¡¡¡Adivina... adivinador!!!

Educar en el aula
Enseñar y aprender  Lengua y literatura-Secundaria

  En sus versos se cargó el deseo y el dolor,  pero sentimientos tan sinceros ella logró.  Quizás no supo afrontarlos y por eso nos dejó. La decisión no fue fácil pero no lo dudó.  

 Mar del plata la llora, mientras el mundo entero la amó.

 No pudo amar ni ser amada por ese loco amor. Su ausencia nos dejó un mar de lágrimas pero sus palabras un mar de amor.

                              ¿Quién es?

Comment Stream