COMPARACION ENTRE
MONA LISA Y LA
CREACION DE ADAN

Mariana Garza A01193547             Joanna Silva A01193997         Jose Martinez A01192701

MONA LISA

La Mona Lisa se encuentra en el Museo de Louvre desde el año 1797, la fecha de creación fue entre 1503 y 1517.                                                                                                                     Señora Liza, la cual la conocemos como Mona Lisa proviene de la mujer Lisa del Giocondo. Quien era la esposa de un hombre muy rico en Florencia. Mona en Italiano significa mi señora, por lo tanto Mona Lisa realmente quiere decir Señora Lisa. Esta pintura fue creada por el artista Leonardo Da Vinci con una textura plana. El realismo de la pintura fue basada en la anatomía humana y la perspectiva. Como podemos ver la imagen esta realizada con una variedad de capas de colores transparentes, solamente la cara contiene luminosidad y la pintura no muestra movimiento. La mayoría de los historiadores han tenido discusiones de que el rostro quiere transmitir lo infeliz en su matrimonio. Pero es un tema muy controversial que no se ha podido llegar a una sola conclusión.

LA CREACION DE ADAN

La Creación De Adán es una pintura creada por Miguel Angel con un estilo muy fresco, para la Capilla Sixtina en el año 1511. La cual pertenece al Renacimiento Italiano. EL motive de la obra es para transmitir la Génesis en el que Dios crea al hombre. Por lo tanto es una pintura religiosa que representa escenas bíblicas. En la pintura podemos ver como Adán y Dios están unidos por sus dedos, Dios representado como una persona mayor pero con fuerza que quiere dar vida a un ser. Y por el otro lado esta el personaje Adán quien es un hombre fuerte pero bello. El color que predomina en le cuadro es el color del fondo, ese color es blanquecino, que le da un toque de luz al cuadro, dejando el primer plano, es decir a Adán y a Dios con un contraste de luz. Significado actual ha marcado la mirada del hombre desde el momento en que se pintó hasta nuestros días. Esta imagen ha sido determinante en la formación del arte tal y como hoy lo entendemos, y es considerado el símbolo más sugerente y poético del origen del ser humano como ser que participa en la divinidad.