Establecimiento de las Instituciones de Gobierno

Durante el siglo XVI, la monarquía española decidió terminar con el poder de los adelantados, que eran jefes encargados de llevar adelante las expediciones de conquista y los que tenían el poder de repartir tierras, encomendar indios, acuñar monedas y levantar fortalezas; por eso la Corona creo una serie de instituciones y divisiones territoriales que forman una red de gobierno. Luego, las autoridades de España decidieron transplantar organismos políticos a los que se les asignaban el mismo tipo de funciones, logrando que ninguna tuviera independencia o poder absoluto.

El Gobierno Colonial

Autoridades Residentes en España

El Rey

El rey era la máxima autoridad, disponía de todas las medidas para gobernar sus extensos dominios y designar funcionarios. Él estaba asesorado por los consejos que podían ser sectoriales o territoriales, estos se formaban por letrados, nobles y por el alto clero todos estos tenían un carácter muy consultivo, es decir, el Rey era el que tenía la última palabra antes de que se llevara a cabo una acción. Con respecto a la administración territorial se establecían distintos cargos por ejemplo estaban los corregidores, designados por la corona, que controlaban de las ciudades. Otros cargos de la burocracia eran los contadores, los recaudadores de impuestos, y los alguaciles que en ese momento hacían la función de policía.

La casa de Contratación

Fue creada en 1503, en Sevilla. Se encargaba de regular el comercio con las colonias americanas, y también realizaba funciones comerciales. La Casa de Contratación desempeñaba un papel fundamental en el ámbito de la cartografía y la navegación, puesto que estableció numerosas escuelas para navegantes que sirvieron como precedente al resto de Europa; además ocupó un lugar fundamental tanto en la administración del comercio colonial, como en las finanzas de la metrópoli, e hizo de Sevilla, su sede, uno de los principales centros del imperio.

El Consejo de Indias

Al Consejo de Indias le correspondía llevar a cabo dos sistemas de control de la realidad americana. Uno de ellos era el Juicio de Residencia o examen judicial al cual eran sometidas todas las autoridades al término de sus respectivos gobiernos. Consistía en una rendición de cuentas que se hacía a través de un funcionario delegado, el cual, en el lugar donde había actuado el funcionario examinado, escuchaba a los posibles agraviados. El Consejo aprobaba o rechazaba el informe presentado de acuerdo a los antecedentes reunidos. Si el juicio era negativo, podía implicar el término de la carrera del funcionario. Si, por el contrario, resultaba favorable, lo habilitaba para ascender de grado.

El segundo sistema estuvo constituido por las visitas. Éstas consistían en viajes de inspección, que podían ser generales, cuando se hacían a un virreinato o a una capitanía general, o específicas, cuando se realizaban para inspeccionar la gestión de un funcionario o un suceso particular. Constituían una medida excepcional y, como tal, se la reservó para hechos de primera y grave importancia.

Como organismo legislativo para América, el Consejo de Indias era el encargado de elaborar las ordenanzas, reales cédulas y otros documentos normativos. Como poder judicial, tenía la función de árbitro por ejemplo en los conflictos de competencia surgidos entre las Audiencias.

Autoridades Residentes en América

El Virrey

El virrey era la máxima autoridad existente en las Indias, por lo que gozaba, en el territorio que se le había asignado, de las mismas facultades que el rey, aunque las instrucciones para su gobierno las recibía directamente del Consejo de Indias. Por su cargo, ejercía el cargo ejecutiva, le correspondía el gobierno superior del virreinato, y la administración interior, en particular, cuidando especialmente de la paz, sosiego y quietud de todos sus habitantes. Su cargo solía durar entre tres y seis años. Entre sus funciones estaba presidir las Audiencias, supervisar la hacienda real y Controlar la Iglesia. Él poseía bajo su autoridad territorios que recibían el nombre de virreinatos, que fueron la máxima expresión territorial y administrativa que existió en las Indias. El virreinato se creó en las célebres Capitulaciones de Santa Fe, firmadas el 17 de abril de 1492 entre los Reyes Católicos y Cristobal Colón. Este último recibió, en aquella oportunidad, el título de Virrey y Gobernador General de todas las tierras que descubriera, cargo que le fue reconocido luego de la vuelta de su regreso del descubrimiento.

Gobernadores y capitanes generales

Los virreinatos se dividían en provincias, cuya autoridad máxima autoridad eran los gobernadores. Estos tenían funciones administrativas, políticas, y estaban bajo la autoridad del virrey. En las fronteras, las provincias estaban a cargo de un capitán general, que además de gobernarlas, se encargaba de su defensa; estos territorios eran llamados, capitanías generales.

La Audiencia

La Audiencia era el supremo tribunal de justicia durante la época colonial. Fue un organismo político-administrativo que residía en las principales ciudades de América. Formado por cinco oidores o magistrados, que debían ser abogados con carrera y españoles. Sobre la Audiencia sólo estaba el Consejo de Indias, al que se podía recurrir únicamente en casos muy extremos. Ella era la encargada de vigilar el desempeño de virreyes y de gobernadores e informar al rey sobre su conducta y desempeño. Ademas en los casos en que estuvieran en juego los intereses de la Corona y sus funcionarios, y en los llamados casos de corte, que eran una medida de protección al interés social, debían presentarse ante la Audiencia constituyendo un privilegio en favor de los pobres, personas desvalidas y otras que estuvieran en inferioridad de condiciones contra personas o instituciones importantes.

Los corregidores

Los corregidores eran nombrados por el Rey, mediante el Consejo de Indias, pero también podían ser designados por el virrey, en este caso gozaban de un periodo más corto de gobierno. Los corregidores eran la principal autoridad local dentro del virreinato, ya que representaban al Rey y virrey , ellos eran los encargados de la cobranza de los tributos y de corregir los abusos, arbitrariedades que se cometiesen en contra de los indios, entre otros pero sin embargo los corregidores se convirtieron en los mayores abusadores y extorsionadores de los indios, mediante el cobro abusivo de tributos, trabajos forzosos mal remunerados, venta de objetos para endeudarlos de este modo los corregidores lograron acumular grandes riquezas, pero también se convirtieron en los funcionarios más odiados por los pobladores, lo cual dio origen a muchas rebeliones.

El Cabildo

Fue una de las primeras instituciones que España llevó a América. Fueron el trasplante a América de los municipios españoles de la Edad Media, los cuales eran defensa de las libertades de los ciudadanos. Los cabildos eran instituciones urbanas que existían en Castilla que los españoles creaban al fundar una ciudad. Eran entidades importantísimas, porque representaban a la comunidad y no al rey siendo la única que hacia esto. En caso de situaciones de peligro se convocaba a un cabildo abierto en donde los vecinos discutían sobre las soluciones posibles ante esa emergencia.

El cabildo se ocupaba del gobierno de las ciudades, también cuidaban, entre otras cosas, la limpieza de las calles, el abastecimiento de alimentos, la justicia, la salud y la seguridad de los habitantes. Su máxima autoridad eran dos alcaldes (de primer y segundo voto), quienes administraban los asuntos de menos importancia, ellos eran elegidos, luego del siglo XVI, por la Corona. El alcalde del primer voto reemplazaba al gobernador o capitán general en caso de ausencia o fallecimiento.

Video integrador de los temas

Trabajo realizado por: Buffali Ignacio; Frairia Moyano Ivo; y Sottile, Marco. (11/10/2013)

Comment Stream