sexting

Sexting (contracción de sex y texting) es un anglicismo para referirse al envío de contenidos eróticos o pornográficos por medio de teléfonos móviles. Comenzó haciendo referencia al envío de SMS de naturaleza sexual. No sostiene ninguna relación y no se debe confundir el envío de vídeos de índole pornográfico con el término "Sexting". Es una práctica común entre jóvenes, y cada vez más entre adolescentes.[1] También se usa en español sexteo, como sustantivo, y sextear como verbo.[

Las primeras referencias al sexting datan de 2005 del periódico Sunday Telegraph,[3] y desde entonces se ha constatado su existencia en diversos lugares del mundo, con mayor incidencia inicial en los países anglosajones:[4] Australia,[5] Nueva Zelanda,[4] los Estados Unidos de América,[6] y Reino Unido.[3]

Una encuesta realizada en 2008 dentro de la campaña estadounidense para la prevención del embarazo entre adolescentes y CosmoGirl.com[7] reveló la rápida extensión de este y otros comportamientos similares online entre los adolescentes. El 22 % de las chicas encuestadas (y el 11 % de las que tenían entre 13 y 16 años) afirmaron haber enviado o publicado electrónicamente fotos de sí mismas desnudas o semidesnudas. El 33 % de los chicos y el 25 % de las chicas dijeron que les había mostrado ese tipo de imágenes privadas. De acuerdo con esta encuesta, los mensajes sexuales eran más comunes que las imágenes, con un 39 % de los chicos que los habían enviado (o publicado en Internet) y el 50 % que los había recibido. Aunque la validez estadística de esta encuesta ha sido puesta en entredicho[8] por haber partido de una muestra autoseleccionada, otras encuestas recientes arrojan cifras similares.

La Alianza por la Seguridad en Internet (ASI) estima que en México, el 8 % de los jóvenes de escuela secundaria envió imágenes propias, desnudos o semidesnudos, a conocidos o extraños a través de un celular o una computadora.[9] La empresa mexicana Mattica coloca a México en primer lugar de envíos de sexting en América Latina.[10] En enero de 2009, una encuesta entre 1200 adolescentes mostraba que uno de cada cinco había enviado fotos de sí mismos con desnudos explícitos.[11] En otra encuesta realizada en abril de 2009 entre 655 chicos estadounidenses se observó que el 19 % de los adolescentes habían enviado, recibido o reenviado fotos con desnudos o semidesnudos sexualmente sugerentes, por medio de mensajes de celular o mediante correo electrónico. El 60 % de ellos los habían enviado a su novio o novia, pero el 11 % afirmó haberlos enviado a personas que ni siquiera conocían. El 80 % de quienes practican sexting, según esta encuesta, es menor de 18 años.[

Comment Stream