Termometro

El creador del primer termoscopio fue Galileo Galilei; éste podría considerarse el predecesor del termómetro. Consistía en un tubo de vidrio terminado en una esfera cerrada; el extremo abierto se sumergía boca abajo dentro de una mezcla de alcohol y agua, mientras la esfera quedaba en la parte superior. Al calentar el líquido, éste subía por el tubo.

Tipos de termometros

Termómetro de mercurio. Fue inventado por Fahrenheit en el año 1714. Es un tubo de vidrio sellado que contiene un líquido, generalmente mercurio, cuyo volumen cambia con la temperatura de manera uniforme. El mercurio líquido se dilata muy uniformemente en un amplio espacio de temperatura, el mercurio tiene su punto de congelación en -39°C y el de ebullición a 356.7°C por lo que el intervalo de su aplicación es muy amplio.

Termómetro clínico. Es de mercurio y mide la temperatura del cuerpo humano, por lo que su escala es limitada a 35-42°C.

Termómetro infrarrojo. Se emplea para medir a gran distancia del objeto su temperatura superficial, al ajustar su imagen en el dispositivo, y apretar el gatillo. A mayor temperatura mayor energía infrarroja se desprende y se detecta. La mayoría puede medir temperaturas comprendidas entre los 538°C-3000°C en unos cuantos segundos. Su desventaja es el costo y que no funcionan en superficies reflectivas.

Termómetro de lamina bimetalica. Formado por dos láminas de metales de coeficientes de dilatación muy distintos y arrollados dejando el coeficiente más alto en el interior. Se utiliza sobre todo como sensor de temperatura en el termohigrógrafo. Mide altas temperaturas por lo que le llaman también pirómetro.

Termómetro de gas.  Pueden ser a presión constante o a volumen constante. Este tipo de termómetros son muy exactos y generalmente son utilizados para la calibración de otros termómetros.

Termómetro de resistencia. Consiste en un alambre de algún metal (como el platino) cuya resistencia eléctrica cambia cuando cambia la temperatura. Se usan cotidianamente para medir la temperatura ambiental.

Termómetro digital. Usa alguno de los efectos físicos mencionados anteriormente y donde luego se utiliza un circuito electrónico para medir la temperatura y luego mostrarla en un visualizador.

Thermocouple. Es un transductor de temperatura, es decir, un dispositivo que traduce una magnitud física en una señal eléctrica. Está compuesto por dos alambres de metales diferentes que unidos generan entre sus extremos libres una diferencia de potencial proporcional a la diferencia de temperatura entre ellos. Miden temperaturas superiores a los 1000°C. No funcionan en ambientes oxidantes o reductores.

Termómetro con termistor. Se detecta la temperatura con base a un termistor que varía el valor de su resistencia eléctrica en función de la temperatura.

Termometro de globo. Sirve para medir la temperatura radiante. Consiste en un termómetro de mercurio que tiene el bulbo dentro de una esfera de metal hueca, pintada de negro de humo. La esfera absorbe radiación de los objetos del entorno más calientes que el aire y emite radiación hacia los más fríos, dando como resultado una medición que tiene en cuenta la radiación. Se utiliza para comprobar las condiciones de comodidad de las personas.

Termómetro de bulbo húmedo. Mide el influjo de la humedad en la sensación térmica Junto con un termómetro ordinario forma un psicrómetro, que sirve para medir la humedad relativa, la tensión de vapor y el punto de rocío. Se llama de bulbo húmedo porque de su bulbo o depósito parte una muselina de algodón que lo comunica con un depósito de agua. Este depósito se coloca al lado y más bajo que el bulbo, de forma que por capilaridad está continuamente mojado.

Encuestas

Comment Stream