Reconozco que la Navidad no es lo mío.
Pero las personas sí.

Por eso, cuando veo una estrella...

...me acuerdo de personas tan extraordinarias como y la suerte que tengo
por haberte conocido.