gl/yH5RJN.

CANESE, L. (2014, junio 4). El trabajo colaborativo: definiciones y experiencias. Publicado en:http://aulapostitulo.educ.ar/foros.cgi?wAccion=vertema&wIdPost=2238175&wVer=L&id_curso=8801 (última consulta: 1 de julio de 2014).

COLL, César (2009), “Aprender y enseñar con las TIC: expectativas, realidad y potencialidades”, en CARNEIRO, Roberto, Juan Carlos TOSCANO y Tamara DÍAZ (coords.), Los desafíos de las TIC para el cambio educativo, Madrid, OEI.

CUBAN, Larry (2011), “The Myth of Failed School Reform”. Disponible en:http://larrycuban.wordpress.com/2011/02/02/the-myth-of-failed-school-reformpart-1/ y http://larrycuban.wordpress.com/2011/02/04/myth-of-failed-school-reformpart-2.

MAGADÁN, Cecilia (2012), “Clase 2: Los saberes y los aprendizajes con TIC: en práctica y en teoría”, “Clase 3: Las TIC en acción: para (re)inventar prácticas y estrategias” “Clase 4: El desafío de integrar actividades, proyectos y tareas con TIC”. Enseñar y aprender con TIC, Especialización docente de nivel superior en educación y TIC. Buenos Aires: Ministerio de Educación de la Nación.

SANDHOLTZ, Judith y REILLY, Bryan (2004), “Teachers, not Technicians: Rethinking Technical Expectations for Teachers”, Teachers CollegeRecord, Vol. 106, Nº 3, 487-512.

SCHOLLES, G. (2014, junio 5). El trabajo colaborativo: definiciones y experiencias. Publicado en:http://aulapostitulo.educ.ar/foros.cgi?wAccion=vertema&wIdPost=2238175&wVer=L&id_curso=8801 (última consulta: 1 de julio de 2014).

VALVERDE BERROCOSO, Jesús, María del Carmen GARRIDO ARROYO y Rosa FERNÁNDEZ SÁNCHEZ (2010), “Enseñar y aprender con tecnologías: un modelo teórico para las buenas prácticas con TIC”, Teoría de la Educación. Educación y Cultura en la Sociedad de la Información, Vol.11, Nº 1, febrero, 203-229. Disponible en: http://goo.gl/hABU9X.

Comment Stream