Oviedo en el Camino de Santiago

Reliquias, monumentos, arte e historia de una parada hacia Santiago

Oviedo, corte del reino asturiano.

El primitivo Camino de Santiago

A mediados de la novena centuria llegan noticias a la corte de Oviedo de extraños sucesos y luces en un lugar cercano a Iria Flavia, allá en tierras gallegas. El obispo Teodomiro relata como todas las noche sobre un viejo cementerio se posaba una prodigiosa luz. Aquella que les marcó según la leyenda la tumba del apostol Santiago. Alfonso II peregrina de inmediato y otorga donaciones para que se construya una basílica en honor del apostol. Iglesia que será renovada por uno de sus sucesores a finales del siglo IX, Alfonso III. Este hará cuantiosas donaciones para las mejoras de la iglesia y mausoleo.

Se puede afirmar que ambos monarcas astures definieron, seguramente por cuestiones políticas y económicas, y consolidaron el primer camino jacobeo de Oviedo a Santiago (Camino Primitivo), el cual perduró durante todo el siglo XI y fue impulsado unido con Francia en el siglo XII con la apertura del Arca Santa en Oviedo y sus reliquias.

Durante el siglo X, la capital del Reino Asturiano se traslada a León. este hecho junto con las conquistas territoriales de los cristianos más allá del Duero, forzaron la apertura de nuevas rutas hacia Santiago. Surgirá el Camino Francés por la meseta, especialmente impulsado por la llegada de los monjes benedictinos de Cluny.

El camino norte no se abandonó, tomo nueva relevancia impulsado por el comercio atlántico. La llegada de peregrinos por los puertos cantábricos le dió más impulso y Oviedo se reforzó como polo de atracción con sus reliquias custodiadas en la Cámara Santa, entre ellas el Santo Sudario. Paño que se creía había cubierto el rostro de Jesus en su tumba.

LAS RELIQUIAS Y SU LEYENDA

La leyenda cuenta que las reliquias llegaron dentro de un arca hasta la sede regia de Toledo. Venían de Tierra Santa desde Alejandría y fueron traidas por el presbitero Filipo en el año 614, La presión y caída del norte de Africa por los árabes hizo que el arca arribase en España haciéndose cargo de ella San Fulgencio de Écija y más tarde San leandro de Sevilla. Su discípulo San Ildefonso las traslada a Toledo -capital del reino Hispano-Visigodo-. La caída de éste -por los árabes- de esta sede regia obliga a trasladar el arca y esconderla en las montañas astures -se dice que en un pequeño eremitorio próximo a Oviedo conocido como Monsacro- hasta que Alfonso II las protege en Oviedo. Se mantuvieron custodiadas en la capilla palatina hasta que fue abierta en presencia de Alfonso VI el 17 de marzo de 1075, en presencia de cortesanos y seis obispos. Las crónicas recogen este grana acontecimiento, hace mención el Liber Testamentorum del obispo Pelayo de Oviedo.

Las importantes reliquias entre las que se encontraba un lienzo atribuido al Santo Sudario de Jesús, fueron motivo para que Oviedo se convirtiera en un centro de peregrinación conectado con el Camino de Santiago. Así surgió el lema de “quien va a Santiago y no al Salvador, visita al lacayo y no al señor”


La Cámara Santa

Este singular edificio altomedieval se sitúa entre el claustro y la actual catedral gótica, consta de dos partes:

1. La parte superior o capilla de San Miguel. Su origen pudo ser como capilla palatina de Alfonso II (S.IX) posteriormente reformada en época románica. Se añadió bóveda de cañón sobreelevándola y se decoró en su interior con seis pares de columnas adosadas con esculturas de los doce apóstoles.. La capilla custodia las reliquias del Arca Santa, el Santo Sudario, así como varias piezas entre las que destacan La Cruz de La Victoria, la Cruz de los Angeles y el Arca de las Agatas. Tres elementos de orfebreía, únicos al estar datados en el siglo IX.

