Viviendo en la Posmodernidad

Web hecha por adolescentes y para adolescentes.

El término POSMODERNIDAD se utiliza para designar una amplia gama de movimientos culturales, artísticos, filosóficos y literarios que surgieron en el siglo pasado, más precisamente entre las décadas del setenta y el ochenta con el claro objetivo de oponerse a lo imperante: el movimiento moderno y por supuesto, también, superarlo. Si bien las corrientes que promovieron el movimiento posmoderno resultan ser diversas como mencionamos, la mayoría de ellas sí comparten la idea central que sustenta a cada una y que es lisa y llanamente que el movimiento moderno demostró ser un auténtico fracaso en sus intenciones de renovar ámbitos como el arte, la cultura, la filosofía y lo social. Entonces, la propuesta, la novedad que nos trae este llamado movimiento de la posmodernidad es la reestructuración desde la raíz de todas aquellas formas tradicionales que imperaban en todos aquellos focos mencionados. La posmodernidad presta una excesiva atención a las formas y en cierta manera resulta difícil definirla porque no presenta una ideología formal y ni siquiera un marcado compromiso social. No puede definirse como una nueva etapa, o era, debido a que las diferentes manifestaciones culturales, filosóficas, literarias ,entre otros, no tienen una justificación del porque de su existencia. Puede considerarse simplemente como un estilo de vida.

Revolución de la electrónica.

Los jóvenes de hoy, intuyen los secretos de la mágica electrónica como quien vive en su mundo. Frente a las computadoras y a las maquinas se sienten como en su casa, a este fenómeno se lo denomina “galaxia de Marconi”. Estamos en la era posindustrial. Los medios de comunicación orales, escritos y televisivos, provocan e incitan al CONSUMO y al placer con las miles de ofertas irresistiblemente seductoras, con cuotas altísimas de erotismo y de violencia. El ciclo histórico entre los medios-mensajes y el hombre-usuario, concluye en la actual Galaxia Marconi, caracterizada por el medio televisivo. Hay una referencia de hecho (aunque probablemente intuitiva) a tres diferentes órdenes de innovaciones tecnológicas.

  • Un orden eléctrico: el telégrafo y el teléfono, medios que redujeron el espacio psicosocial en asociación con otras 'extensiones' como los medios de transporte.
  • Un orden electrónico: dispositivos centrados esencialmente en el uso de válvulas.
  • Tecnologías recientes: estas tecnologías parecen invadir todas las técnicas convencionales de comunicación haciendo confluir la comunicación y la información de forma integrada y universal asociando todos los aspectos de la comunicación humana: desde la administración pública, hasta los servicios sociales, desde el entretenimiento hasta la salud y la educación.

McLuhan se refiere a la 'información' que un medio transmite, no se refiere a datos o conocimientos sino al modo en que nuestros sentidos físicos responden a un medio o participan en él.

  • Los medios de comunicación pueden promover una conducta agresiva que puede hacer creer que la violencia es una buena solución para resolver los problemas.
  • Crea un falso sentido de la realidad. Los más jóvenes no siempre discriminan situaciones entre la vida real y la fantasía que aparece en televisión.
  • Refuerza irresponsabilidad en la actividad sexual. Los niños que se exponen al sexo a través de la televisión tienen un porcentaje doble de iniciarse en una relación sexual.
  • Causa en los niños una percepción del mundo como peligroso dándoles una visión obscura acerca del mundo.
  • Desfavorece el vocabulario de los más pequeños, utilizando expresiones inadecuadas y vergonzosas.

Sexualidad

La posmodernidad promociona el consumo de la sexualidad, con altas dosis de erotismo y de vulgar genitalidad. En este período, especialmente en la actualidad, el sexo se ha convertido en consumo de masas mediante el Internet. El consumo de sexo no solo se ha intensificado, sino también ha ganado precocidad. Podemos decir que la posmodernidad vive a “toda sexualidad”, a toda “resurrección de la carne”. En la actualidad, la forma suprema de placer es la sexual cargada de sensualismo, es decir, que toman sólo una parte, la sensualidad. Y fundamentalmente se enfoca en los sentidos.

SEXUALIDAD EN LA ACTUALIDAD

El concepto de sexualidad en la actualidad se ha modificado mucho sobre todo para los adolescentes por la manera en que se está manejando la información para estas edades de la vida, se ha perdido todo el contexto que este concepto engloba y es modificado a conveniencia de unos cuantos.

