Un pulmón en Nueva Córdoba

El parque de los estudiantes

Todavía es invierno y en Córdoba ya se siente el calor primaveral, ese que incentiva y motiva a salir a tomar sol y aire fresco. Sin duda, el mejor lugar para hacerlo es el Parque de Las Tejas, el parque de los estudiantes de Nueva Córdoba que luego de un largo día de actividades deciden disfrutar del atardecer recostados en el césped bajo la inmensidad del cielo despejado de edificios.

Este parque se encuentra ubicado en uno de los vértices del triángulo más habitado por los jóvenes universitarios, siendo el punto de unión con Ciudad Universitaria. Por este motivo, a partir de 2011 que fue el año de su inauguración este lugar cobró una gran importancia por su significado, su vista, por la diversidad de actividades que allí se realizan y sobre todo por la alegría reflejada en los rostros de cada persona que lo visita.

Los puentes

Si hay algo épico que tenga este lugar, que lo caracterice y distinga del resto de los parques de la ciudad, son los monumentales puentes peatonales que atraviesan las transitadas avenidas que lo delimitan y lo conectan con el parque Sarmiento. Épico porque es necesario verlos para apreciar su grandeza. Desde abajo, sentados, siendo tan pequeños se ven como una gran escultura, blanca y brillante en donde se reflejan las luces de los autos que circulan por debajo. Pero lo mejor está arriba, desde donde se puede apreciar la vista. Hacia un lado, el silencio, la calma, las colinas cubiertas de césped, enmarcadas por árboles y las sierras de fondo con el sol que se esconde detrás. Hacia otro, la ciudad, los altos edificios, los sonidos, las luces y los autos que transitan la gran avenida que lo atraviesa.

Actividades

Que sea día de semana no es excusa para no salir a pasear,divertirse, hacer ejercicio o pasear a las mascotas. Todos los días y a toda hora, el parque recibe decenas de personas listas para realizar alguna de las tantas actividades que allí se desarrollan. Entre los más aventurados, se encuentran los jóvenes que desde los enormes troncos de los árboles cuelgan sus telas de colores y se trepan con movimientos complejos pero calculados, como si bailaran en el aire. Todo un espectáculo de circo, con acróbatas y equilibristas, cuando se acoplan los jóvenes que realizan slackline. Ágiles y sumamente concentrados, sujetan una cinta de árbol a árbol y haciendo equilibrio sobre ella la cruzan a metros del suelo.

Para aquellos más básicos, el parque también es un buen lugar para recorrerlo caminando o corriendo ya que sus siete hectáreas de extensión son más que suficientes para cumplir con la cuota diaria de ejercicio.

Sin olvidar a los personajes principales del lugar, que sin intenciones de realizar ejercicio alguno van con amigos, bolso de mate y sus mascotas a disfrutar de esa sensación de naturaleza que brinda este espacio verde dentro de la ciudad.

Comment Stream