Posmodernidad

Marketing y el efecto de la publicidad sobre el desmedido consumo actual

Posmodernidad: Surgimiento y hechos históricos

La palabra Posmodernidad es el término que se utiliza para designar a la amplia gama de movimientos, culturales, artísticos, filosóficos y literarios que surgieron en el siglo pasado, entre las décadas del setenta y el ochenta en Europa, con el objetivo de oponerse al movimiento moderno, y que se caracteriza por una excesiva atención a las formas y por no presentar una ideología marcada ni compromiso social.

Se originó principalmente porque el movimiento moderno demostró ser un auténtico fracaso en sus intenciones de renovar ámbitos como el arte, la cultura, la filosofía y lo social. Por lo que la posmodernidad busca afianzarse en lo cotidiano, en el presente, con metas individuales alcanzables. Individuos que realizan en sí mismos lo que la modernidad prometió para todos algún día.

Podemos apreciar diferentes hechos históricos en los cuales se presentan las características principales de la posmodernidad:

  • La acepción más frecuente de posmodernidad se dio a conocer a partir de la publicación de “La condición posmoderna” de Jean-François Lyotard, que analiza la epistemología de la cultura posmoderna como final de las "grandes narrativas" o meta narrativas, que Lyotard considera la característica principal de la modernidad, en 1979 a pesar de que varios autores habían empleado el término con anterioridad.
  • También podemos decir que la Ciudad de las Vegas en EE. UU. es un caso paradigmático de arquitectura posmodernista ya que se puede observar un regreso del ingenio, el ornamento y la referencia de la arquitectura.
  • Otros dicen que la posmodernidad nació el 15 de julio de 1972, cuando se dinamitó un barrio entero de Saint Louis, Missouri, que había sido guiado por los principios de la planificación moderna y secundado por el Congreso Internacional de la Arquitectura Moderna para proveer de viviendas modernas y con las necesidades básicas, a familias marginadas.
  • Un evento histórico que marcó el final de la etapa moderna, fue el Mayo Francés del '68. Fue una cadena de protestas que se llevaron a cabo por estudiantes de izquierda, en contra de la sociedad de consumo (más de 9 millones de personas), que tenían como contexto económico, un grave deterioro en la situación económica y un aumento en el número de desempleados. En el contexto cultural encontramos el surgimiento de la sociedad de consumo, cada vez más influida por los medios masivos de comunicación.
  • En Córdoba observamos un hecho histórico llamado Cordobazo, el cual consistió en un movimiento de protesta que se dio en 1969, la cual tuvo como consecuencia inmediata la caída del gobierno dictatorial de Juan Carlos Onganía. Éste impuso diferentes políticas tales como la congelación de la mayoría de las remuneraciones, represión automática para huelgas, se intervinieron muchos sindicatos y se disolvieron los partidos políticos, entre otros eventos.

Con esto podemos observar diferentes ideas tales como que la posmodernidad surge sin objetivos bien previsibles, ya que prácticamente, su principio básico es oponerse a la modernidad y demostrar que ésta ha sido un fracaso. No interesa mostrar una ideología puntual, ni mucho menos un bien común. Sino que se pone en manifiesto el individualismo, la satisfacción personal, vivir bien aquí y ahora sin importar los demás.

Características generales de la Posmodernidad:

-Aporte de numerosos movimientos y ONG que trabajan por la concientización a favor de los derechos humanos, la paz, la ecología y la solidaridad hacia los que menos tienen;
-El desencanto frente a la capacidad de la misma razón humana, a partir del anunciado ``fracaso´´ de los proyectos o utopías modernas; lo cual de alguna manera generó que otros aspectos del mundo humano pasaran desmedidamente a un primer plano;

- Las innumerables ventajas y posibilidades que nos brindan los adelantos tecnológicos en materia de información, comunicación, salud y calidad de vida;
- Las nuevas generaciones viviendo un mundo más virtual que real, ``sin distancias´´, ``sin esperas ni demoras´´, ``sin compromisos duraderos´´ dado por los avances tecnológicos;

-La lucha por el reconocimiento de lo diferente, por la inclusión y la integración a partir de la riqueza de la diversidad;
-La pretensión de elevar el propio ``yo´´ individual como única realidad normativa verdadera, una ``egocracia´´ envuelta, a la vez, por un profundo sentimiento de angustia y desencanto.

Además encontramos otras características, que explicamos a continuación:

Crisis de valores: Existe una extendida crisis de valores, tanto en los individuos como en las instituciones y en las sociedades en general. Los valores tradicionales que solían fundamentar los sistemas normativos y ser ``orientadores de la conducta´´, como la lealtad, honestidad, respeto por la vida, amor al saber, etc. ya no tienen vigencia.