En la actualidad existe una discusión por si se debe hablar de manera abierta sobre sexualidad en las escuelas y en los medios de comunicación, o no.

No se le informa por completo a las personas sobre todo lo que conlleva la sexualidad, solo es vista como un punto de relaciones sexuales.

ACTUALIDAD: MILEY CYRUS.

Miley Cyrus - We can't stop

Días después del estreno de "We Can't Stop", los medios comenzaron a hacer preguntas sobre el contenido de la canción. Las frases que generaron polémica fueron «dancing with Molly», y «get a line», que traducidas al español significan «bailando con Molly», y «obtener una línea» respectivamente. Estas frases generaron controversia debido a que "Molly" es un término urbano utilizado para referirse al éxtasis, y la palabra "línea" se refiere a una línea de cocaína. Cyrus confesó al periódico británico Daily Mail que la canción en realidad si se refiere a las drogas pero «depende de quién la escuche. Si es una niña de diez años, oirá "bailando con Miley", pero si es alguien que lo ha probado sabrá de qué estoy hablando». Y finalmente declaró: «He crecido, y si buscas mi nombre en Google verás el tipo de cosas que hago ahora, y de eso habla la canción».

Sexo, alcohol y drogas

Síntesis de nuestro pensamiento.

En términos generales, creemos que el mayor problema que este tema presenta, es que constantemente los adultos quieren poner límites a los jóvenes, de una forma autoritaria. Es un tema que  no es hablado claramente, y fundamentalmente, sin escuchar las dudas de los adolescentes. Y por este motivo los jóvenes se revelan por el simple hecho de hacer la contra a las personas adultas. Debido a toda esta mala información que se maneja, los adolescentes solo saben que la sexualidad sirve para tener relaciones sexuales exclusivamente, y no van más allá de este tipo de pensamiento; esta forma de ver la sexualidad ha perdido la esencia de todo el contexto que la sexualidad engloba, como el amor, cariño, respeto, etc. Es por esto que consideramos que la educación sexual debería estar integrada en los planes de estudio de las escuelas. Desde la infancia e inicio de la adolescencia, se debe enseñar de una manera adecuada; no es tan simple como darles el preservativo y decirles “cuídense” sin enseñar cómo utilizarlo, en que situaciones, con qué fin, para que te ayuda y en que no. No debe quedar en eso, se debe brindar una información completa sobre toda la RESPONSABILIDAD que conlleva la sexualidad.

AMOR POR SOBRE TODAS LAS COSAS.

Nihilismo

- Es un término que proviene del latín “nihil” que significa “nada”. Se trata de la negación de todo principio religioso, social y político.

- Es una corriente de pensamientos que se basa en que no hay nada por encima del ser humano.

- Los valores son relativos ya que dependen de la voluntad de cada hombre y se pierde la posibilidad de la existencia del ser o mundo trascendente.

- El termino fue popularizado por el novelista Iván Turgenev y por el filósofo Friedrich Jacobi.

- Se opone a todo aquello que predica una finalidad que no tiene una explicación verificable.

- Defiende la autogestión, critica a la iglesia y se opone al consumismo.

- Se utiliza para indicar un grupo o filosofía caracterizada por la falta de sensibilidad moral, creencia en la verdad, belleza, amor, o cualquier otro valor y ningún respeto por las convenciones sociales actuales.

- De aquí proviene la frase: Dios ha muerto, Destrucción al Dios Occidental.

Nihilismo: videos

Síntesis de nuestro pensamiento.

Consideramos que el porcentaje de esta corriente en la humanidad va aumentando cada vez más porque el hombre se convierte más narcisista y un tanto egoísta; lo único que le interesa es el “yo” y no el prójimo.

Ademas este hombre posmoderno pierde una gran cantidad de sus valores y principios, se desinteresa por la política, economía, religión, entre otros ámbitos de la vida. Piensa que la vida no tiene sentido y habita en la “nada" misma (significado de nihilismo).

Creemos que con el paso del tiempo la humanidad con su cultura, creencias y costumbres, se van a ir modificando de acuerdo a las diferentes necesidades del hombre en ese determinado tiempo; e incluso podría perderse la fe en Dios en su totalidad.


