Pensar menos y saber más

Si, tal vez el título confunda un poco, ¿cómo voy a pensar menos para saber más? o ¿cómo voy a saber más si pienso menos?, mejor dar una oportunidad a lo que tengo que decir/enseñar/repetir/mencionar.

Como sabrán estudié psicología, y justo sobre eso es lo que voy a hablar, de las cosas que la gente piensa de los psicólogos. De esta manera al final me podrán agradecer por iluminarles el camino de la verdad para que puedan dejar respirar un poco a todos aquellos conocidos suyos que decidieron estudiar psicología (y de paso a mí también).

Las siguientes frases/situaciones/conceptos son una pequeña (pequeñísima) recopilación que hice con algunos de mis queridísimos colegas:

  1. Estudiar psicología no quiere decir que estudiamos psicoanálisis, por lo que no se preocupen, no estaremos "psicoanalizándolos" cada que estén en nuestra presencia (para eso se tiene que estudiar psicoanálisis y más importante, cobrar).
  2. Si no nos cuentan su vida y todo lo que tengan que decir sobre ustedes nosotros nunca, grábenselo, nunca vamos a lograr saber todo de ustedes, aún no tenemos la capacidad de conocer a la gente con solo verla.
  3. ¿Alguna vez se han sentido solos, incomprendidos, inexplicablemente enojados, peleados con la vida, con ganas de reclamarle a todo el mundo, tristes, pensativos y/o sin ganas de dar explicaciones? ¡Felicidades, tienen sentimientos! Pues así como ustedes son capaces de sentir toda una gama de emociones, nosotros también, aunque no lo crean (ya sé, es difícil) estudiar psicología no nos quita esa capacidad de sentir, de emocionarnos, de no saber qué hacer, o simplemente de mentarle la madre a todo el mundo.
  4. Habrá que dejar claro que cada persona tiene sus defectos, sus demonios (o si ya se quieren ver muy chingones: sus fantasmas) y eso está increíble, pero al parecer a los psicólogos no se nos permite tal cosa pues se supone, es importante reiterar, SE SUPONE que ya sabemos todo y podemos resolver cualquier problema que tengamos. La verdad es que no, podemos ser tan malos o tan buenos como cualquier persona de cualquier profesión, el poder enfrentar un problema adecuadamente es una característica muy personal y no se enseña en las universidades.
  5. Algo que invariablemente pasa en las reuniones y fiestas es que la gente se acerca a nosotros no para platicar, no para ser amables con nosotros, no porque les interese nuestra vida, no porque quieren compartir momentos con nosotros, sino porque llegan a contarnos sus problemas, tics, manías, "traumas" en espera de que les resolvamos la vida o que les demos unos cuantos consejos y/o frases "psicológicas". Aquí el problema no es que lleguen a platicar con nosotros, el problema es que nosotros también queremos descansar un poco de los estudios, el trabajo o de las inclemencias de la vida, además resulta cómico que quieran gratuitamente un trabajo completo de nuestra parte, imagínense trabajar de a gratis y además en una fiesta, creo que es de las cosas más informales y molestas que pueda existir.

Ahora toca el turno de términos/conceptos que se utilizan de una manera tan incorrecta que a veces dan náuseas.

  1. "Es que anda de un pinche bipolar que no se aguanta", esto siempre lo dicen cuando alguien que creían estaba de buen humor hace o dice algo de mala gana, o simplemente se enoja a la menor provocación. Hay que saber que los trastornos bipolares se caracterizan principalmente por episodios depresivos mayores y episodios maníacos (y claro, su variante hipomanía (son las generalidades, no les resumiré el DSM-IV)), entre los cuales, si se fijan, no figura algo como "irascible", "enojón", "mamón" o derivados. Ahora por favor en lugar de diagnosticar/etiquetar a alguien como bipolar piensen en que puede haber tenido un día de la chingada, o simplemente tu presencia no le hace ninguna gracia.
  2. "Oye, vente a la fiesta, ya no seas antisocial", para empezar: si una persona no quiere ir a una fiesta déjenla, no quiere ir y punto, pero el punto no es ese, el punto es que antisocial no significa que no quiera estar con la gente, que no le guste ir al mercado o a las plazas en hora pico, que no le guste ir a los miércoles de plaza de La Comercial Mexicana, sino algo completamente diferente, el trastorno antisocial de la personalidad se caracteriza por una constante violación y desprecio a los derechos de los demás, quebrantan las leyes porque pueden y porque les gusta, atentan contra la seguridad de los demás por diversión y además deben de presentar antecedentes de violencia antes de los 15 años. Como verán este trastorno no es ningún chistecito, y cuando se encuentren con uno de verdad se van a sorprender y verán que no tiene ninguna comparación con su amiguito que no quiso ir a tomar el café contigo y tus amistades porque seguramente le "repatean" el hígado.
  3. "Oye, tú estudiaste psicología ¿verdad?...... pues fíjate que la otra vez soñé que...", la primera frase SIEMPRE precede a una situación que no pueden arreglar, o que creen que podemos ayudar, es como cuando sus parejas dicen el temido "tenemos que hablar", lo mismo sentimos nosotros cuando nos preguntan eso. Hablemos sobre los sueños, la tan codiciada capacidad para interpretar los sueños. Resulta que no somos Madame Sassu, ni Walter Mercado, como para tratar de chantajearlos de esa manera, es más ya ni siquiera Penélope Menchaca utiliza los sueños para intentar reencarnar a Cupido. Ahora, no es que no podamos interpretarles alguna que otra cosa, pero en serio díganme: ¿estarían dispuestos a que un ambiente de reunión familiar, fiesta con amistades, café en Starbucks/Sanborns/Vips/Toks se convierta en un espacio para que aquél al que le contaron su sueño se entere de cosas que ni tú te das cuenta de ti mismo? creo que la respuesta se asemeja a lo siguiente: eso se trabaja mejor en un espacio terapéutico. Así que antes de contarle sus sueños a su conocido que estudió psicología tengan preparado el dinero para la consulta y preferentemente con una cita hecha días antes. Los sueños son el reflejo de nuestro inconsciente y este se manifiesta mejor cuando la persona está en terapia, así que si no van a terapia los contenidos de sus sueños serán un poco triviales.

Como bien dije al principio, es una pequeñísima lista de cosas que la gente utiliza en su día a día equivocadamente, el punto de mencionarlas no es destacarles que lo están haciendo mal, sino que pueden hacer las cosas mejor, y por eso el título de este texto: aquí no se viene a pensar, aquí se viene a saber, si crees saber algo nadie te tomará en serio, mejor infórmate y enseña.

Comment Stream

2 years ago
0

Me gustó mucho.

2 years ago
0

JAJAJAJAJAJAJAJAJAJA Bien Luis Mario, gracias por reivindicar nuestro trabajo, somos como putas, trabajamos con el sudor de nuestras nalgas (estar sentado por horas escuchando tragedias y en calor....) y cobramos por hora. si las putas no hacen nada gratis NADA, quien le dijo al mundo que el personal de salud (médicos, dentistas, psicólogos, etc) que nosotros vivimos del aire y que tanto estudiar no merece una retribución económica?

2 years ago
0

Bien querido, esas pocas entre tantas cosas de las que hacen que se menosprecie lo que estudiamos o aprendemos. Todo el mundo jura saber de psicología, y que la psicología le encanta; toman un diplomaducho de tres sabados y ya se sienten todos unos eruditos, es verdaderamente lamentable. A mí estudiar psicología sólo me hace consciente de lo poco que sé de esta basta materia y de lo mucho que necesito todavía saber.