Era del querer: Se da una sobrevaloración de las emociones, los sentimientos, de la voluntad como capacidad de ``querer´´, querer una mejor calidad de vida en términos de mayores comodidades y bienes económicos.

Crisis del sentido de la vida: El hombre posmoderno no le encuentra sentido a la vida. Esto generalmente es porque su hacer cotidiano lo conecta con el mundo del trabajo y del negocio que lo empuja para producir.

Fin de la idea de historia: Antes se pensaba en la historia como un proceso que tendía naturalmente al progreso, la superación; cada época era necesariamente mejor que la anterior. Hasta la modernidad se veía a la ``historia´´ como un conjunto de hechos concatenados con un desarrollo racional, pero a partir de la posmodernidad se pierde esta concepción de progreso, ya que la modernidad fue una época calificada negativamente a partir de los '70.

Ya no importa saber: Con respecto a la postura gnoseológica del hombre posmoderno podemos afirmar que ya no se promueve abiertamente el valor del saber, del conocimiento como caminos que permitan acceder a la verdad, a la realidad; en los espacios interactivos se da una primacía de lo tecnológico y lo rentable como los mejores criterios para la vida, sin necesidad de una mayor fundamentación de los pensamientos, las elecciones y las decisiones. En el ``reinado de la opinión´´ en el que vivimos inmersos ya no importa ``saber la verdad´´.

Un futuro angustiante: El hombre no quiere pensar en el futuro, pues le causa angustia y ansiedad; es conflictivo. El pasado no importa porque ya no es, y el futuro tampoco porque todavía no es, y quizás no sea, por lo que solo queda el ahora; prefiere ceñirse a lo seguro, vivir el momento presente sin perder tiempo pensando y cuestionándose por un mañana improbable y fuertemente amenazado. El hombre vive sumergido en una pérdida de valores, sentido, realidad y futuro, por lo que sólo cabe aceptar esta pérdida inevitable.

Hasta aquí hemos visto algunas de las características más importantes de la posmodernidad, ¿Si son positivas o negativas en cuanto al ser humano? Eso no se puede definir a ciencia cierta, como casi cualquier cambio tiene sus ventajas y desventajas, además cambiará según el punto de vista de cada uno y lo que más influye en las opiniones será la edad, ¿Por qué? Puede depender de varias razones, pero por lo general la gente le teme al cambio de hábitos, tiene miedo a no poder adaptarse a lo nuevo y no se sienten seguros porque no saben qué pasará con los cambios.
Obviamente hay aspectos que para casi cualquier persona son puntos muy negativos para la sociedad como la crisis de valores, o la crisis del sentido de la vida que siempre suele beneficiar a unos pocos, pero repito, esto se va produciendo con el pasar de los años y revertirlo también tarda mucho tiempo ya que forma parte de nuestra cultura y nuestra sociedad.

Nihilismo

Nihil proviene del latín y significa “nada”. El nihilismo es una corriente de pensamiento cuya cosmovisión se basa en que no existe nada por encima del ser humano, niega uno o más de los sentidos de la vida, sostiene que la vida carece de significado objetivo, propósito, o valor intrínseco. El nihilismo niega lo que pretenda un sentido superior, objetivo o determinista, de la existencia puesto que dichos elementos no tienen una explicación verificable.

Una de las referencias más lejanas se encuentra en el filósofo sofista Gorgias quien afirmaba: "Nada existe, si algo existe no es cognoscible por el hombre; si fuese cognoscible, no sería comunicable". Se pierde toda posibilidad de existencia de algún ser trascendente o superior ya que el hombre pasa a tomar el lugar de éste. Todos los valores son relativos a la voluntad humana.

El nihilismo es una característica propia de la posmodernidad aun siendo un concepto previo, la palabra “nihilismo” fue introducida por Friedrich Heinrich Jacobi (1743-1819) en una carta enviada a Fichte en 1799.

Nietzsche fue un filósofo, poeta, músico y filólogo alemán, considerado uno de los pensadores contemporáneos más influyentes del Siglo XIX, él estructuró la conceptualización de este término de la siguiente manera:

1. Nihilismo como decadencia vital: para Nietzsche toda cultura que crea en la existencia de una realidad absoluta, realidad en la que se sitúan los valores objetivos de la Verdad y el Bien, es una cultura nihilista. En la medida en que el cristianismo concentra esta realidad absoluta en la figura de Dios, a la que le opone el mundo de las cosas naturales, y en la medida en que, según nuestro autor, dicho mundo “superior” es una pura nada, la cultura cristiana, y en definitiva toda la cultura occidental, es nihilista pues dirige toda su pasión y esperanzas a algo inexistente (el Dios cristiano, el Mundo Ideal y Racional de los filósofos), despreciando de modo indirecto la única realidad existente, la realidad del mundo que se ofrece a los sentidos, la realidad de la vida.