Masificación y gregarismo

  • El término viene del latín gregarĭus. Esto significa que sigue una tendencia a agruparse en manadas, colonias,  o en grupos sociales, donde  el ser necesita de un grupo para poder sentirse bien.
  • El gregarismo es una relación interespecífica que se da cuando los individuos de una población se asocian y trabajan juntos para conseguir un objetivo en común.
  • La masificación y el gregarismo se ve puntualmente en el estilo de vida de los jóvenes, no siendo ajenos los adultos: todos visten de la misma forma, cantan las mismas canciones, escuchan el mismo tipo de música, ingieren bebidas similares.
  • Les fascina la marca, la pilcha, el auto y lo siguen fanáticamente.
  • Pesan muchos los amigos y amigas, y muchas veces tienen más poder de decisión que la propia familia.
  • Todos cuidan el buen look y hay que seguir lo que se lleva y como se lleva te convenga o no. “Si todos lo hacen, yo…”
  • Los grupos entre si están cohesionados y armonizan, tienen sus pactos y sus leyes, pero frente a otros grupos pueden ser enemigos intolerantes y violentos.
  • Parecería que el joven postmoderno al estar arraigado en un grupo estuviera exento de la soledad, de la angustia y de la depresión. Pero no es así. El joven y el adolescente recibe mucho de su grupo, pero no lo suficiente como para impedirle la orfandad.
  • La soledad lleva a la angustia y esta desemboca en una “huida”: droga, violenta o suicidio.La masificación, al despersonalizar, lleva a la soledad y la angustia.

Síntesis de nuestro pensamiento.

Desde los comienzos de la humanidad el hombre siempre se mantuvo en grupos, siempre tuvo la necesidad de comunicarse y relacionarse con los demás. En este periodo postmoderno, se observa una creciente masificación en adolescentes, que tienden a vestirse de una forma determinada o escuchar la misma banda de música, se podría decir que es una etapa en donde las ideas y pensamientos de los adolescentes, están muy influenciados fundamentalmente por sus amistades.“Si el lo hace, yo …” No le importa si es correcto o no. El adolescente va perdiendo sentido de personalización. Podríamos pensar que al estar siempre en grupos y relacionado, no sufre de la soledad ni mucho menos de la angustia, pero no es así , a pesar que recibe mucho de su grupo, no deja de tener el sentimiento de soledad y puede llegar a tener malas consecuencias, como caer en el consumo de drogas, alcohol y también practicar violencia.


Crisis de la razòn.

Durante toda la historia, la idea del hombre y como él vive y piensa ha evolucionado. Entre Aristóteles, Descartes y Freud implantan la ideas del existir, vivir y el pensar; por ejemplo Aristóteles planteó la idea de “existió, luego puedo pensar.” Mas tarde llega el hombre posmoderno que dice “gozo, disfruto, luego vivo” enfocándose principalmente en el gozar, e ignorando el pensamiento.

En la posmodernidad se empieza a perder la importancia del pensamiento. Las personas en primer lugar quieren disfrutar y gozar, y luego vivir.

Este hombre posmoderno que ya no le da importancia al pensamiento, pone en crisis los valores de la verdad y de la ética por el rechazo de las ideologías. La forma en la cual el hombre piensa, es para afirmar su propia verdad.

Esta reducción del pensamiento afecto directamente a nuestra sociedad; se puede ver reflejado en los niveles de rendimiento de los estudiantes, los cuales han disminuido notablemente.

Esta imagen muestra una nueva moda que hay hoy: YOLO, que significa solo se vive una vez. Esto te dispara pensamientos como hacer todo lo que deseas en esta vida, ya que la vida es una sola.

Los jóvenes ven esto como una forma de hacer lo que quieren, disfrutándolo porque no importa lo que suceda, ni las consecuencias que pueden causar, simplemente hay que gozar y vivir en el momento.

En este video se observan a los jóvenes bebiendo alcohol, consumiendo drogas, divirtiéndose fiestas con música, en fin disfrutando todo ya que son jóvenes y libres. Además se puede ver que no les importa el pensamiento o las opiniones de las demás personas, ellos están convencidos de hacerlo todo sin importar las consecuencias.

Síntesis de nuestro pensamiento.

No estamos totalmente de acuerdo con esta "crisis de la razón". Si es cierto, hoy en día mucha gente prefiere el disfrute y el goce antes que nada, pero ni siquiera pueden pensar antes que realizar algo.

Creemos que lo ideal sería pensar un instante antes de llevar a cabo una acción.

