"El En silencioso como una producción cultural"

La autora plantea que las imágenes fotográficas de los indígenas, realizadas por los sacerdotes franciscanos y publicadas en libros y/o postales, se convierten en el medio visual de justificación del proyecto misionero. Precisamente el contexto en que se produjeron, el modo y los diferentes soportes en que circularon, hacen que estas imágenes se conviertan en “fuentes de poder” y postulan a los sacerdotes como legítimos portadores de ese poder. El poder de la civilización y la evangelización, representados visualmente. (Mariana Giordano).

En cuanto a la imagen presentada acerca de las culturas originarias, donde en primer lugar se puede observar que la fotografía es en blanco y negro, es por esto que podemos situar que fue tomada a finales del siglo XIX. Se puede ver además el contexto en el que se encuentran

Además se evidencia que las mujeres están desnudas, en lo cual podemos predecir que es de esa manera como ellos se vestían siempre, solo tapados las partes inferiores del cuerpo. Podemos pensar entonces, que el fotógrafo quería demostrar la manera en que vivían, los elementos utilizados, sus vestimentas, por lo cual están ubicados en ese lugar y también en esa postura.

Como menciona Mariana Giordano, “con diferentes intereses y medios se apropiaron de la imagen del otro y construyeron así su propia imagen de la alteridad”; es decir, le asignamos a un grupo étnico una identidad, se construye un “otros” imaginario, los cuales están sustentados por ideologías que a veces se imponen, en este caso el blanco o también denominado civilizado.

Comment Stream