2. Nihilismo activo: es también nihilista la filosofía que intenta mostrar cómo los valores dominantes son una pura nada, una invención; la filosofía nietzscheana es nihilista en este sentido pues propone la destrucción completa de todos los valores vigentes y su sustitución por otros radicalmente nuevos (propone la “transmutación de todos los valores”). Este nihilismo es una fase necesaria para la aparición de un nuevo momento en la historia de la cultura, para el reencuentro con el “sentido de la tierra”, la aparición de una nueva moral y de un nuevo hombre, el superhombre.

3. Nihilismo pasivo: es una de las consecuencias de la “muerte de Dios”, aparece por la consciencia del carácter radicalmente infundado de la creencia en lo sobrenatural, de la creencia religiosa en el mundo del espíritu. Durante siglos nuestra cultura ha considerado que los valores descansan en algo trascendente, que existe un ámbito objetivo gracias al cual la existencia tiene sentido. La vida tiene un sentido porque algo exterior a ella se lo da. Con la muerte de Dios sobreviene la crisis del sentido y el convencimiento de que la existencia es absolutamente insostenible, vacía, carente de sentido. El “nihista pasivo” no cree en ningún valor, puesto que considera que todo valor es posible sólo si Dios existe, y Dios no existe; termina en la desesperación, la inacción, la renuncia al deseo, el suicidio. En este momento crítico encontramos el nihilismo en la desesperación de los que consideran que nada tiene sentido ni valor por no existir aquello que debería ser el fundamento de todo sentido y valor, Dios. Aquél que dijese que si Dios no existe todo está permitido, aquél que desesperase de la vida y se levantase en contra de ella por considerar que ésta solo puede tener su fundamento en algo ajeno de ella y que dicho fundamento no existe, ese sería también nihilista.Nietzsche ve esta condición intelectual como un nuevo reto para la cultura europea, lo que se ha extendido, asimismo, más allá de un pequeño punto de no-retorno. Nietzsche conceptualiza esto con su famosa frase, «Dios ha muerto», que aparece en "La Gaya Ciencia" y en "Así habló Zaratustra".  A partir de esta frase, Nietzsche se refiere tanto a la ceguera del pasado en tanto incapacidad de ver esto, como a la asunción de una nueva posibilidad de relacionarse con lo que es, posibilidad dada por la asunción de dicha muerte.

Sí tenemos en cuenta las características generales de la posmodernidad el concepto de nihilismo se aplica perfectamente; la egocracia en que el hombre es individualista, la crisis de valores, el desencanto y el nuevo modelo de hombre son ejemplos muy gráficos. Es por esto que nos parece sumamente importante tenerlo en cuenta y creemos que justamente todo lo que estamos viviendo actualmente es, en parte, a causa de un paradigma nihilista.

La razón se hace sentimental

Los ideales modernos de eficiencia, proyecto y progreso científico y técnico son despreciados por una posmodernidad desencantada de los mismos. En la actualidad se prefiere sentir, prescindir de estructuras y vivir a impulsos sentimentales, se exalta la idea de libertad y goce y no de pensar como era antes. La sensación y la experiencia vale más que lo racional. Es así que la definición filosófica del hombre fue cambiando a lo largo del tiempo con un Aristóteles que existía y luego pensaba, un Descartes que pensaba y luego era, un Freud que pensaba y luego vivía y un hombre posmoderno que goza, disfruta y luego vive. Claramente no se puede abandonar la razón y la inteligencia y la posmodernidad lo sabe de tal forma que la utiliza para creer y afirmar su verdad y para instrumentar aplicaciones de lo científico y técnico. Incluso Nietzsche en su libro “El Anticristo” dice que “Todos los pensamientos son malos pensamientos... el hombre no debe pensar”.

Lo intelectual queda desvalorizado si no tiene una utilidad práctica dejando como resultado una sociedad extremadamente pragmática en la que incluso la gnoseología se convierte en epistemología y es enseñada bajo ese paradigma.

Volvemos al concepto que ya hablamos repetidas veces: la necesidad del hombre, debido al sentimiento de desilusión, de disfrutar y darle relevancia al placer. El pensar ya ha producido demasiado daño a la humanidad, entonces los hombres posmodernos prefieren darle más importancia a lo que los hace disfrutar y ser “felices”, a los sentimientos y a los impulsos poco racionales.

Fuente: apunte realizado por la profesora de Filosofía Ana Lorena Romero, basado en el libro "Hijos de la Posmodernidad" de Eugenio Magdaleno, 6ta Edición.