Pero en el caso que no haber reflexionado antes, tenemos que aceptar y hacernos cargo de las consecuencias. Y luego que haya ocurrido esto, poder hacer una reflexión sobre nuestras acciones. Así después en otras situaciones que se nos presente, poder darnos cuenta del error y accionar de una manera que consideremos adecuada.

Pragmatismo.

Pragmatismo: “El pragmatismo consiste en reducir "lo verdadero a lo útil" negando el conocimiento teórico en diversos grados; para los más radicales sólo es verdadero aquello que conduce al éxito individual, mientras que para otros, sólo es verdadero cuando se haya verificado con los hechos”

El pragmatismo es lo mas practico para el hombre. Toma un conocimiento y lo transforma a algo útil para él. En la posmodernidad el hombre busca lo mas satisfaciente para él, lo que le función mejor.  En vez de conocer algo simplemente para tener ese conocimiento, el hombre quiere poder llevar ese conocimiento ha algo práctico. Si no puede no le sirve, para que le sirve un conocimiento sino lo puede llevar a algo.

 Aquí también podemos incluir que algo pragmático para el hombre es la tecnología. La tecnología es para resolver problemas del hombre o facilitar ciertas cosas. Pero en realidad en vez de disminuir los problemas del hombre, la tecnología ha creado más problemas para el hombre. Pero a la vez cuando la tecnología no funciona o causa más problemas, al hombre no le importa el porqué no anda, solo simplemente si anda o no. Esto se relaciona con el pragmatismo ya en cuanto el hombre solo usa la tecnología cuando es útil para él, ya cuando no es útil no le interesa más.

Síntesis de nuestro pensamiento.

Nuestra conclusión del pragmatismo es que el hombre posmoderno no es tan así; tan de solo necesitar ciertas cosas que sean útiles, como algo teórico o tecnológico. El hombre algunas veces si quiere conocer algo simplemente para tener ese conocimiento o algunas veces si le interesa ese saber de porque algo no funciona o no. El hombre posmoderno no es egocéntrico cuando se trata de esto.

El hombre light.

Bien sabemos lo que son los alimentos dietéticos, los alimentos light; en nutrición están de moda las bajas calorías, el bajo colesterol, el sin azúcar, etccetera.

Todo esto es saludable, en ciertos momentos necesario para recomponer la salud o mejorarla, pero puede también convertirse en una tentación muy pagana, muy del New Age de nuestros días. Está de moda la idolatría de la corporalidad.

La cultura de bienestar ofrece un arsenal de normas de autocontrol no de la persona; sino del cuerpo: guardar la forma, suprimir arrugas, broncearse, relajarse, mantenerse delgado el tipo tabla, que tantas locuras hace cometer a nuestras jóvenes. Para el posmoderno la felicidad pasa por la justa dosis de higiene, deporte, estética, dieta y control mental.

Pero los posmodernos tenemos otras inconsistencias, somos light no solo en lo corporal, también lo somos en el campo de los valores, de las grandes decisiones.

Nos cuesta empeñar la palabra y darle un valor definitivo. Somos amigos de lo provisorio, estamos inmersos en un mundo de lo descartable y hemos aplicado a los grandes valores, a la trascendencia, al amor, la mentalidad de lo relativo, lo circunstancial. Corremos el riesgo de cubrir lo serio, lo definitivo, con lo banal y sustituir lo consistente por lo frívolo, al mejor estilo de la cultura de lo efímero.

No faltan aspirantes a la vida sacerdotal y religiosa, pero cuando llega el momento de compromiso definitivo, la opción se hace muy cuesta arriba.

¿No sucede otro tanto frente a las decisión del matrimonio? pareja si, convivencia, ¿Por qué no?, pero matrimonio…Claro, el matrimonio es un proyecto en común y la posmodernidades alérgica a los proyectos. Es matrimonio es la liberación, pero mediante la donación de la propia vida, de los propios sentimientos; pero el perfil del posmoderno es lo contrario, es muy de recibir y de autogratificarse.

Nuestra sociedad posmoderna ha dilatado los horizontes epidérmicos: viajes, relaciones sociales, información abundantísima, fiestas, etcétera. Ha ganado en relación y contactos externos, pero ha perdido en interioridad, ha postergado el encuentro con su yo profundo. Hemos iniciado un proceso serio de despersonalización. También nuestra relación con Dios queda afectada por este proceso.

