NIÑOS Y ADOLESCENTES EN EL SISTEMA PENAL

La Convención sobre los Derechos del Niño y las reglas de Beijing para la administración de justicia de menores recomienda la organización de una justicia especializada, flexible y diversa para juzgar a las personas menores de 18 años. Su razón de ser está en el reconocimiento de la adolescencia como la etapa de la vida en la que las personas se encuentran en plena evolución intelectual, emocional y moral sin haber culminado el proceso de formación para la vida adulta, lo que facilita, si se interviene a tiempo la recuperación del sujeto infractor en una proporción superior a la de los delincuentes mayores de edad.

  • LA CRIMINOLOGÍA Y EL JOVEN DELINCUENTE

La criminología argentina siempre fue un discurso producido principalmente por las instituciones policiales y penitenciarias, su insistencia en conocer condiciones sociobiopsicológicas que determinan al pobre a cometer delitos, impidió que se produjera un cambio en el discurso y se orientara a diseñar políticas públicas progresistas para abordar el problema del delito y la violencia por fuera del ámbito policial-penitenciario.

Será desde los años 70 que comienza a prestarse atención a las corrientes sociológicas buscando un tratamiento no punitivo del delito e integrador de las diferencias sociales.

A través de esta disciplina se arriba a la conclusión de que "el delito" en sí mismo no es un problema de clase, de género ni de edad.

PARADIGMA TUTELAR. EL "MENOR" como objeto peligroso.

Los Humanistas generaron un discurso sobre el menor como objeto de intervención preventiva, que generó la aparición de Patronatos, grandes institutos de encierro con presunta lógica disciplinaria, para protegerlo de su situación social.

Ramos Mejía, Agote (Ley 10.903) y José Ingenieros, fundamentaban sus ideas en que es posible clasificar a los delincuentes y menores en grado de "terminalidad"  y así tomar medidas preventivas las cuales llevaban al encierro. Al nivel jurídico, el "menor" (problemático y peligroso) era una persona "incompleta" y un potencial delincuente siendo el Juez quien disponía de su destino, ante cualquier situación problemática, ya sea por un problema provocado por el mismo o del que ha sido víctima.

La Ley Agote 10.903, rigió desde 1919 hasta 2005 y creó el Patronato Nacional de Menores Abandonados y Delincuentes.

Este mismo Juez actúa como un padre sustituto,  llegando hasta suplantar a los mismos padres. Estos niños eran encerrados en institutos, siendo privados de su libertad, lugar común tanto para víctimas reales o potenciales como aquellos que generan los problemas. Pero este sistema iba en contra de los DERECHOS DEL NIÑO.

En el paradigma tutelar, el niño era un objeto a proteger relacionándolo  a la pobreza con la violencia y el delito.  Hecho este que se revierte en los últimos años  posicionando al niño como objeto de derecho pleno, incluso con más derechos que el adulto. Prevaleciendo el  "interés superior" por sobre la tutela.

PARADIGMA DE PROTECCIÓN INTEGRAL DE DERECHOS EN LA LEY 13298

En la ley argentina, la edad de punibilidad por hechos penales comienza a los 16 años. Pero Según el Art. 1 de la Convención de los Derechos del Niño, se considera niño o joven en términos generales, a una persona hasta los 18 años. Por un lado el sujeto es punible, pero por otro lado es menor de edad y queda dentro del régimen de protección de los tratados internacionales, que establecen otros principios no penales de protección. Por lo cual hay un fuero especializado para esta franja etaria que implica que la persecución penal está atenuada respecto del adulto y que a la vez el que el menor debe ser protegido (Fuero de la Responsabilidad Juvenil)

Los niños de 15 años no son punibles pero si pueden ser objeto de protección.

DE OBJETO TUTELAR A SUJETO DE DERECHO, Y CON MÁS DERECHOS QUE UN ADULTO "INTERÉS SUPERIOR"

Las soluciones que en el modelo tutelar estaban mezcladas comienzan a bifurcarse, para los jóvenes no infractores de la ley que necesitaban cuidados porque son víctimas o pueden serlo se toman medidas de protección que ya no dependerán tanto del juez sino que será responsabilidad del Estado, y dicho juez será de Asuntos de Familia, sin intervención penal sobre el niño.

Para los jóvenes que han infringido la ley penal se establece un sistema de enjuiciamiento con carácter sancionatorio. Las condenas a este tipo de sistema admiten muchas variables siendo la privación absoluta de libertad solo la más extrema y cuando se la aplica se supone que debe tener un carácter reintegrador y educativo.

Por ello este modelo propone sustituir al viejo modelo tutelar creando un sistema penal juvenil.

La Ley 13634  organiza el sistema judicial en materia de familia y del niño

FUERO DE FAMILIA:

  • Juzgado de Familia
  • Juzgado de Paz
  • Asesor de Incapaces
  • Consejeros de Familia

FUERO DE LA RESPONSABILIDAD PENAL JUVENIL

  • Cámaras de Apelación y Garantías en lo Penal
  • Tribunales de Responsabilidad Penal Juvenil
  • Juzgados de Responsabilidad Penal Juvenil
  • Juzgados de Garantías del Joven
  • Ministerio Público del Joven (fiscales y defensores)

INTEGRANTES GRUPO 7

ARANA, Alberto

AVILA, M. Alejandra

CABRAL, Cristina

CORTE, Roxana

MANSO, Libertad

VITIELLO, M. Fernanda

Comment Stream