Religión

Después de una época en la que Dios había pasado a un segundo plano, en la posmodernidad se vuelve a tener en cuenta. La región vuelve a formar parte de la vida de las personas pero de una manera diferente, a la carta: los sentimientos tan exaltados por la sociedad posmoderna también influyen en la religión. Una religión sin dogmatismos, acomodaticia y sin sumisiones jerárquicas. Cuando decimos que Dios ha tomado un lugar en la sociedad actual nos referimos a las formas de idolatrías tan variadas que existen y no sólo al Dios cristiano.

No dejamos de lado el consumismo y los intereses comerciales en este nuevo brotar de creencias; la gran cantidad de gente interesada en información u objetos que le permitan sentir que pueden comunicarse, ver o  experimentar algo mínimo aunque sea de un mundo trascendente, es aprovechado por personas que persiguen sus propios intereses.

Según nuestro punto, vivimos en una época New Age consumista en la que las creencias de la influencia de los astros en la vida de la persona no sólo pasa por el saber sino por el poseer y el aprovechamiento de esta necesidad de las personas por parte de pitonisas o astrólogos. Se le da culto a lo misterioso, a lo inexplicable, a la superstición.

Fuente: apunte realizado por la profesora de Filosofía Ana Lorena Romero, basado en el libro "Hijos de la posmodernidad" de Eugenio Magdaleno, 6ta Edición.

Apología del Sexo

Una de las características principales de la posmodernidad es el rol que le ha dado a la sexualidad. El hombre posmoderno se encuentra frente a una sexualidad vista como el medio para satisfacer una necesidad personal, separándola de la antigua idea que la relacionaba con la procreación, y el estar con otra persona por amor a ella.

En la actualidad este tipo de relaciones se despojan de sentimientos y afectos, cariño y respeto, ya que solo se busca complacer ese deseo temporal y nada más; con un interés en entablar una relación seria muchísimo más baja que antes. Se le otorga a la sexualidad el rol de salvador de la vida íntima.

Además estos cambios conceptuales han llevado a una gran proliferación de preferencias sexuales muy variadas respaldadas por organizaciones que luchan por los derechos de sus integrantes, la “industrialización” de la producción de pornografía, a través de distintos medios; y las redes sociales e internet se han convertido en un medio para su consumo desmedido. Debe remarcarse también el sentido de “cosificación” sexual de la mujer, que dista mucho de las antiguas concepciones machistas sobre estas.

Fuente: http://www.institutopalacios.com/blog/el-sexo-en-...

Hombre Light

Esta constituye una de las características más fuertes de la posmodernidad. Este nuevo rol que asume el hombre en sociedad cambia radicalmente del que venía teniendo: en esta nueva etapa el ser humano se caracteriza por presentarse como alguien a quien le interesa lo superficial, lo material, su aspecto físico y estético; la posmodernidad es desde hace varios años el auge de las dietas, de lo light, lo liviano; y así son también los valores del hombre posmoderno, carecientes de valor, siendo todo relativo y subjetivo; anteponiéndose ante los demás para sus metas individuales.

Este hombre ha perdido mucho en interioridad, en una propia reflexión que lo ayude, sesgado por el materialismo propuesto por algunas ideologías ejecutadas a través del consumismo de las masas. El posmoderno se caracteriza por vivir el momento, sin importar el pasado o el futuro.

Fuente: http://hayunpais.wordpress.com/2010/03/03/el-hombre-light-y-la-postmodernidad/

A continuación un video que resume las características generales del hombre light, y propone algunas ideas para revertir esta situación:

Masificación y Gregarismo:

Esta es otra de las características propias del posmodernismo. El hombre, y principalmente los adolescentes y jóvenes buscan pertenecer a un grupo y actuar en concordancia con él.

Hoy en día son los grupos los que determinan los gustos de sus integrantes, los que los inducen a seguir a determinado grupo de música, vestirse de una manera específica, y andar por ciertos lugares preestablecidos. La buena presentación de la persona, su forma de vestir; todo influye en el grupo y son los méritos a realizar necesarios para pertenecer. Y nadie quiere quedarse afuera, porque en un grupo "están en onda", se sienten protegidos de alguna manera por sus pares, pueden identificarse con ellos.

Es por eso que en la actualidad los grupos de pares han tomado una importancia tal, que llegan a desplazar a la propia familia, y a ser prioridad antes que esta. Como punto negativo cabe destacar que la masificación lleva a la soledad, a la angustia y a la depresión, ya que las relaciones con los afines carecen de profundidad, además de que al distanciarse de los adultos, no tienen quien los guíe.

Fuente: apunte realizado por la profesora de Filosofía Ana Lorena Romero, basado en el libro "Hijos de la posmodernidad" de Eugenio Magdaleno, 6ta Edición.