“Dios no tiene cabida donde es expulsada la profundidad y el misterio, y la gratuidad es ignorada”.

Reflexión del Dr. Enrique Rojas:

“Si aplicamos la pupila observadora nos encontramos con que en el hombre light se dan los siguientes ingredientes: pensamiento débil, convicciones sin firmeza…; su ideología el pragmatismo, su norma de conducta, la vigencia social, lo que se lleva, lo que está de moda;… su moral, repleta de neutralidad, falta de compromiso…”.

“Hoy, nos asustan las decisiones radicales. Quemar las naves nos acobarda”.

Síntesis de nuestro pensamiento.

El hombre posmoderno ha ganado en relación y contactos externos, pero ha perdido en interioridad, ha postergado el encuentro con su yo profundo. Pero esto tiene una razón; detrás de la persona existe una sociedad que lo conduce. La sociedad materialista en la que vivimos hoy en día hace que nos sumerjamos en una soledad provocada por auriculares, música fuerte y redes sociales, generando una sociedad en la que todos se conocen unos con otros, pero que en realidad no somos capaces de conocernos como persona, lo que hace que no nos animemos a tomar compromisos o visualizarnos en un futuro.

Este hombre solo se preocupa por auto gratificarse, se preocupa solo por el mismo y ante cualquier situación busca sacar ventaja. En su relación con el prójimo, se interesa solo en el aspecto físico de la persona, o por la riqueza material que esa persona le pueda ofrecer.

Para cambiar un poco esta situación, coincidimos con el Padre Eugenio Magdaleno en que hay que acercarse a la persona, y hacerlo sentir persona, hermano y comunidad. Habrá que ir al interior, hacerse nuevos desde el interior, respetando formas, modos y estilos actuales.

Hay que ir de dentro para afuera. Lo de afuera, tiene mucho de circunstancial y de moda. Pasará. Tiene que importarnos lo esencial.

Si construimos sobre ello, de lo otro, ellos mismos se irán desprendiendo a su tiempo, a su ritmo y como sin darse cuenta.

Religiosidad a la carta.

La vuelta a lo religioso parecería ser una nota distintiva de la posmodernidad, ¿pero de que religión estamos hablando?

Es un sentimiento muy particular: una religión hecha a la carta, utilizando signos y contenidos religiosos de las más variadas religiones y cultos; recurriendo a ritos entre aberrantes y pintorescos. Una religión con ética acomodaticia, sin dogmatismos y sin sumisiones jerárquicas. Una religión del sentimiento: lo que siento y si lo siento.

Estamos viviendo un momento de explosión de los cultos esotéricos y de las sectas. La adivinación, los magos, los videntes, los ritos orientales, los tarots, la lectura de manos, el lenguaje de los astros, los horóscopos, etcétera, forma parte del consumismo religioso contemporáneo.

Chesterton decía, que cuando el hombre deja de creer en Dios, necesita creer en todo. Vattimo apunta, que al anunciar la muerte de Dios, Nietzsche arrojo al Superhombre al borde del nihilismo, arrasando con los valores supremos. Eso nos ha sucedido: hemos olvidado a Dios, y nos hemos inundado de mil idolatrías, algunas inocentes y otras increíbles pero ciertas.

Es tal la confusión y la mezcla de ideas en el campo religioso, que hay quien participa de la eucaristía y de los cultos; quien tiene director espiritual y frecuenta videntes o gurúes; quien va peregrinando a Lujan, rezando el rosario y practica el sexo en camino.

El cardenal Daneels, en una carta pastoral de 1990 refleja el individualismo contemporáneo que lleva a la confusión y a buscar la salvación en las fuerzas mágicas del cosmos:

”Como vemos se trata de un individualismo que desconoce la solidaridad, el influjo negativo de los pecados sociales. Cada uno es el único autor de su vida y de su realización. Eres tú mismo quien se salva, aunque para hacerlo tengas que servirte de las fuerzas cósmicas, nos dice la New Age”.

Este asomo de religiosidad distorsionada, mágica, fetichista, tiene sus aspectos positivos, pero plantea verdaderos desafíos pastorales y catequísticos. Nuestro mundo tiene hambre de Dios. Hambre que se constata en los distintos niveles de la sociedad. El siglo XX está anunciando la tímida aurora de un verdadero despertar religioso.

