REVOLUCIÓN ENERGÉTICA

El Sol, el viento, las caídas de agua y la biomasa son ejemplos de fuentes de energía renovables.
Existen varias fuentes de energía no renovables, como son:
los combustibles fósiles (carbón, petróleo y gas natural),  la energía nuclear (fisión y fusión nuclear).

La revolución energética se debería centrar en las energías limpias, renovables, seguras, baratas, fundamentadas en el ahorro y aprovechamiento de los recursos naturales. En función de reducir la emisión de Dióxido de Carbono, responsable del calentamiento global del planeta, producto de la combustión de los combustibles fósiles, se hace inminente planificar acciones que puedan revertir la situación. Los objetivos que deben plantearse es dejar de utilizarlos, desarrollar la ciencia y tecnología actuales para optimizar la utilización de energías alternativas que puedan cubrir la necesidad de todos, abandonar la energía nuclear. Todo esto en el marco de un gobierno ambiental que propicie la justicia y la equidad para el desarrollo sostenible.

Para poder combatir con éxito el cambio climático necesitamos  con urgencia una revolución en la forma de producir, consumir y distribuir la energía.

El escenario de Revolución Energética muestra cómo se pueden reducir las emisiones procedentes de la energía y del transporte en el mundo más del 80% para 2050.

Es viable la técnica y económicamente plantearse un sistema de generación basado únicamente en energías renovables, no sólo para cubrir nuestra demanda eléctrica sino también la demanda energética total. Comencemos ahora la Revolución Renovable.

Esto implica cambios fundamentales en nuestros métodos de generación de energía, en nuestro modo de vida y nuestros hábitos de desplazamiento y en nuestro comportamiento en general. ¿Qué puedes hacer tú?

Comment Stream