Ante esta situación actual, teniendo en cuenta los ítems recién expuestos, consideramos que son características que revisten de negatividad al hombre actual, porque solo busca satisfacer su placer personal, cuidar su imagen, no asumir responsabilidades y delegar estas en los grupos de pares. Esta realidad debemos poder afrontarla y encontrar una solución porque es imperante que los jóvenes, los adolescentes y también los adultos tomen consciencia de qué es lo que significa, en primer término, su vida, y luego la sociedad, que siempre espera algo de nosotros que podamos entregarle.

Todo este materialismo y masificación de la sociedad debe controlarse, porque no es derecho de unos pocos corporativistas que buscan ganar más dinero, el que nosotros vendamos nuestro sentido, nuestra dignidad y nuestra integridad tanto física como mental.

SITUACIONES QUE EJEMPLIFICAN LA POSMODERNIDAD

"Un mundo feliz" por Aldous Huxley

Nos parece importante destacar que en varias partes del libro se hace referencia a las formas de entretenimiento y disfrute de las personas de este mundo feliz, claros ejemplos son: el cine sensible en el que los usuarios colocan sus manos en los pomos de metal en los bordes de los apoya brazos de la silla, permitiéndoles sentir las sensaciones físicas de los actores en pantalla. Otros artefactos de entretenimiento de alta tecnología aparecen de modo contundente en el relato, incluyendo cajas de música sintética, órganos de esencias (instrumentos musicales que combinan la música con aromas agradables), órganos de color (combinan música con una luz brillante), y televisión. También en el libro se hace mucho énfasis en la forma de vida sexual de los individuos en que la monogamia no es aceptada y el sexo es sólo una forma de disfrute más. Además nos parece importante la gran cantidad de utilización de soma por parte de los habitantes de un mundo feliz, una droga que les permite “escapar” de una realidad poco placentera y volver a “ser felices”.

Creemos que este libro es una clara crítica a una posmodernidad que estaba por comenzar. Aunque fue escrito en la década del '30, la humanidad ya había pasado por una guerra mundial y estaba por comenzar otra, el desencanto posguerra y la capacidad de observación del escritor le permitieron destacar muy acertadamente las características de una sociedad contemporánea que estaba por convertirse en lo que se llamaría posmodernidad.

Fuente: http://es.wikipedia.org/wiki/Un_mundo_feliz

Lana del Rey

En esta imagen de Lana del Rey, una cantante norteamericana, se puede leer una frase que dice “Somos hijos de la mala revolución, festejar es nuestra única solución”. Se puede observar una de las características fundamentales de la posmodernidad. La sociedad está desencantada con la realidad y pierde el sentido de la vida; los sentimientos y el placer son muy apreciados y al haber pasado por dos guerras mundiales y todo lo que se ha vivido a través de la historia, sólo queda festejar, divertirse, porque eso es lo que pasa a ser el fin de la vida y de la existencia humana. El hombre se ha vuelto materialista, superficial, individualista, sólo está interesado en tener y disfrutar.


Marketing y el efecto de la publicidad sobre el desmedido consumo actual

Origen

Es complicado comprender con exactitud el origen del problema del consumismo, sin embargo se piensa que con el paso del tiempo, las personas únicamente compraban lo necesario y lo que les hacía falta, es decir, si una familia tenía hambre compraba comida, si una persona necesitaba vestir, compraba ropa. Sólo se compraban los productos que realmente se necesitaba, pero cuando dichas compras eran hechas (y si existía algún sobrante de dinero), la gente comenzaba a adquirir bienes que alimentaran sus necesidades secundarias, para el ocio y la diversión, productos que no eran esenciales y mucho menos vitales, pero que daban una sensación de plenitud y eran utilizados para el aprovechamiento del tiempo libre de las personas.

Esto fue reconocido inmediatamente por los vendedores, buscando de cualquier manera una necesidad tanto básica como secundaria, resaltando las cualidades, las funciones, su productividad, ventajas, etc. de los productos, creando inconscientemente en el consumidor una necesidad que antes no existía y que a partir de la exposición del producto se había convertido en una necesidad vital.

A partir del siglo XX, los avances tecnológicos y la formación de varias teorías de eficiencia y eficacia tales como JIT y JFY (por sus siglas en inglés “Just In Time” y “Just For You”) causaron una producción más veloz, más eficiente, pero sobre todo, más personalizada, dándole al consumidor un “status” mediante el uso del producto y una autenticidad que generaba mucho valor agregado en los productos.