2. La parte inferior la constituye la cripta de Santa Leocadia. Su edificación ha sido atribuida a tiempos del monarca asturiano, Alfonso II. Construida con bóveda de cañon de ladrillo enlucido. El presbiterio está ligeramente elevado destacando sobre el resto de la nave. Lo remata un pequeño templete. Sobresalen tres laudas sepulcrales con motivos visigodos.

La fecha de cosntrucción de la Cámara Santa es objeto de debate. Tradicionalmente se atribuía a Alfonso II (primera mitad del Siglo IX) aunque no aparece citada en ninguna crónoica de la época como fue su testamento recogido en el Liber Testamentorum Ecclesie Ovetensis. Se atribuye su cosntrucción en la Crónica Silense (siglo XII), citando expresamente la cripta de Santa leocadia y una capilla construida sobre ella para que los fieles pudieran adorar el Arca Santa y las diferentes reliquias.

El silencia de las crónicas ha sido  justificado por algunos autores por ser el edificio parte del complejo de palacios y basílicas de Alfonso II - cuyos vsetigios se pueden contemplar en los alrededores de la catedral-. Por tanto no cabría mención específica. Estilísticamente encaja en ese periodo. Sim embargo, otros autores consideran la Cámara Santa, parte de la obra de Alfonso III. Este monarca la mandaría construir para albergar  los restos de los mártires cordobeses Eulogio y Leocracia, llevados a Oviedo en el año 884 por Dulcidio, embajador del rey ante el Emir de Córdoba.

Las laudas sepulcrales sobre el pavimento de hormigón tipo romano, muestran un uso funerario selectivo de la cripta Un espacio que fue destinado como panteón del obispo Hermenegildo (2ª mitad del siglo IX). El conjunto obedece a una tipología clásica de  edificación funeraria documentada durante la época bajoimperial hispano-romana. Un esquema que se resume en un espacio sepulcral en el piso inferior y un oratorio en la parte superior. Ese uso funerario iniciado por Hermenegildo, enterrado en un urna tras el altar de la cripta donde descansarían los restos de los mártires Eulogio y Leocracia. Otros obispos ovetenses siguieron su ejemplo siendo sepultados en un edículo anexo a modo de pórtico en la fachada N. Espacio donde se halló la lauda con el epitafio del obispo Froilán (1076). Este edículo medía 12,45 m y salvo los arranques de piedra el resto debió elevarse en madera. Posiblemente desaparecería al construirse la cabecera del actual templo gótico en tiempos del obispo Gutierre de Toledo, sino fue antes con las reformas llevadas a cabo por el obispo Pelayo en el siglo XII.


Anexa a la Cámara Santa se hallaba la torre de San Miguel. Presentaba dos puertas en su lado norte que aún son visibles en la pared frontal de la Capilla de Covadonga (girola del templo principal)

MODIFICACIONES DEL SIGLO XII

Posteriormente en el siglo XII con la reforma románica de la capilla, se cegó la puerta inferior de la Torre de San Miguel. Se construyó una bóveda de mediopunto a continuación de la capilla sustituyendo el techo de madera primitivo, a su vez se añaden las esculturas de los doce apóstoles, una pasión (se aprecian las cabezas ya que el resto estaría pintado) todo ello de factura próxima al Pórtico de la Gloria de Santiago de Compostela.

El Camino Primitivo. De Oviedo a Santiago

El camino primitivo fue aquel que recorrieron por primira vez Alfonso II y su corte desde Oviedo a Campus Stela. Se abría un milenio de peregrinaciones al tercer lugar de la cristiandad después de Jerusalem y Roma. Este camino con el tiempo fue abriendo numerosos ramales por la costa, hacia León, etc, uniéndose desde Oviedo con otras rutas jacobeas que llegaban de Francia. Incluso desde el mar por puertos como Llanes.

Your products and services

Te ofrecemos noches de hotel, más rutas guiadas explicadas por expertos.

Reservas. www.granhotelregente.es y www.reservascentrociudad.com


Where can we find you?

Oviedo, calle Jovellanos 31. Gran Hotel Regente. Reservas en www.reservascentrociudad.com y www.granhotelregente.es

Información en informacion@granhotelregente.com

  • Todos los días.

Comment Stream