Fiebre en los niños

Convulsión febril

¿Cómo definimos la fiebre?
La temperatura corporal se considera normal entre 36 y 37° C. La temperatura entre 37° C y 37,8° C se considera fiebre o febrícula y la mayor a 38 como fiebre propiamente dicha.
No es una enfermedad en sí misma, sino que es una respuesta sana a una infección
. Cuando el cuerpo es invadido por un virus, hongo o bacteria, los glóbulos blancos y el cerebro se unen para aumentar la temperatura, ayudando al sistema inmunológico a luchar contra los microorganismos.


Noxas

- Biológicas (virus, bacteria o parásito)
- Física (radiación UV -insolación-)
- Química (intoxicación)
- Psicológica (stress)

Síntomas
Disminución de la vitalidad, vómito, pérdida de apetito, dolor de cabeza, abdomen o musculares, frío, temblores, coloración de la piel, piel caliente, decaimiento y en ocasiones delirio.

¿Cómo se toma la temperatura?
Se requiere un termómetro clínico o de mercurio, y el mismo se tendrá que sacudir hasta que marque menos de 35°C. El período aproximado es de cinco minutos, en el niño debe estar tranquilo.

Contagio/transmición
La fiebre no se contagia, pero las enfermedades que causan fiebre sí.


¿Por qué se produce? / Causas más frecuentes
Lo más común es que se produzca por una infección viral o bacteriana.

Tratamiento
Beber mucha agua y jugos de fruta para prevenir la deshidratación, comer alimentos ligeros que son fáciles de digerir, descansar mucho. Si el médico sospecha que la causa de su fiebre es una infección bacteriana le recetará antibióticos.


Prevención
Se puede disminuir el riesgo de contraer las enfermedades que causan la fiebre mediante la adopción de hábitos saludables:
Practicar una buena higiene lavándose las manos frecuentemente con jabón y agua tibia, limitar la exposición a personas con infecciones conocidas, cocinar y almacenar los alimentos adecuadamente para evitar intoxicaciones alimenticias, llevar un registro de las vacunas actuales.


Convulsión febril: Es un episodio en el que un niño tiene un aumento de temperatura corporal por diferentes causas, presentando movimientos involuntarios de su cuerpo o parte de él y suele durar pocos minutos. Entre el 1% y el 5% de los niños menores de cinco años sufren de algún episodio de convulsión febril.
Mientras se espera al méidco o el traslado al centro asistencial más cercano, se deben aflojar las ropas y ponerle paños mojados en agua fresca a tibia, nunca helada.

Comment Stream