ZAPOTECOS

DE MONTE ALBÁN

Llamados en su propia lengua benizáa”, que significa “la gente de las nubes”, la sociedad zapoteca se consideró como la civilización más antigua de la región oaxaqueña.

El extenso valle central de Oaxaca fue el escenario donde se desarrollo esta civilización durante al menos 1300 años. La sociedad zapoteca nos impresiona con su rico conocimiento, reflejado en tradiciones y expresiones artísticas, y que vemos plasmados en el paisaje, arquitectura, pintura, cerámica, escritura, religión, ritos mortuorios y guerra de conquista.

La primera cuidad mas relevante de esta cultura fue Monte Albán, en la que observamos rasgos generales de las culturas mesoamericanas, como grandeza, planeación y monumentalidad. Sus construcciones masivas de piedra, forman basamentos piramidales sobre los que se desplantan residencias, templos y palacios. El espacio ceremonial se caracteriza porque el patio es el centro centro y esta rodeado por tiempos, y en algunas ocasiones presenta un adoratorio al centro del mismo.


CARACTERISTICAS

Los valles centrales de Oaxaca fueron sede del desarrollo de la sociedad zapoteca, y Monte Albán fue la ciudad dominante de la región. Surgió en el año 500 a.C. y culminó en el año 800 d.C. ubicado en la cima de un cerro, Monte Albán dominó estratégicamente la confluencia de las tres cuencas que conforman el valle.

Desde sus orígenes, la sociedad zapoteca desarrolló un sistema de comunicación que le permitió transmitir a la población la memoria de los eventos importantes, las tradiciones y un código de cuantificación para marcar los acontecimientos anuales, los meses y los días; es decir, un calendario. Este sistema se represento gráficamente el tallado de las piedras, en hueso, en concha, pintado en la piel, en la cerámica y sus muros.

Tuvo también destreza de ser especialista en la elaboración de urnas. como recipientes tipo vaso con la representación de sus dioses o de seres humanos sentados. Su composición y calidad artística estuvo destinada a acompañar, conducir y proteger a los muertos en su viaje al inframundo, y en su vida eterna.

A lo largo de su historia, la ciudad mantuvo vinculos con otros pueblos de gran importacioa en mesoamerica, en especial con teotihuacan. Al abandono de la ciudad, fue reutilizada por los mixtecos. Para esa época, el poder político del pueblo zapoteco se encontró dividido entre varias ciudades-estado, como Zaachila, Yagul, Lambityeco, Mitla y Tehuantepec.

Los vestigios de la antigua capital zapoteca han sido objeto de estadio durante más de un siglo, lo que convierte a Monte Albán en una de las zonas arqueológicas mas investigadas y exploradas de México.


VIDA COTIDIANA

Su presencia es visible en muchas partes del paisaje del Valle de Oaxaca. Monte Albán es un ejemplo de modificación o alteración a la forma natural del cerro, su transformación se rigió por la necesidad de comunicarse más directamente con sus dioses.

De igual manera, se alteró la tierra y la configuración de los cerros para construir terrazas que les permitieron contener el suelo para construir casa y sembrar las semillas que les servirían de alimento, también recolectaron codorniz, además de chapulín, chicharra, gusano de maguey, chicatana y avispa, entre otros insectos.

La sociedad zapoteca se integró en armonía con la naturaleza; aprovechó y transformó su paisaje cotidiano, del que se sirvieron para vivir todos los días.

Su estructura se conformó a nivel de barrio, el cual se organizó en conjunto de casas y parcelas establecidas en un paraje, donde todos se conocían y trabajaban juntos. Muchos que se casaron compartieron los conocimientos sobre los sistemas agrícolas, los secretos para recolectar plantas, los lugares donde se encontraba el agua y los materiales que les servían a todos. Dentro de esta estructura se hallaron los artesanos, integrados por albañales, estucadores, pintores, talladores de piedra, alfareros, especializados, orfebres y tejedoras.

Los espacios habitacionales fueron destinados para el descanso, pero al mismo tiempo como centro de actividades diversas: la preparación de alimentos, la crianza de los hijos y otra complementarías, como la manufactura de herramientas, cerámica, tratamiento de los productos agrícolas (secado, desgranado y almacenamiento de las semillas) y el enterramiento de sus muertos.