Edward Bernays, sobrino de Sigmund Freud, empleó los conocimientos de su tío sobre los sentimientos irracionales y los transformó en negocio, vinculándolos con la publicidad comercial y generando muy buenos resultados. La idea de Bernays era simple, conmover las emociones del consumidor y llegar a su subconsciente más irracional mediante la manipulación de hábitos consumistas a través de mensajes dentro de la publicidad para generar en las persona algún tipo de necesidad, ya no material, sino emocional o de aceptación en un grupo de personas; el llamado “estereotipo” surgió a la luz como consecuencia de varios comerciales, donde se representaban varias imágenes que actualmente son comunes, como lo son: el gran seductor, un chico popular, una mujer libre y autónoma, un empresario exitoso, etc. Es común encontrar el consumismo en todo el mundo, no hay una localización exacta, pero países como Estados Unidos se caracterizan por ser cede del mundo comercial, donde las marcas forman parte distintiva de la cultura de su país.

Es así como la publicidad, la tecnología y el ser humano en sí, fueron los responsables de que actualmente exista una gran cantidad de personas que necesiten del consumismo como medio necesario para poder sobrevivir en una sociedad y llenar esa necesidad de aceptación.

Como conclusión, podemos afirmar que vivimos en un mundo consumista; como se dijo anteriormente esto se debe a un proceso histórico en el que las personas comenzaron a adquirir bienes secundarios y que al mejorar la eficiencia de producción y gracias al marketing como técnica de venta y las publicidades, las personas se vieron invadidas de sentimientos (reconocidos gracias a la psicología) que cambiaron el paradigma social produciendo la “necesidad” de tener, que es lo tan buscado por las empresas productoras. La idea básica del marketing es encontrar una técnica o conjunto de técnicas que eleven los índices de venta creando en el comprador necesidades que lo “obliguen” a comprar determinado producto, desde el diseño de un logo o paquete, hasta la forma y el lugar en donde están acomodados en un supermercado; e incluso el concepto de un sólo lugar en el que puedas comprar todo lo que quieras sin moverte y con todas las comodidades deriva de una técnica para elevar las ventas. La posmodernidad está íntimamente relacionada con el consumismo, al hombre ya no le interesa saber sino poseer y disfrutar.

Fuente: http://consumismoproblemaetico.wordpress.com/2012/08/16/origen-consumismo/

Técnicas y ejemplos en la actualidad

En tiempos posmodernos de marketing y ventas, la publicidad permanece sumida en la cabeza de las personas en un acto inconsciente. Lidiamos a diario con una gran cantidad de anuncios, ofertas o promociones de liquidación, y posiblemente, la gran mayoría ignora que todo se trata de un juego psicológico para inducirnos a comprar un determinado producto. Por más que nos disguste así es la publicidad, y aquí tenemos cinco buenos ejemplos de estrategias muy utilizadas por las grandes marcas.

-Ideas emocionales: en plena cultura de la imagen, las emociones juegan un papel determinante en el marketing. Es por eso que muchos publicistas se esfuerzan en exponer los cambios que un producto produce en la calidad y estilo de vida de un cliente potencial.

En esta técnica ni siquiera hay que explicar cómo funciona el producto, basta con decir que es bueno para hacerte sentir mejor, poderoso, inteligente, atractivo, independiente, autónomo, y ese tipo de emociones positivas para que los clientes se sientan a gusto.

-Psicología inversa: por más que esto resulte extraño, muchos publicistas aumentan la credibilidad y seriedad de sus productos señalando los defectos y dudas que suelen suscitar en el público. La honestidad no es más que una valiosa herramienta para sacar provecho de nuestros fines.

Hoy más que nunca la gente aprecia la sinceridad, y cuanto más realista sea un anuncio publicitario, mejores logros obtendrá.

-Crear la necesidad: para que un producto llame la atención de los potenciales compradores primero debe crearse una necesidad. La mente de los consumidores opera según la necesidad, ya sea desde un paquete de cigarrillos o un artículo de belleza. Todos actuamos según necesidad, y algunos buscamos más que la simple satisfacción inmediata.

Entonces, la necesidad de reconocimiento impera como fuente de alimento para la publicidad, y las marcas se convierten en una buena excusa para cubrir esa carencia social y encajar en los círculos estratificados del sistema.

-Exclusividad: otro componente rico en posibilidades. Sentir que adquirimos un producto exclusivo nos hace especiales. Cuanto más exclusiva sea una línea de productos mejor será la sensación que experimentemos; no importa el alto coste que demande tal privilegio con tal de pertenecer a un exclusivo grupo de personas que parecen ser ``felices´´.

-Infundir temor: esta técnica suele ser la que mas abunda en las campañas electorales. Las ideas del caos y el retroceso son dos factores sociales más que convincentes para generar temor, y si se consigue convencer a la gente de que votando o adquiriendo tal servicio esas preocupaciones desaparecerán, es casi seguro que la campaña tendrá mucho éxito.

