Tarzán

Estoy escribiendo esto en memoria de mi perrito Tarzán. Hoy, por la mañana lo busque porque no me había despertado, como normalmente lo hace. Cada mañana me despierto cuando Tarzán me lambe la cara a las seis de la mañana. Después, antes de comer mi desayuno hago el oficio de dar le comida a las gallinas y los otros animales. De seguida, me hago mi propio desayuno y el desayuno de mi tía. Hago huevos fritos y pan tostado, y siempre le doy lo que no me como a Tarzán.

Bueno, hoy cuando no me despertó lo llame y el no me respondió. Lo empece a buscar por toda la casa. Debajo de las camas, debajo de la mesa y no lo encontraba por ningún lado. Entonces fui a buscar lo afuera y halle a mi pobre perro. Tenia un palo ensartado en su boca. No se quien pudo haber matado mi perro. Yo se que el era rabioso con unas personas, pero eso solo era porque el me estaba protegiendo. El me amaba mucho, y yo lo amaba a el. Lo voy a extrañar mucho, lo voy a enterar con muchas flores. Era como un hijo para mi. Nunca la voy a olvidar.