Por otra parte, existen jóvenes muy encarnados y comprometidos con el mundo, que viven una religiosidad seria y profunda. Estos, serán los fermentos y así se sienten, como llamados a pasar a sus hermanos la realidad de nuestra fe en Cristo.

  • Al no poder prescindir de “una religión”. Hay una creciente apertura a lo trascendente, en algunos, confundido o mezclado con lo mágico, con una tendencia a lo mítico, pero se busca algo más allá del aquí y del hoy
  • Respecto por el pluralismo religioso, político, social. Están en auge los eclecticismos.
  • Tendencia a cubrir el cuerpo de signos religiosos o de buena suerte. En el fondo es reconocer la pobre inmanencia humana. Es una forma de gritar y de pedir ayuda.

Síntesis de nuestro pensamiento.

Hoy en día el hombre posmoderno se siente tan vacío en su interior, que busca llenar ese vacío con distintas prácticas como el yoga, la lectura de manos, horóscopos, y otros ritos no pertenecientes a la fe católica.

Creemos que parte de estas prácticas, se deben a que el hombre posmoderno, necesita contención; necesita que alguien le dé respuestas en relación a su suerte con el dinero, trabajo, relaciones y futuro, ya que no es capaz de visionar proyectos en el futuro ni de comprometerse con algo.

Es por esto, que muchas veces, se pueden encontrar personas que dicen ser católicos, pero que a la hora de ir a misa, deciden cuando ir y cuando no; cuando cometen un pecado, no se confiesan, porque ven al sacerdote como una persona que también es pecadora y dicen que las cosas se arreglan entre Dios y ellos, que no necesitan un intermediario.

El hombre posmoderno no considera que exista una fuerza o naturaleza superior a él y al no poder prescindir de “una religión”. Hay una creciente apertura a lo trascendente, en algunos, confundido o mezclado con lo mágico, con una tendencia a lo mítico, pero se busca algo más allá del aquí y del hoy. Además de que muchas veces la sociedad teme a cerrarse siguiendo un dogma, y se confunde con el dogmatismo.

Notablemente, nuestro mundo tiene hambre de Dios. Es por eso que al igual que como dijimos en el texto referido al hombre light, para cambiar un poco esta situación, coincidimos con el padre E. Magdaleno en que hay que acercarse a la persona, y hacerlo sentir persona, hermano y comunidad. Habrá que ir al interior, hacerse nuevos desde el interior, respetando formas, modos y estilos actúales.

Hay que ir de dentro para afuera. Lo de afuera, tiene mucho de circunstancial y de moda. Pasará. Tiene que importarnos lo esencial.

Si construimos sobre ello, de lo otro, ellos mismos se irán desprendiendo a su tiempo, a su ritmo y como sin darse cuenta.

Gracias a Dios, hoy en día existen jóvenes muy encarnados y comprometidos con el mundo, que viven una religiosidad seria y profunda. Estos, son llamados a pasar a sus hermanos la realidad de nuestra fe en Cristo.

Produccion artistica

TITULO: "THE PORQUERÍA" - AUTOR: SANTIAGO FAJARDO.

Esta obra representa el lado "oscuro" de la sociedad de hoy en día, lo "malo" que a veces no queremos ver y por lo tanto tratamos de hacernos los desentendidos, o pasar por alto este aspecto. Representa la violencia, consumo, sexualidad, alcohol y drogas entre tantas cosas mas, que quise resumir y etiquetar con la palabra "porquería".

El color rosado representa amor e inocencia y suele estar asociado a lo etéreo, lo dulce o lo agradable. De alguna manera es todo lo opuesto a la palabra central de la obra. La idea es lograr representar lo peor de la sociedad actual, pero con este color que intenta cubrir todos los aspectos antes nombrados. Puede interpretarse como el color rosado es una mascara de la palabra, que en mi opinión, la sociedad actual esta cubierta con una mascara constantemente. Siguiendo modas lo cual nos hace iguales a todos, mostrándonos de una forma que en realidad no somos.

Puedo concluir diciendo que, cada persona se muestra de color rosa, pero en el interior somos muy diferentes a este tierno e inocente color.

A LO LARGO DE ESTA PELÍCULA, PODEMOS OBSERVAR VARIAS CARACTERÍSTICAS DE LA POSMODERNIDAD EN GENERAL.

Candelaria Caeiro, Josefina Dutari, Ana Paula Eiras, Santiago Fajardo.

Comment Stream