La simple idea de que los publicistas jueguen con tu mente puede ser desagradable porque claro, a nadie le gusta ser engañado, pero lamentablemente las personas que se encuentran en este ámbito lo tienen mas que claro y por eso logran con tanto éxito vender sus productos. Y por mas que nos resistamos estas ideas y conceptos penetran en nuestra mente sin que nos demos cuenta, las publicidades están en todos lados: carteles en la calle, en la radio, en la televisión, en internet, y en casi cualquier lado que haya un mínimo índice de civilización.

Fuente: http://www.redestrategia.com/cinco-estrategias-de-...


Marketing en la vida cotidiana

La cotidianeidad muestra en cualquier escenario la relación entre las expectativas de recompensa que el individuo tiene y el grado de satisfacción alcanzado. Dichas expectativas son construidas por la persona a partir de elementos subjetivos como pueden ser la marca, el diseño, la calidad del packaging, el precio, el país de origen, el punto de venta, entre otras. Todas estas cualidades de venta constituyen el marketing o publicidad.

La sociedad actual está hipnotizada por el marketing y el consumismo (se pueden apreciar mil anuncios diarios, de los cuales solo se llegan a recordar tres), ya que este es el objetivo de las grandes empresas, crear productos con una vida útil corta, y que sean obsoletos al poco tiempo, para así obligar a los consumidores, mediante el marketing, comprar nuevos productos semejantes a los anteriores en calidad y especificaciones. Esto se da, ya que el consumismo genera un deseo insaciable en la persona consumista, que la lleva a comprar  innecesariamente.

Por otro lado, podemos apreciar el efecto de esto en nuestra vida cotidiana, ya que, no solo se trata de comprar, sino que también cambia en diferentes aspectos, nuestra forma de pensar e ideología, uniforman nuestros deseos, y masifican las necesidades, entre otros. Lo cotidiano ahora suele ser lo familiar, vecinal, erótico, lúdico, etc. todo es una consecuencia de la sociedad de consumo.

Las siguientes características del marketing, favorecen el consumismo:

  • El consumidor espera de la publicidad información, entretenimiento y confianza;
  • La publicidad es elegida en base a las necesidades, gustos e inquietudes del momento;
  • Si el anuncio gusta, es más recordado por el espectador;
  • La publicidad muchas veces es corta, repetitiva y fácil de entender para permanecer por más tiempo en la mente de los consumidores.

Para concluir, el marketing y el consumismo van de la mano, ambos son prácticamente inexistentes sin el otro. Principalmente el marketing es el encargado de publicitar los productos y hacerlos deseables e interesantes para todas las personas, esto genera una transformación de los deseos y necesidades de los habitantes, ya que comienzan a comprar por el solo hecho de consumir y de encontrar una “felicidad material”. Se observa un cambio en la cultura producido por la introducción de elementos provenientes de otros países, tales como empresas o información. Esto se relaciona estrictamente con la globalización.

Fuente:

http://marketing.maimonides.edu/el-efecto-placebo-en-el-marketing/

http://html.rincondelvago.com/consumo-y-publicidad...

Marketing como conocimiento:

El marketing, o mercadotecnia como se traduce al español, es considerado por muchos como un proceso de interacción entre dos partes, en la que buscan satisfacer sus necesidades por medio de la creación y el intercambio de bienes y servicios. También se lo considera una técnica mediante la cual se fijan objetivos según lo que desee el consumidor, y el vendedor debe buscar satisfacer ese deseo o necesidad de la manera más eficiente posible, creando así también competencia entre vendedores o prestadores de servicios, según sea el caso.

Si bien existen distintas técnicas que han ido evolucionando con los siglos, que aplican los vendedores desde que el hombre surgió como un ser sociable y que por ende comenzó, en un principio, al intercambiar bienes según su necesidad, lo que luego derivó en la compra-venta de bienes e insumos, el marketing como conocimiento profesional y concreto existe desde no hace más de tres siglos: el mayor cambio a la hora de vender, ya fueran productos o servicios, vino de la mano de la revolución industrial, momento histórico del estallido productivo que luego se sucedió a nivel mundial.

Sin embargo el marketing tal y como lo conocemos hoy en día, existe desde mediados de los '70, con el advenimiento de la posmodernidad; época que marcó un segundo hito histórico en cuanto a una explosión de venta y consumo. De hecho, estamos en una época a la que llamamos consumismo ya que se caracteriza por que las personas trabajen para ganar dinero y luego lo gasten adquiriendo productos o servicios; y así seguir trabajando para poder seguir consumiendo, porque nos han hecho creer que queremos consumir todo lo que consumimos y que necesitamos todo lo que compramos.