A nivel de ciudad, su paisaje muestra el poder y la supremacía que los zapotecas tuvieron sobre otros pueblos; su escenario se percibe en la gran plaza y en sus edificaciones. Iniciaron una nueva forma de gobernar donde los jefes de las aldeas se subordinaron a los noves gobernantes, que fueron los más sabios: sacerdotes y guerreros.


ARQUITECTURA

Fue heredera de la maestría de la arquitectura mesoamericana y teotihuacana. A la ciudad de Monte Albán se le considera como una de las construcciones más se le considera como una de las construcciones más elaboradas entre las antiguas culturas prehispánicas y fue producto indiscutible de una larga experiencia en la técnica constructiva y el manejo formal de los espacios, como lo muestra la simetría alcanzada en el sitio, y que se traduce en una calidad estética.

La arquitectura doméstica se muestra con muros de piedra o adobe y pisos de estuco con entierros humanos depositados en tumbas o fosas simples, en su parte inferior. los hornos son un elemento común en las casas.

Las características constructivas usadas fueron taludes combinados con muros verticales, que dieron forma a los casamientos piramidales. Entre las diversas etapas constructivas se mezclaron como plataformas, terrazas y muros de contención.

Existieron elementos de apoyo, como pilastras, columnas y paramentos que sostenían las techumbres de los templos u otro tipo de recintos. Los motivos decorativos de las construcciones distinguieron a su arquitectura, como el llamado tablero escapulario o tablero doble escapulario, de influencia Teotihuacana, pero con una indiscutible particularidad estilística. Una constante fue reutilización de grandes bloques de piedra en las construcciones.

Oaxaca como zona de actividad sísmica, determinó que los constructores prehispánicos establecieron técnicas para mitigar el impacto de los movimientos telúricos. Para ello, utilizaron grades pierdas y construyeron muros anchos y de poca altura, cuya estructura se replicó en épocas constructivas distintas.

ECONOMÍA

La estructura económica de las sociedades mesoamericanas estuvo claramente regulada por la clase política. El grupo gobernante de Monte Albán tuvo poder de decisión en las distintas etapas del proceso productivo, y en el destino de los bienes resultantes.

Uno de los rasgos básicos de la economía fue la prerrogativa del gobierno para acaparar los excedentes por la vía del tributo, que pudo ser pagado en especie o en mano de obra.

La unidad básica de la economía fue la familia, la que debió producir tanto como se requería para su supervivencia y para cubrir la cuota tributaria.

La apropiación permanente de los excedentes le permitió disponer de una parte para intercambiar con otras entidades; a cambio, tuvo como obligación el asegurar la marcha de la sociedad y apoyarla en tiempos de crisis.

El mercado representó el intercambio de productos o trueque con gente de otros pueblos lejanos, de la sierra, costa y pequeñas poblaciones asentadas en los valles, lo que construyó  en su desarrollo.

DIOSES Y CULTO

La vida zapoteca se rigió por un sentido religioso muy profundo, resultante del desconocimiento de los fenómenos naturales, como la lluvia, los temblores de tierra, el día, la noche, la vida y la muerte. Se cree que así nacieron los cultos a sus deidades; en ello, los sacerdotes fueron considerados mediadores con las fuerzas naturales.

Cada uno de sus dioses fue motivo de mucha reverencia, a través de cantos, ofrendas y sacrificios. En la región zapoteca se reconoció la existencia de muchos dioses, como Pitao Pezelao, dios del infierno y el inframundo; Cocijio, dios del agua; Pitao Xoo, dios de los temblores de la tierra, y Xonaxi Quecuya, diosa de la muerte. Además, los dioses Murciélago, de la oscuridad, de la noche, de lo desconocido y el dios jaguar, ése último una vigila la entrada de las cuevas sagradas y templos.

Otros dioses fueron mitad ser humano y mitad divino, como la señora 13 serpiente que acompaño constantemente a los muertos; el dios hombre-pájaro-serpiente que resguardó la vida; y el dios viejo, que representó la sabiduría, la experiencia y la cordura.

Así, la sociedad zopoteca vivió en compañía de sus dioses y les dedicó ritos y ofrendas para asegurar sus favores en Monte Albán se han encontrado figurillas y ofrendas dedicadas a cada uno de ellos.

Comment Stream