La otra Cara del consumismo

El consumismo lleva a los adolescentes a sobrevalorar todo lo posible y tienden a sentirse insatisfechos con lo que poseen. Así, van generando en muchos de ellos un rechazo hacia el esfuerzo y el sacrificio. Gracias a diversos estudios, hoy por hoy, se sabe que el consumismo no solo repercute en la conducta; sino también en la salud mental, emocional e incluso física de muchos jóvenes.

Existen varios motores que están desarrollando actitudes consumistas dentro de los adolescentes. Entre ellos encontramos la moda, que está caracterizada por hacer que las personas no consigan una imagen positiva de sí mismas. Además, es totalmente discriminativa; sabiendo que no todos pueden ir a la moda y renovar su ropero cada dos años. Entonces hacen una separación entre los que están y los que no están a la moda, haciendo de éstos últimos sentirse feos y apartados, entre otras consecuencias que afectan mayormente a los jóvenes de hoy.

Por otro lado, vemos que el consumismo, las marcas y la publicidad no pueden desenlazarse; sabiendo que sin la publicidad, un producto no tiene probabilidades de éxito. Y a su vez, el consumismo se alimenta del deseo de poseer cosas cotidianas y socialmente deseables que no son indispensables para nuestra vida, pero que gracias a todo esto parece serlo.

Dichos motores agudizan el consumismo y cambia de ser solo una actitud, a convertirse posiblemente en una adicción, obsesión e incluso una enfermedad. En cualquiera de ellas, el adolescente podría padecer consecuencias físicas, psicológicas o emocionales.

Comment Stream