Hace varios años que existe bajo distintas denominaciones la carrera de marketing; al respecto creemos que como tantas otras carreras es válido como conocimiento y por ello aprovechable, pero se debe ser precavido porque utilizarlo como técnica para mejorar el negocio propio es aceptable, pero como sirve para tener influencia sobre la población, debe existir una regulación a la que se atengan todas las empresas y organizaciones. Sobre esto, ya existen distintos códigos de regulación sobre el marketing a niveles nacionales e internacionales, pero deberían hacerse más efectivos así como controlar que se apliquen a todos los casos.

Fuente: http://es.wikipedia.org/wiki/Mercadotecnia

Además pueden visitar el Power Point linkeado aquí debajo donde se exponen algunas ideas sobre la ética del Marketing y la responsabilidad social. Dejamos una imagen a modo de muestra:


Conclusión final:

Luego del trabajo expuesto anteriormente, creemos necesario detenernos un momento a reflexionar sobre lo que estuvimos hablando:

Nos encontramos viviendo una época a la que nosotros mismos denominamos Posmodernidad porque, en líneas generales, expone creencias, sea cual sea el tipo, totalmente opuestas a la de la Modernidad. Esto se debe a que la experiencia que vivieron nuestros antepasados en la Modernidad no fue demasiado positiva: de hecho ambas Guerras Mundiales demostraron que la creencia solo en la Ciencia y el avance tecnológico, como proponía aquella época, no llevaban a buen puerto. Estos hechos históricos demostraron que la Ciencia puede mejorar la calidad de vida de las personas, pero también puede destruirla. Acabar con ella. Y de una manera mucho más "sencilla" que la forma en la que aumentamos nuestra expectativa de vida: con los conocimientos actuales puede extinguirse a la especie humana; pero año tras año la información sobre avances positivos en la ciencia sigue aportando datos significativamente importantes para nuestra salud.

Es por ello que la sociedad ha decido no interesarse más por conocer, por aprender por el solo hecho de aprender. Las personas, con la aparición de la Posmodernidad, han decidido olvidarse de esta actividad, prefirieron y aún lo hacen, no querer conocer más allá de lo útil y lo práctico para sus vidas.

A través de este tackk expusimos algunas de las características que llevaron a que la Posmodernidad se de como el proceso que se dio y deviniera en lo que constituye hoy en día, así como también explicamos varias de las características que resultaron como fruto de este proceso estudiado.

Debido a que la Posmodernidad se dio como consecuencia de una serie de sucesos, consideramos que no podemos catalogarla en sí como algo positivo o negativo: si estamos como estamos hoy en día es por lo que hicimos en el pasado, por lo que ahora queda hacer una revisión y apuntar a generar un mejor futuro. Sin embargo, no podemos pasar por alto, y acá si catalogar, que algunas de las características de esta época revisten de negatividad. En el caso específico del Marketing y la publicidad (el tema que particularmente expusimos sobre Posmodernidad), encontramos que es un método que ayuda a que la gente consiga acrecentar sus ganancias y acceder a una mejor calidad de vida (teniendo en cuenta que en la actualidad una mejora su situación a partir de su propio esfuerzo, en la mayoría del mundo, y no ayudado por el Estado, por ejemplo); sin embargo es un "arma de doble filo" debido a que también si se abusa de ella puede conseguir influir de más en las personas, obteniendo lo que se desee de estas, sin importar los deseos de ellas mismas ni sus propias intenciones sobre su vida.

Es por esto que el Marketing debe tratarse con la mayor de las precauciones, porque conquistar a masas sociales puede ser peligroso si después no se tiene la capacidad de controlarla. Tengamos en cuenta que, exceptuando el caso actual dado desde hace décadas en las que ejercen un "lavado de cerebro" para conseguir lo que los empresarios o gobernantes quieren, los distintos casos históricos de opresión de las sociedades han desembocado en una revolución por parte de esta, demostrando que son ellas las que tienen su propio poder de decisión. Podría interpretarse, aquí, que la opresión ejercida actualmente es mucho más sutil que las que encontramos en el pasado, pero eso no quita que en algún momento la sociedad se despierte nuevamente para revelarse; y hay que tener en cuenta que cada vez demuestra más signos de consciencia al respecto recuperando, de a poco, los valores que perdió con la Posmodernidad. Abogamos entonces porque esta época siga evolucionando como lo viene haciendo y concluya en una buena realidad mundial, para tener otra etapa con un comienzo más positivista.

Es por esto que decidimos cerrar este tackk con una gran frase de Albert Einstein, que aunque no esté dirigida específicamente a esta época, ya que cuando la formuló aún no había surgido el momento histórico actual, pareciera que hubiese actuado como una especie de oráculo, advirtiéndonos sobre lo que podríamos llegar a tener que enfrentar: La Posmodernidad.

Autores: Leandro Drudi, Ignacio Echeverría, Pedro Funes y Andrés Orionte.

Comment Stream